Game of Thrones: Al encuentro de Daenerys

Tras el ascenso de Cersei al poder y la inminente llegada de Daenerys a las costas de Poniente, todo presagiaba que la séptima temporada de Juego de Tronos se basaría íntegramente en un choque de reinas por el Trono de Hierro. Sin embargo, y a la vista de los acontecimientos sucedidos en el últimos capítulos, parece que el Rey de la Noche y su séquito de no muertos se han cansado de esperar a que concluyan todas las tramas para hacer acto de presencia y atacar de una vez por todas. Más allá de lo que pueda ocurrir cuando la larga noche asole Poniente, el mayor de mis temores es que Daenerys se convierta finalmente en el enemigo a batir. Y es que desde que Weiss y Benioff tomaron las riendas del universo de George R.R. Martin, la Madre de Dragones no ha dejado de coquetear incesantemente con la posibilidad de heredar la locura familiar.

La primera vez que vi Juego de Tronos supe que Daenerys se trataba de una rara avis. Un personaje femenino que destacaba por su complejidad en un reducido abanico de damiselas en apuros, malas malosas y badass de manual. Sus rasgos evocaban al héroe tradicional pero con una dosis de firmeza que nacería de la experiencia y el poder acumulado temporada tras temporada.

La neófita Khalessi demostraba ya una resiliencia innata ante las circunstancias y una admirable voluntad de tomar las riendas ante la adversidad, pero al igual que el héroe por antonomasia, el SuperMan más naif, la joven Targaryen pecaría de inocencia al creer que las buenas acciones siempre se recompensan con reciprocidad, aprendiendo de la peor de las maneras -con la muerte de su hijo nonato y de su marido- que el mundo no se mide en blancos y negros, sino en una escala de grises donde la justicia divina y las verdades absolutas no existen, y donde solo una misma puede renacer del dolor para convertirse en la Madre de Dragones.

Así, a golpe de fuego, Daenerys dejaba de ser la mujer del Khal que le devolvería su Trono, y la madre del Semental que montaría el mundo, para convertirse en la protagonista de su propio destino. Un empoderamiento que, sin embargo, tardaría en ser percibido por un entorno todavía anclado en la condescendencia, regalándonos el épico final de la tercera temporada. A la voz de “Dracarys”, la Targaryen demostraba a consejeros y adversarios inteligencia y astucia estratégica a la vez que capacidad para mostrar firmeza en el momento necesario.

Como consecuencia y en honor a su altruista compromiso con la erradicación de la esclavitud, Daenerys permanecería en Essos para consolidar la democracia en ciernes de Meeren. Demostrando no solo responsabilidad ante la causa, sino la introspección necesaria para reconocer su inexperiencia y la madurez suficiente para sacrificar la libertar de sus propios hijos en pos del bienestar y la integridad de su pueblo. Así se erigió como la legítima heredera al Trono de Hierro, no por la estirpe de su apellido sino por la magnanimidad de sus acciones.

Por último, la guinda definitiva a la evolución del personaje la marcaría el regreso de Daenerys a sus orígenes dothraki. En la incertidumbre del desarrollo de la historia de Canción de Hielo y Fuego, sin los libros de George R.R. Martin como guía, la serie tomó las riendas de la partida de Daenerys a Poniente. En ese sentido, no fueron pocas las críticas a la originalidad de la resolución de la sexta temporada, por su similitud con la primera vez que vimos a Daenerys convertida en el Último Dragón allá por 2011.

No sabemos si fue una aliteración visual intencionada, un homenaje, o sencillamente escasez de ideas, pero lo que sí se puede extraer de esa Daenerys emergiendo del fuego nuevamente es la victoria de la Targaryen frente al patriarcado dothraki. En una clara alusión a Vrindavan, la ciudad de las viudas en India, Juego de Tronos hacía un guiño a la fuerza del empoderamiento para subvertir la desigualdad, con una Daenerys que no necesitaba ser rescatada por Jorah ni Daario, al valerse de la fe en sus propias capacidades para enfrentarse a la opresión.

Por todo ello, resulta lógico que la imagen presentada en la séptima temporada, una Khalessi más dura que piadosa, que requiere constantemente el consejo de Tyrion para actuar con claridad, moleste y contraste con la coherencia evolutiva seguida hasta el momento. Aunque bien es cierto que siempre se ha planteado la posibilidad de que la locura de Aerys pudiera ser heredada, jugar en exceso con la cordura de Daenerys con el fin de crear cierta incertidumbre y tensión en torno al personaje, en lugar de ceñirse a la coherencia del desarrollo narrativo, no sería la decisión más acertada. Pareciera que a ojos de los showrunners, la heroicidad de Daenerys necesita ser ensombrecida para dejar brillar a Jon en su encuentro. Y nada más lejos de la realidad: se trata de colaboración, no de competencia.

Las similitudes entre ambos personajes son más que evidentes, ya que ambos han sufrido el estigma de su apellido y la pérdida de su primer amor. Ambos han entendido que el poder conlleva sacrificios, que ante los obstáculos siempre existe una tercera alternativa posible, y que ser líder muchas veces significa adivinar qué necesita tu pueblo mucho antes que él mismo lo sepa. Por ello, no creo que sea necesario elegir entre ambos ni dentro ni fuera de la pantalla.

Y es que cuando Daenerys deambulaba por Essos tratando de buscar ejércitos y alianzas para volver a casa, el encuentro de la Targaryen con la realidad de Westeros se antojaba más revolucionaria. Un acercamiento a los Sietes Reinos más centrado en la reconstrucción que en la jura de lealtad, donde las rencillas con los territorios sublevados se resolvieran con el conocimiento de su historia y la diplomacia y acuerdos de Meereen. Con, por ejemplo, un Norte independiente pero en coalición con Desembarco del Rey, más en la línea de romper la rueda de las élites prometida.

Sin embargo, encontramos a Daenerys desorientada y continuamente dependiente del asesoramiento de Tyrion para elaborar estrategias y recordar la compasión como herramienta de negociación. Una característica que, siendo sinceros y sin infravalorar el espectáculo y disfrute visual que Juego de Tronos continua siendo, empieza a ser común a muchos de los personajes principales, carentes de rumbo y sin los matices de personalidad propios de la saga. Solo hay que reparar en las hermanas Stark, cuyos caracteres se encuentran cada vez más polarizados, sobre todo Arya, enzarzadas en un enfrentamiento innecesario después de las penurias familiares y personales sufridas por ambas. Como si los creadores de la serie no quisieran o supieran idear un rumbo para aquellos personajes alejados de las directrices de hielo y fuego trazadas por George R.R. Martin.

Con todo, Beyond the Wall nos ofrecía esta semana de nuevo trazas de la bondad y humildad exhibidas por Daenerys en los comienzos de la serie, al reconocer y esperar ser digna de la confianza depositada por Jon, por lo que aún queda esperanza, nuestra Khalessi lo merece.


Categorías: Game of Thrones Opinión Etiquetas:

11 comentarios

  1. Miche

    El pueblo llano, cuando reza, pide lluvia, hijos sanos y un verano que no acabe jamás. A ellos no les importa que los grandes señores jueguen a su juego de tronos, mientras los dejen en paz. —replicó ser Jorah—

  2. nnn

    daanerys ha tenido que enfrentarse, en esta temporada, a tener el poder creo que en ninguna de las temporadas se especifica realmente que llegara a hacer cuando tome el trono, y ahora de pronto se topa en la cara con toda la responsabilidad que eso conlleva, como va a romper la rueda? que va a pasar si ella muere y como encontrar lealtad en un mundo sumamente complicado como es el de los siete reinos, no creo que sea una cosa que vaya en contra del personaje creo que es parte de su evolucion ni tampoco creo que se este acercando al rey loco, en realidad, la serie muestra esas escenas con mas crueldad que lo que comunmente vemos para creo, hacernos dudar y mostrar hasta que punto daanerys no es igual a los otros, en realidad cualquier otro personaje en esas mismas circuntancias no dudaria en saquear la ciudad, montar los dragones y quemarlo todo de hecho hubiera sido mas “game of thrones” y la serie muestra por ejemplo cuando quema a los tarly y nos pone en una vision como si fuera lo mas cruel, pero creo que es una estrategia en un mundo como game of thrones eso es simplemente lo natural e incluso lo menos cruel considerando que eran prisioneros y no gente comun y su muerte no fue una tortura

  3. azzathoth

    Concuerdo
    Desde que se independizo de los libros es un fanfiction en modo fanservice
    Las masas quieren Jonerys? Se los damos
    Los lectores quieren a lady stoneheart? que se jodan
    Las masas quieren a Cersei como aerys 4 (el 3 era Joffrey)? pues la soltamos y dejamos que queme una parte de desembarco sin consecuencias
    Las masas quieren a Arya de vuelta a Invernalia? pues dejamos que los hombres sin rostro la dejen ir en paz y se acabo
    Que los lectores notan varios cabos sueltos? que se jodan
    Las masas notan cabos sueltos? pues aceleramos y preparamos los spin off

    • pepe luis

      te das cuenta de que todo lo que has enumerado va a pasar tb en los libros no? xD ultimamente no hago mas que escuchar a borregos todo el rato con el fanservice en la boca, fanservice esto fanservice lo otro todo es fanservice.

      • naxmen

        Gracias. Por fin alguien que se da cuenta. Qué fácil es ser hater en twitter de cualquier cosa en la sombra y qué fácil criticar la serie por excelencia ahora que no parte de los libros. Ha habido fan service antes y después y si ahora se juntan los personajes es porque iba a pasar no para tener contenta a la plebe de espectadores

        Y en cuanto a que va a apasar lo mismos en los libros pues tienes razón y sino pasa el gordo será un judas. Que algunas cosas se desarrollen de forma distinta y haya cambios sí, pero el grosso será igual (hodor, dragones, jorah, septo de baelor etc…)

  4. No one

    Me encanta como a los “verdaderos fans de la serie” (según he leído en muchos artículos) se les llena la boca diciendo “fansevice”.
    Realmente esperábais que en toda la serie no les pasaran cosas buenas a los buenos? que siempre estuvieran padeciendo. Vamos a ver, que sí, es juego de tronos, pero un poquito de sentido común, las tramas iban a desembocar en algo así. Y si se llama “canción de hielo y fuego” será por algo. Si el escritor ha dicho que el encuentro entre Jon y Dany es el sentido de toda la saga SERÁ POR ALGO.
    Llevo toda la semana leyendo artículos de los “verdadedos fan de la serie” y ya cansa un poco que siempre con la historia del “fanservice”.
    En fin, disfrutemos lo que queda de serie.
    Saludos

  5. amalia z

    Esta semana se le hizo una entrevista a Alan Taylor, director de pasado episodio,y se le pregunto si el jonerys era inevitable, y este confeso que ya en la primera temporada el viejo George los fuese a visitar durante el rodaje en Malta y allí mismo les dijo que el centro de la trama son Jon y Daenrys, y que su encuentro es lo único que importa, por lo tanto el jonerys estará en los libros (mucho mejor narrado) y no es fanservice, es lo que le da sentido a Canción de hielo y fuego.

  6. sofi

    Siempre me ha gustado el personaje de Dannerys, porque es una mujer fuerte, pero justa, que ha sabido hacerle frente a las desgracias que le ha tocado vivir y ha ido adquiriendo sabiduría en todo el proceso.
    Yo no creo que haya heredado la locura de Aerys, al contrario está demostrando ser una buena líder, que sigue los consejos de Tiryon, aunque a veces lo haga a regañadientes. Pero también es cierto que comete errores, pero eso es parte de su aprendizaje.

  7. ADRIAN

    Señores, no es cuestión de si es un Fanservie o no lo es. Yo soy lector de los libros y veo la serie. He aprendido a separar cada cosa en su conjunto y cada una tiene sus puntos a favor. Aun así la realidad es otra. Ha habido capitulazos fuera del cannon de los libros como el 6×09 y el 6×10, pero desde que los creativos de la serie tienen que crear situaciones desde cero, basándose en sólo lo que Martin ha sugerido que iba a ocurrir, muchas piezas han dejado de encajar o han sido forzadas hasta la saciedad. Los que no han leido los libros no saben la cantidad de tramas que la serie no ha cogido y que son bastante determinantes en la recta final. Yo espero que Martin sepa utilizar todos esos elementos que no han cogido los de la serie para sorpendernos, a sabiendas de que el argumento final sean Danerys y Jon, que eso está claro. A mi entender, esta temporada no esta mal, pero no tengo ninguna duda de que Martin lo va a contar mucho mejor en sus libros, que para eso es el creador de esta impresionante saga. Un saludo a todos y no se ofendan los no lectores, al revés, os animo a leer y comparar.

    • Guille

      Amén. Yo también dudo de que cosas que han pasado en la serie que todo el mundo da por hechas para los libros se materialicen al final; como el septo de Baelor, Dragón zombie, Sansa matando a Meñique, batalla de los bastardos, Cersei + Euron, Bran volviendo a Invernalia… aunque haya otras que sí daría por seguras: Hodor, RIP Tommen y Myrcela, Jonerys, que los caminantes invadan Westeros… Y creo que aunque a veces no pasa nada en que aceleren los tiempos (de hecho me parece hasta bien que se avance), otras como el teletransporte y cuervo express del 7×06 me parecen errores.

  8. Myster

    George R.R. Martin a fin de cuentas juega con esa baza para vender mas libros contar la historia final de GOT de forma diferente a como transcurra en la serie

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »