Guilty Pleasures: Prison Break

prison-break

Vivimos una época de nostalgia televisiva donde la rapidez mediática de las redes sociales y el fenómeno fan se juntan y consiguen que el espectador vuelva a revivir –o tal vez no- aquello que tanto le enganchó años atrás. Ya sabes de qué hablo. En los últimos tiempos hemos vivido reuniones y regresos de series icónicas que marcaron un antes y un después en la televisión: Gilmore Girls es un ejemplo con sus cuatro episodios Gilmore Girls: A year in the life; estos días podemos ver el regreso –ya anunciado por Laura Palmer 25 años atrás- de Twin Peak; pero ha habido más, con mejor o peor suerte, como Expediente X, 24, Heroes o Fuller House… y seguirá habiendo regresos, ya que últimamente se han apuntado al carro Will&Grace y Dinastía.

Prison Break comenzó a emitirse en Estados Unidos a finales de agosto de 2005 y fue todo un éxito. La primera temporada mantenía en vilo al espectador desde su punto de partida: alguien que voluntariamente decide entrar en la cárcel para salvar la vida de su hermano, condenado a muerte. Fue una primera temporada irrepetible: narraba la estrategia trazada por Michael Scofield para salvar a su hermano Lincoln Burrows. ¿El plan? Tatuarse los planos de la prisión y algún que otro truco tipo MacGyver para conseguir huir. A menudo, con contratiempos que hacían la acción más trepidante. Todo ello unido a la cuenta atrás de la ejecución de Lincoln, de la investigación de Verónica –abogada y antigua pareja de Lincoln- fuera de la cárcel, de las bandas dentro de la cárcel y los “malos” fuera de ella que esperaban pacientemente la ejecución de Lincoln e intentaban por todos los medios que la investigación no siguiera adelante. Capítulo tras capítulo conseguía mantenerte en tensión hasta ver la fuga final. Y sí: no me olvido de la historia de amor entre un Michael Scofield reo y una Sara Tancredi doctora de la prisión, una historia de amor que daba cierto respiro –a veces- a la dinámica de la serie… y en otras contribuía para aumentar la tensión.

Una vez fugados, buenos y malos, comprobamos que la serie no daba para mucho más. La segunda temporada de Prison Break bajó en cuanto a audiencia. Los fugitivos se dedicaron a buscar un tesoro y a veces la temporada recordaba a la película “El mundo está loco, loco, loco”. Siempre pensé que debería haber terminado ahí. Sin embargo, en el episodio final hay un giro que sirve de gancho para una tercera temporada cuya calidad dejaba mucho que desear y que, además, fue castigada por una huelga de guionistas que hizo mermar su número de episodios.

La cuarta temporada cerró con Michael sacrificándose por Sara, su hijo y Lincoln. Finalmente, Lincoln y Sara podían dejar de huir y vivir en paz. Algunos malos se volvieron buenos y T-Bag, tal vez su villano más icónico, acabó entre rejas de nuevo.

Tercera y cuarta parte fueron una gran decepción. Sobre todo por las altas expectativas que nos habíamos creado. Por eso, me pregunto si era necesario resucitar Prison Break… más aún cuando han presentado un héroe que resulta no estar muerto, sino que es parte de una organización que le hace chantaje para –una vez más- tener a la gente que ama a salvo.

La quinta temporada arranca con T-Bag saliendo de la cárcel y encontrando un mensaje misterioso procedente de Yemen entre sus pertenencias: una foto de Michael Scofield. T-Bag se pondrá en contacto con Lincoln que, movido por su deseo de volver a ver a su hermano, comienza a investigar.

La trama: la nueva temporada quiere hacer justicia a los personajes que tan mal trató en la temporada anterior. Es una Odisea moderna. Resucita al héroe Michael/Odiseo, quien ha de volver a casa (Ítaca) con los suyos y hacer justicia. Michael, en nueve episodios, pasa por un millón de vicisitudes a una velocidad pasmosa: la primera, cómo no, la fuga de una cárcel yemení (que para eso la serie se llama Prison Break) pasando por un viaje por el desierto hasta conseguir volver a casa y reunirse con los suyos.

Los personajes nuevos:
Jacob: El hecho de ser sustituto de Michael ya hace que te caiga mal. Jacob no es ajeno al pasado de Sara… y como decía Mayra Gómez Kemp: “hasta aquí puedo leer”.
Sheba: será un primer contacto de Lincoln con Michael en la cárcel de Yemen. Sheba quiere huir del país con los suyos. En Estados Unidos será de gran ayuda para Lincoln y Michael.
Whip, Ja y Sid son los nuevos compañeros de celda de Michael: para saber quién es Whip hay que esperar casi toda la temporada, lo que sí se aprecia es un vínculo entre él y Michael –aunque no como Sucre no hay ninguno-; Ja es ladrón, drogadicto y obsesionado por Queen, de hecho tiene un móvil dentro de la cárcel con el que ve vídeos de Freddie Mercury. El personaje de Ja es muy bueno y podría haberse explotado más. En cuanto a Sid, su único delito es vivir en un país donde se castiga la homosexualidad.
Van Gogh y A&W: Los villanos junto con Poseidón. Nada más verlos sabes que van a perseguir y matar a quien sea… claro que no son Kellerman ni mucho menos. Más bien una caricatura de éste.
Cyclops: Archienemigo que intentará impedir la huida de Michael y su séquito.
Abu Ramal Compañero de prisión de Michael Scofield. Líder del Isis.

Los viejos conocidos:

Lincoln: El hermano de Michael, condenado a muerte en la primera temporada, vuelve a estar al filo de la ley al inicio de esta nueva remesa de episodios granjeándose nuevos enemigos. Lincoln descubre que su hermano está vivo y lo deja todo para ir en su busca.
Sara: viuda, madre, rehace su vida con Jacob. De repente, con la noticia de que Michael está vivo su mundo se desmorona.
Michael: no estaba muerto. Michael está preso en Yemen y deberá escapar y regresar a Estados Unidos.
Sucre: Sigue siendo aire fresco para la serie. Sucre trabaja en un barco y tiene un negocio en mente con ciertas muñecas.
T-Bag: inicia la quinta temporada saliendo de la cárcel. Será él quien le comunique a Lincoln que su hermano está vivo. Pero habrá más: una conexión con Michael y uno de los nuevos personajes.
C-Note: Buen musulmán. Buen amigo.
Paul Kellerman: Sale poco y sigue siendo intrigante… aunque no da los escalofríos que daba en la primera temporada.

Prison Break es transparente, da lo que ofrece: acción sin más pretensiones. Una buena química entre los personajes de Michael y Lincoln , una química alimentada por trabajar juntos, no olvidemos que ambos actores han coincidido además en The Flash y Legends of Tomorrow. Sin embargo, y aunque me ha entretenido, tengo una serie de observaciones que hacer. A saber:

– Lincoln: si están persiguiéndote para matarte, después no vuelvas a tu casa como si nada ocurriera.

– Lo primero que dice Sara al ver a Lincoln después de tanto tiempo es: “no viniste a la boda”. Supongo que como recurso de los guionistas para poner en antecedentes al espectador sobre la nueva situación de Sara

– Qué suerte que el vídeo de Michael se enviara pese a que se quedó sin batería.

– En una ciudad en guerra no puedes establecer que los malos se queden en su zona y los buenos en la otra sin que cada cual se la salte: esto sucede en Prison Break donde el ISIS está a partir de una barrera.

– En serio: ¿TODO EL ISIS CONTRA SCOFIELD? ¿TODO?

– Cuando estás huyendo no puedes detenerte a los cinco minutos a echar gasolina… y mucho menos a conectarte a Internet. Además, ¿qué clase de depósito tiene ese coche que da tiempo a los del ISIS de localizarlos y alcanzarlos?

– Qué buena resolución tiene la cámara de la gasolinera en mitad del desierto.

– El presupuesto para malos era corto: sólo dos matones patosos uniformados con traje negro y SUV negro, que hace que todo el que vea el coche se mosquee y salga huyendo.

No hay tiempo para jet lag: Michael está enfermo. Vuelo a Creta, transfusión express y de vuelta.

No queda muy bien definida la fijación de Jacob por Sara. Es un malo plano. ¿Tan obsesionado estaba por Sara que decide quitarse de en medio a Michael de esa forma?

– Esas escenas dignas de Rambo: Michael a punto de ser degollado y Lincoln diciendo “suelta a mi hermano”. Y esas frases: “Cuando Michael se enfrenta al mundo, el mundo pierde”. OH!

– Mike: ahora me paseo por un jardín y me raptan, ahora aparezco en el salón de casa hablando con Jacob. Me parecen bien los ganchos para el episodio siguiente… pero que sea algo sin resolver sólo se lo consiento a Lost.

– En el episodio 8: el malo ¿nace o se hace? Según T Bag nace…

– En el mismo episodio: la habilidad para hacer mapas/acertijos ¿nace o se hace? Nace también. Mike lo heredó de Michael Scofield con lo que podemos suponer que en unos años abandonará las pinturas para pasar a la tinta sobre la piel.

– Jacob: No se tiran papeles al suelo

– Jacob: ¿En serio tu plan se basa en los juegos de un niño de 7 años? La CIA está fatal

– ¿Cuánto ocupan los origamis enviados durante siete años? ¿Por qué son incorruptos?

¿Quién es Elvis? Parece que va a ser un personaje importante, pero al final se queda en un personaje sin ninguna importancia para la trama.

¿qué fue de L.J.?

– ¿Qué pasó con el tumor de Michael?

¿Es todo malo en esta quinta temporada?

No. Al César lo que es del César: sigue siendo entretenida y de vez en cuando tiene sus puntos. A saber:

– La química entre Lincoln y Michael, así como la de Michael y Sucre
El puñetazo que le da Sucre al capitán del barco: “Soy puertorriqueño”
– El personaje de Ja. Es una pena que no lo hayan explotado más. La escena en la que se carga a los malos al ritmo de Queen es épica.
Las referencias cruzadas, que las hay, a las temporadas pasadas, especialmente a la primera y segunda temporadas
– Esa historia circular: todo termina donde empezó, en Fox River
La redención del héroe

Ver esta quinta temporada ha sido un acto de fe. Si no me crees, te aconsejo que leas las reviews de los episodios escritas por Pedro Pérez, en las que verás los personajes de esta nueva Odisea y su paralelismo con el clásico de Homero. Explica a la perfección el concepto de Suspensión de la Incredulidad. Además, todas esas dudas que pueden surgir (y lo hacen) como cuánto son 10.000.000 de riales, qué distancia recorren desde Yemen a Feacia o qué tiempo estimado se tardaría en llegar a Creta, son hábilmente resueltas en ese blog.

Si con eso no tienes suficiente, puedes echarle un ojo a esta locura, donde mezclan diálogos reales con diálogos inventados… y son muy divertidos. Los inventados, por cierto, son los escritos en amarillo. Ejemplo:

Prison Break, esa comedia involuntaria entrañable que ha demostrado ser un Ave Fénix. No sabemos aún si habrá sexta temporada, pero si la hay… seguramente vuelva a verla.


Categorías: Opinión Prison Break Etiquetas:

10 comentarios

  1. naxmen

    No pienso ver la sexta ni ninguna serie que vuelva, aunque sea lost. ya vale de tanta mediocridad

    • Yo me la he tomado como plan B y como digo me ha entretenido… No es buena y se aprovecha de la nostalgia, pero me ha servido para desconectar y pasar un rato divertido. Gracias por tu comentario

      • Dean Winchester

        Te tuvo que gustar mucho porque la caída de nivel tras la primera temporada fue dramática. Comprendo por qué la seguiste viendo -te lo dice uno que se tragó once o doce temporadas de Supernatural hasta que dijo basta- pero tras Sudamérica esta serie no tenía remontada posible. Que no censuro nada, que cada cual haga lo que quiera -faltaría más-. Un saludo.

        • Lo cierto es que tercera y cuarta fueron tal decepción que cuando empecé a ver esta última temporada me acordé de una canción de Los Planetas que dice:”No será peor de lo que era…”

  2. Anónimo

    Agradezco si alguien me explica… por que Poseidon liberó a t-bag y le puso la mando robotica? En el último episodio se conocen y ninguno lo explica

    • anabel lópez

      MMMM tendría que volver a verla, cosa que no voy a hacer, pero juraría que la financiación de la prótesis es de Michael. Cuando TBag amenaza al médico -me recordó aquella escena a la del Jocker cuando descubre su cara- el médico le dice el nombre de Outis. Gracias por tu comentario

  3. Miguel

    algo más que criticar… la arquitectura de Yemen es muy simbólica y viendo la serie no veía nada que pudiera reconocerse… luego lei que rodaron en Marruecos, no hay rigor…

    • No hay rigor en nada jajaja. Si tienes un rato echa un vistazo al blog que recomendaba al final de mi post y verás a lo que me refiero: no hay rigor ni en lo que mencionas ni en otras tantas cosas. Gracias por tu comentario.

  4. Doctor Caos

    Yo decidi ver esta serie con el analizometro al minimo, me entretube como hace años me entretenai con los MAgnificos, Automan o Manimal, isn ir mas alla, me trague todos los sapos, y disfrute de 9 capitulos con sus mas y sus menos, y bueno Michael termino vivo, yfin de la hsitoria

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »