Gypsy: primeras impresiones sobre un “truño” de piloto

Me ocurre siempre cuando me dispongo a ver una serie de (o sobre) terapeutas que me viene a la cabeza la fantástica “In Treatment”. Creada por Rodrigo García (hijo de G. García Márquez), quien supo romper con la narrativa de aquellas historias sobre los profesionales de la terapia y sus pacientes dándole otra visión más dramática y desgarradora gracias a unos diálogos convertidos en entrevistas de una riqueza brutal.

Gipsy va precisamente de eso, de una terapeuta, Joan Holloway (Naomi Watts), en cuyas sesiones busca ir más allá que el sanar o reconfortar a sus pacientes para, una vez obtenida la confianza e información facilitada por éstos, ir introduciéndose poco a poco tan dentro de sus vidas con el fin de contactar físicamente y sin que lo sepan con aquellos que fueron, o están siendo, el origen de su situación psicológica actual.

Creada por una desconocida Lisa Rubin y en coproducción con Universal TV, esta serie original de Netflix se presenta dividida en diez episodios de una hora de duración.

A la vista del piloto no tengo ni idea de por dónde tirará, aunque le daré una oportunidad viendo alguno más, pero sí tengo muy claro los elementos que debería tener el primer episodio de cualquier serie y que Gipsy no tiene. Es más, si hay un manual sobre qué cosas no hay que hacer, este capítulo ocuparía un lugar en las estanterías de la escuelas de TV. Dirigida por Sam Taylor-Johnson, acostumbrada se conoce a otras emociones más palpables como “50 Sombras de Grey”, esta historia le queda grande y su realización no consigue transmitirnos nada de lo que anuncia. Presentada como un thriller psicológico, no nos llega ni la tensión, ni la angustia, ni el ritmo y mucho menos la intriga de la que presume.

Las situaciones de la terapeuta y sus pacientes están forzadas y entran con calzador y si se hacen algo más llevaderas es gracias a Naomi Watts. El personaje de su marido, Michael Holloway (Billy Crudup), es algo así como un ficus al que le falta el riego y al que su papel le ha dado la capacidad de sonreír y parecer un hombre muy atareado. Cualidades en las que se esfuerza para que nos lleguen sin conseguirlo y sin que entendamos muy bien para qué, en contraste con qué y sobre todo con qué fin. La pareja intenta hacer creíble que “la madre de todos los conflictos” habita con asiduidad entre ellos, como en el caso de la presunta obsesión de la secretaria de él, la impresionante Melanie Liburd en su papel de Alexis, quien le llama a altas horas de la noche para hablar sobre temas del despacho; o que su hijita pequeña, una niña espabilada y dicharachera esté sacando malas notas en el colegio y que necesita ayuda de… ¿una terapeuta? ¿Otra?

Cuando Watts se nos presenta en su consulta atendiendo a sus tres pacientes la cosa ya empieza a rechinar. Allí no hay tensión en sus entrevistas, no existe el tobogán de emociones que debería, y todo resulta de una planicie narrativa y emocional más que preocupante.

Una señora, Claire Rogers (Brenda Vaccaro), a cuyo personaje le pondría el alias de “Doña Mercedes” para que tengáis claro su aspecto físico y su perfil psicológico, es un horror. Sus conversaciones y motivaciones están más en la línea de una charleta en la cola de la caja del súper que las que corresponderían a una sesión con una terapeuta.

Una joven, Allison Adams (Lucy Boynton) con un problemón de por medio y que tanto ella como Watts no consiguen que se nos meta dentro, que nos genere empatía y que nos emocione.

Y luego está él, Sam Duffy (Karl Glusman), un joven que se muestra apocado, compungido, triste y que acude a la consulta porque le ha dejado su novia. Todo un drama en los tiempos que corren, vaya. Y si lo que se nos quiere mostrar son los primeros tics de un psicópata, lo que consiguen es justo lo contrario: que una pena muy grande por un muchacho tan frágil y desvalido se apodere de nosotros y nos le imaginemos vestido de Boy Scout y perdido en alguna ruta del Camino de Santiago con cara de susto. Aunque gracias a él, eso sí, se abre la grieta que nos hará conectar con su ex, Sidney Pierce (Sophie Cookson), una joven camarera de “La madriguera del conejo” –que da título al piloto– y que se nos presenta como una chica #súpermegalibre y guay que además de camarera canta en un grupo y que dará sentido a la sinopsis de la historia. La interpretación de Cookson junto con la de Watts se elevan por encima del capítulo dejándonos entrever de lo que son capaces de hacer a pesar de las circunstancias adversas en las que se mueven.

La única esperanza que mantengo, la única y por agarrarme a algo, es que Watts y su consulta sean sólo una excusa para realizar sus más oscuros deseos. A eso sí que me apuntaría. ¿Y lo mejor del capítulo? El temazo final de Fleetwood Mac: “Gypsy”.


Categorías: Opinión Etiquetas: , ,

17 comentarios

  1. Julen

    A mi me parece que esta review llega un poco tarde, especialmente teniendo en cuenta que se trata de una serie de Netflix cuyo 10 capitulos han sido soltado simultaneamente.
    Dicho eso, esta serie probablemente no se merezca una review por capitulo ya que deja bastante que desear (ojo, se deja ver, yo hize binge watching y me la acabe en unos dias, en su conjunto es entretenida). Por lo tanto personalmente habria apostado por una y unica review de toda la temporada 1.
    Pero bueno, poco me queda por decir sin hacer spoilers, así que…

    • Es que no es una review, es solo una opinión particular del piloto (solo de ese primer episodio) de una serie de Netflix que como bien dices está entera a disposición. Coincido en que podría haber esperado a ver el final para hacer un resumen, pero qué quieres que te diga, después de verlo tuve los suficientes elementos de juicio para no querer continuar, aunque alguno más cayó por aquello de ver si…y lo que vi es que esas “primeras impresiones” que percibo pocas veces suelen fallar.

      Gracias por comentar.

  2. Anónimo

    Estoy totalmente de acuerdo: mal dirigida, mal guión, le falta el contexto y es aburrida. Es una de esas series (en las películas también ocurre) en las que te preguntas: ¿Lleva haciendo la protagonista esas cosas desde siempre o ha comenzado ahora de ‘vieja’ (para que se entienda)? Porque si ha comenzado ahora, mal: habrá que explicar qué le ha pasado para que se convierta ‘a su edad’ en poco menos que una sociópata (o en una sociópata sin ‘poco menos’). Y si lleva toda la vida haciendo esas cosas, mal: habrá qué explicar cómo ha llegado a esa edad sin dar con sus huesos en la cárcel.
    La protagonista piensa o sueña con la chica que le gusta y vemos su cara entre brumas (a estas alturas). En fin, muy mala.

    • Exacto. Porque por muy novedoso que sea un personaje habrá tenido una vida anterior. Esa es la clave, y me da igual que esa vida de antes sea de hace tan solo unos años, de antes de ayer o ya era así desde joven. Hay que explicarlo porque de lo contrario el personaje resulta absurdo a más no poder. Y lo de la dirección es de traca.

      En fin…

    • Hola Carlos, entiendo que haya gente a quienes les guste, incluso que vean algunos detalles (de haberlos sólo son eso, detalles) que les agrade, pero fíjate que con una sola línea tuya citas dos cosas importantísimas: funciona a partir del 5º y que es lenta. Yo no lo habría expresado mejor.

  3. Hola hay gustos para todos, con esto no quiero decir que WOW Gypsy es una serie Increíble, pero a mi mirada ya terminando de ver ayer mire el episodio 10 a mi me resulto entretenida claro tengo una debilidad por Naomi Watts, siempre me han gustado sus películas, por poner Promesas del este, la genial dirigida por Lynch El camino de los sueños, Lo Imposible, tenía muchas expectativas sobre esta serie no me desencanto pero también esperaba otra cosa a lo que me refiero es que en la parte donde atiende los problemas de sus pacientes es ahí le falta una chispa lo veo muy superficial, la idea de que nuestra terapeuta se meta en un terreno mas delicado de la vida de sus pacientes no esta mal creo que ahí estaba la incógnita de como nos iban a mostrar esas situaciones en Fin más allá de que no todo lo que brilla es oro la serie en sus 10 episodios fue para mi gusto llevadera tiene lindos momentos interpretados por Naomi, y si hay una segunda temporada volveria a verla Saludos…

    • Hola Gabriel, pues claro, en la diversidad y en los distintos gustos, está la clave. A mí no me gusta y me he visto más episodios, no arranca, no transmite emoción alguna, las sesiones en su consulta son un horror. Yo también sigo a Naomi Watts desde Mulholland Drive y para mí esa fue su mejor interpretación. ¿Lo Imposible? es buena y entretenida con excelentes minutos de angustia, pero tanta “exageración” dramática le quita fondo a la historia, le falta que llegue más.

      Otro saludo para ti.

      P.D. He visto el 9 y 10 de Twin Peaks y el cambio de registro es total. No digo más por si no los has visto. Muy entretenidos.

  4. Hola Aun no me he visto el epi 9 y 10 de twin peaks no quiero imaginarme lo que nos mostraran hoy seguro arranco con el 9 saludos

  5. S1XTHSTR33T

    Después de haber visto toda la serie debo decir que estoy de acuerdo.

    Los dos primeros episodios son un poco aburridos. El tercero me gustó bastante y me pareció interesante, pero después vuelve a caer… como que no se entiende muy bien a dónde quiere ir, le falta algo que enganche… Aunque después, en los dos últimos episodios, a mi parecer, se puso muy interesante y se dan algunas respuestas que explican todo un poco mejor.

    Ojalá la renueven, porque con ese final te deja con ganas de más.

    Por cierto, me parece muy interesante el personaje de Dolly, la hija de la protagonista. Si deciden continuar con la serie, sería interesante que ahondaran en ese aspecto.

    En fin, no es una serie espectacular ni mucho menos, pero teniendo en cuenta que estamos en temporada baja, se le puede dar una oportunidad…

    Gracias por el artículo, Antonio!

    Saludos.

    • Coincido en algo que también a mí me llamo la atención, cuando en el piloto aparece la niña con problemas en el colegio por sus notas, pasé por encima pero cuando después me vi más episodios (no pude continuar hasta el final,era superior a mí esa insoportable lentitud lo siento) vi que de todos era ella la que sí podría aportar mayor interés a la trama por la extensión de su problema hacia los padres. Lo malo es que no lo saben hacer y no explotan el potencial del personaje.

      Gracias a ti por comentar.

  6. sofi

    A mi me pareció una serie irregular y solo la vi por Naomi Watts.
    Tiene buenos momentos, pero en general no es que destaque mucho.
    Lo más interesante, a mi parecer y que está poco explotado, es su hija Dolly, por el tema de la sexualidad que trata y que no lo abordan de manera adecuada.
    Tampoco explican bien el comportamiento de Joan, que ya venía de antes, aunque lo mencionan muy superficialmente.
    Pero como dicen la mayoria, yo también miraré la segunda temporada, esperando que esta serie repunte, o al menos no sea tan cansina como hasta ahora.
    PD.- Me gustó tu descripción de personajes, sobretodo la del esposo, a quien comparas “como un ficus al que le falta el riego” ¡¡¡Ja ja muy bueno!!!

    • Tal vez sea ese el calificativo que mejor la describe “irregular”. Es que el personaje del marido es…no sé XD, no tiene consistencia ni sentido alguno y está ahí de adorno. La niña es el personaje con mayores posibilidades de crecer, pero no creo que lo hagan porque entonces corren el peligro de que la historia cambie de protagonista.
      Cuando te veas la segunda (¿la hay?), Sofi y resulta que remonta ya me contarás y lo mismo me lanzo desde donde la dejé.

  7. Indi

    Estoy por mitad de temporada y no me parece que sea tan mala. Si, concuerdo con que es lenta y en algunos casos falta gancho, pero se deja ver y por momentos, hasta se la quiere seguir viendo para saber qué pasa. Desde dónde viene y a dónde va. Lo que me resulta siempre muy inverosímil de cualquier ficción que trate sobre padres e hijos chicos, es, con qué facilidad las madres hacen lo que quieren con su tiempo. En este caso ella no sólo trabaja, además tiene tiempo de ir a la peluquería, a reuniones hippies, a asistir a su paciente adicta y a encontrarse con la chica que le guste, sin inmutarse por su pequeña hija, que además tiene problemas de género y atencionales. Pero bueno, esas ya son incoherencias clásicas de las ficciones. Gracias por la nota!

    • Es una cuestión de tener paciencia. Yo me vi más episodios y no la tuve, me desenganchó todos esos aspectos que citas y que son importantísimos a la hora de contar una historia. Y lo de el tiempo “libre” que tienen las madres, coincido plenamente contigo, las reales, las de verdad, no lo tienen y cuando tú sabes que eso es así, lo que te muestran se te hace inverosímil.

      Gracias a ti Indi por comentar.

  8. S1XTHSTR33T

    Al final la cancelaron… Los que queríamos ver cómo seguía la historia después de ese final, nos quedaremos con la ganas.

    • No lo sabía. Gracias por la info.

      Como ya dije, me desenganché tras ver algunos capítulos pero es cierto que gente que conozco le ha gustado (tampoco parar tirar cohetes) pero sí que les resultó entretenida.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »