Fringe: ¿Qué ocurre con los autoconclusivos?

Fringe

Después de un episodio como Peter, nadie puede dudar de la calidad que Fringe es capaz de alcanzar cuando explota la trama principal. Sin embargo, sabemos que la tónica habitual de la serie consiste en ofrecer ese tipo de episodios tan geniales de forma espaciada, alternándolos con los episodios autoconclusivos, que no siempre gustan tanto. Hace algunos días Flux presentaba en el foro un interesante artículo de Who's News en el que los productores ejecutivos hablan de este tema que tanto preocupa a los seguidores. ¿Queréis ver qué tienen que contarnos? ¡Pues vamos a comentarlo!

Si eres muy, muy sensible a los spoilers, quizás prefieras no pasar. Y, sobre todo, te recomendaría que hubieras visto hasta Peter antes de leer esto. El resto es cosa tuya…

Ranas aleatorias. Extraños tipos calvos que aparecen cuando ocurre algo. Universos alternativos. La serie de Fox Fringe ha tomado el tema de “el monstruo de la semana” de Expediente X y ha subido el listón no con una, sino con dos realidades que se mezclan con chiflados experimentos científicos truncados y drama interpersonal. La serie volvió el jueves para ofrecer ocho episodios hasta llegar a la season finale de la segunda temporada. El misterio central del episodio fue la revelación de Peter (Joshua Jackson) como un tipo del universo alternativo a Olivia (Anna Torv), aunque Peter no sabe aún la verdad. El productor ejecutivo Jeff Pinkner lo llama “la bomba Hitchcockiana oculta bajo la mesa. Dijimos desde el principio que íbamos a ser una serie en la que usáramos nuestros misterios para conducir la historia, en lugar de simplemente usar los misterios para conducir a más misterio, y esperamos que el ofrecer respuestas lleve a unas preguntas aún más profundas.”

Recuerdo que cuando comenzó la serie un gran número de personas se apresuraba para resolver los glyphs y los misterios online lo antes posible. Una temporada más tarde, ¿todavía se interesa la gente por eso o están más metidos en la historia en sí?

Wyman: Siempre buscan pequeñas pistas extra. Dicen: “¡Oh, el Observer estaba ahí, en el margen!” Es algo divertido para los seguidores más devotos, y se regodean en ello. No creo que haya disminuido en absoluto. La gente está tan interesada, especialmente ahora que estamos entrando en una mitología más profunda, que se sienten ansiosos y hambrientos por tener algún tipo de pista de hacia dónde podemos estar dirigiéndonos.

Hablando de eso, ¿tratasteis de modificar dónde y cuándo revelar por fin a Olivia que Peter había sido en realidad su versión alternativa todo este tiempo? ¿Habíais pensado en comenzar o incluso terminar la temporada con ese momento?

Pinkner: Cuando nos sentamos a hablar de esta temporada, trazamos cuáles serían los momentos clave y dónde ocurrirían, y ese fue uno de los que se ajustó de forma aproximada. Como los faros en la niebla, no sabíamos exactamente cómo íbamos a llegar a A a B a C y a D, pero planteamos dónde ocurrirían los descubrimientos en la temporada, y nos hemos ajustado bastante a eso.

Wyman: Lo que no es divertido es no saber a dónde vas. Desde un punto de vista estratégico como escritor, no te das a ti mismo o a tu equipo la oportunidad de hacer tu mejor trabajo porque estás pensando constantemente: “¿Hacia dónde vamos?” Pero si tienes un “dónde” esquemático del que entiendes los grandes movimientos y sabes lo que vas a presentarle a la audiencia este año, eso te permite utilizar esos puntos como guía y expandir de verdad las ideas. Cuando tienes el esqueleto de hacia dónde vas es mucho más fácil para nosotros, y los seguidores terminan recibiendo un episodio de mejor calidad.

¿Serán el resto de los puntos clave de esta temporada mayores que los del último episodio?
Wyman:
Mucho más importantes.

Con Lost, la otra serie de J.J. Abrams, la gente aún se hace preguntas que surgieron hace seis años. Pero en Fringe, aunque no lo habéis respondido todo, hay algunas cosas que parecen estar bastante claras. Da la impresión de que los espectadores entienden más de lo que pasa, como con el Observer y Peter. ¿Era ese uno de vuestros objetivos?

Pinkner: Apenas si hemos rozado la superficie del Observer, o del personaje presentado esta temporada, Sam Weiss (interpretado por Kevin Corrigan). Lo que tratamos de hacer es que el personaje y la emoción lo dirijan todo. Sabemos cómo es el iceberg que está bajo el agua, pero queremos señalar cómo es la punta de ese iceberg. Sabemos que hay una historia mucho más rica y profunda que contar, y esperamos tener la oportunidad de mostrarlo todo acerca de los Observers.

Wyman: Hemos dado algunas respuestas significativas para, al menos, darle a todo un sentido a nivel de comprensión. Esa es la cuestión clave. Creemos que la audiencia se está implicando más con nuestros personajes, lo que hace que esas revelaciones y demás se disfruten más. Pueden decir: “Wow, si nos están contando esto, debe haber mucho más detrás,” lo que es cierto. La participación de la audiencia fue clave para nosotros.
Pinkner: Queremos usar la comprensión para conducir la línea argumental, en lugar de que la gente se sienta apartada de ella. Mi madre vino de Baltimore a visitarme hace poco, y su única preocupación con el Kindle era que cuando ella lee libros, lee primero la última página. Y con el Kindle no puede hacer eso. Me siento mal por ella, y aunque siempre lo he sabido, ese aspecto de ella me desconcierta. Quiere saber el final, y lo que le divierte es saber cómo llegar hasta ahí. Sabemos que dejar participar a la audiencia en el final es lo que hace emocional a la participación. Sí, la audiencia ya sabía este secreto, así que la tensión era “¿se enterará Olivia?, y cuando lo haga, ¿qué hara?”, en lugar de que la audiencia guardara el secreto para siempre.

Wyman: Queríamos darle al espectador la oportunidad de saber algo que otros personajes ignoraban. Eso les ata psicológicamente a nuestra historia, y sienten que son parte del tejido de la serie. Y les invita a adivinar el futuro –”Oh, ¡Peter tiene que darse cuenta en algún momento!”– lo que les une mucho con el argumento a ese nivel. Tienen que participar en ella, y cuando ven cómo se desarrolla lo que ya habían imaginado diez veces en su cabeza de una forma diferente es como “¡Oh, Dios, es tan genial!”. Y entonces surge un nuevo misterio, y un nuevo “No me esperaba que eso pasara”.

¿Cómo sabréis si estáis haciendo esto bien?

Pinkner: Es una especie de salto de fe. Sabíamos desde el principio de la serie que había un universo alternativo que conducía nuestra historia. No lo revelamos hasta que no estábamos muy, muy inmersos en la primera temporada. Sabíamos desde el principio que Peter pertenecía al otro lado. No lo revelamos a la audiencia hasta el final de la primera temporada, y a Olivia hasta la mitad de la segunda. Algunos espectadores muy atentos se imaginaron que Peter era del otro lado en algún punto de la primera temporada, y quizás se sintieron algo frustrados porque no lo revelamos antes. O quizás deberíamos haber esperado más –nunca lo sabremos. Lo hacemos lo mejor que podemos, y a veces cometemos errores de juicio, pero para nosotros eso es lo divertido.

Wyman: Jeff y yo nos reímos a menudo porque hay episodios autoconclusivos, y no es porque no tengamos ni idea de hacia dónde nos dirigimos. Es sólo porque es nuestro ritmo. Muchos de los seguidores más acérrimos piensan “¡Venga! ¡No nos gustan los episodios autoconclusivos! ¡Queremos mitología y la queremos ya!” Son como esos niños que quieren abrir los regalos antes de Navidad. (Ríe) ¿Cómo satisfacemos a la vez a estos seguidores y a los que quieran poner la tele y ver Fringe por primera vez? Eso es algo muy importante para nosotros, que siempre damos la bienvenida a nuevos espectadores. Hemos encontrado el punto medio en lo que llamamos “mythalones” –y ahora viene una buena representación de ellos. Veréis un gran episodio autoconclusivo con un caso muy apremiante, pero también aprenderéis cosas muy importantes para la mitología.

¿Volverá Leonard Nimoy como William Bell?

Pinkner: Estuvo en nuestra oficina la semana pasada, así que sí, volverá definitivamente.

Creo que su personaje es intrigante, pero sus apariciones infrecuentes y aleatorias quizás sean mejores porque hacen de Bell un personaje más misterioso.

Wyman: Pensamos eso porque es icónico. El momento en el que aparece es como “¡Sale en este episodio! ¡Eso es genial!” Hay mucho que aprender sobre él cuando vuelva, la gente le aprecia de verdad.

No hay nada como esos momentos en los que algo enorme te viene de golpe, como el World Trade Center aún de pie en un Nueva York alternativo en la primera temporada. ¿Tenéis alguna gran revelación en la finale de esta temporada que pueda estar a la altura de eso?

Wyman: Sí, nos divierte pensar cómo vamos a sorprender a la gente para hacerlo mejor que el año pasado.

Pinker: Aún nos quedan algunas sorpresas que desvelar esta temporada, incluyendo la season finale.

No sé a vosotros, pero a mí los productores me han parecido dos tipos muy, muy sensatos. Al menos parece que tienen bastante claro hacia dónde nos quieren llevar, y eso me tranquiliza mucho. Con respecto a los episodios autoconclusivos, comentan lo que más o menos podíamos imaginar: seguirán adelante con ellos. En cierto modo, llevan mucha razón en que es la mejor forma de atraer a nuevos espectadores. Sin embargo, el concepto de “mythalone” me ha gustado mucho. Ya que los “casos de la semana” son inevitables, al menos se entrelazarán con información de la trama principal. A decir verdad, si nos ofrecen las dos cosas, como ocurrió en The Bishop Revival, merecerá mucho la pena. ¡Pero, por favor, queremos mitología pura y dura al menos cada cuatro episodios! Espero que no sea mucho pedir…


Categorías: Fringe Series Etiquetas:
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »