Fringe no está muerta, ‘sólo’ gravemente herida

No entiendo a los americanos. Llevo años intentándolo, pero ha sido en balde. Pueden consumir once temporadas de CSI y veinte de Law & Order, pero se cansan después de media temporada de Fringe. Que sí, que influyen factores de programación y de género de la propia serie, que todos sabemos que las series autoconclusivas llegan a más gente, pero sigue siendo inexplicable, al menos en mi mente, que Marionette (3×09) lo vieran 4,74 millones de personas y One to Go (9×10 de CSI, por coger uno al azar) juntara a casi 25 millones de personas ante el televisor. Por eso me irrita el cambio a los viernes de Fringe, el cementerio no oficial de series, por mucho que los ejecutivos de Fox nos quieran vender la moto. “Aprecio el apoyo que tiene la serie y os invito a que no escribáis el panegírico de Fringe todavía”, dijo Kevin Reilly, uno de los jefes de Fox a los críticos de tele reunidos en el pasado TCA Press Tour. No, señores, no la damos por muerta porque nos agarramos a cualquier clavo ardiendo, pero veamos qué ha pasado con las series que se han mudado a los viernes en los últimos años en Fox: Prison Break, cancelada; Dollhouse, cancelada; The Sarah Connor Chronicles, cancelada; Dark Angel, cancelada; Firefly, cancelada. Desolador. La cadena se acoge a la idea de que, si Fringe mantiene el mismo número de seguidores el viernes que el jueves, alrededor de los cinco millones de media, la serie mejoraría sustancialmente la complicada noche de acceso al fin de semana. “El viernes es una noche problemática. Pero si los seguidores siguen con nosotros, la serie puede permanecer en antena durante muchos años“, asegura Reilly. Tampoco lo tendrá fácil Fringe en su nuevo espacio, ya que le tocará competir contra la última temporada de Supernatural, una de las series más potentes de The CW. Ese clavo ardiente al que nos queremos coger se llama The X-Files, que en el año 1993 se trasladó a los viernes y mejoró sus resultados, ganándose un espacio en la noche del domingo. Pero es un caso entre diez, por mucho que el presidente Kevin Reilly intente que veamos el vaso medio lleno. Esta explosión de pesimismo no es más que un mensaje a todos los que adoramos la serie: disfrutémosla al máximo porque está cumpliendo todos los pasos previos a la cancelación. Fringe vuelve el 21 de enero. Los americanos no creo, pero nosotros allí estaremos…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »