Feud: la rivalidad que dio vida a la serie de Ryan Murphy

feud-5

Feud significa, según el diccionario Collins, la “prolongada y amarga hostilidad entre dos personas”. Así se llama la nueva serie de Ryan Murphy de cara a la próxima temporada. A fecha de hoy tenemos pocos datos sobre Feud, aunque todos son muy prometedores, casi tanto como para pensar que podríamos estar ante una de las grandes series de la parrilla televisiva.

Sabemos que en el reparto figuran, entre otros, Susan Sarandon, Jessica Lange, Kathy Bates, Sarah Paulson… ¿a que ahora ya tengo vuestra atención? Y la trama: Feud nos contará la legendaria rivalidad existente entre las actrices Bette Davis (Susan Sarandon) y Joan Crawford (Jessica Lange), en concreto se centrará en la preparación y rodaje de la película What Ever Happened to Baby Jane? (Qué fue de Baby Jane?), cuando ambas actrices se encontraban en el ocaso de sus carreras.

Para comprender los motivos que han llevado a Ryan Murphy a fijarse en esta porción de la historia del cine debemos saber que estas actrices arrastraron décadas de odio mutuo y una sola película en común.

Por tanto, nos embarcamos en un viaje en el tiempo y nos trasladamos al Hollywood de los años 30 para entender cómo se fraguó esta rivalidad. En ese momento la industria cinematográfica se la repartían cinco grandes productoras: la Metro Goldwyn Mayer, Paramount, RKO, Fox y Warner, las denominadas majors. Éstas controlaban todo el proceso de la industria del cine, desde la producción hasta la distribución de las películas, pasando por los más nimios detalles. Para ellas, los actores eran unos asalariados más, de forma que si un actor pertenecía, por ejemplo, a la Warner, solo podía trabajar para ella por el tiempo o las películas que estuviese estipulado en sus férreos contratos.

Este monolítico y encorsetado sistema provocaba situaciones como el delirante casting de Gone with the Wind (Lo que el viento se llevó), producida de forma independiente por David O. Selznick, en el que para conseguir a los actores y actrices que la protagonizaron hicieron falta auténticos cambalaches y malabares entre las productoras.

Estamos, decía, a comienzos de los años 30, cuando Bette Davis es una actriz novata en la Warner y Joan Crawford una actriz ya consagrada con contrato con la MGM. Apenas se conocían, pero iban a tener el primer choque, esta vez en el plano sentimental. Bette Davis cayó perdidamente enamorada del actor Franchot Tone, pero fue Joan Crawford quien se casó con él para divorciarse cuatro años más tarde.

Aunque profesionalmente no tenían competencia directa por el rígido sistema de los grandes estudios, lo cierto es que ambas actrices tenían características muy parecidas. No eran bellezas, pero ambas eran actrices dramáticas, tenían un increíble magnetismo ante la cámara, edades parecidas y un fuerte temperamento. En el fondo se parecían más de lo que ellas jamás admitirían, aunque por entonces se calibraban y medían en la distancia.

Sin embargo, esta paz profesional se quiebra en 1943 cuando Joan Crawford firma con la Warner. Ahora ya están en competencia directa, ahora ya disputan los papeles cuerpo a cuerpo. En 1945 ambas acuden al casting de Mildred Pierce (Alma en suplicio), pero el papel se lo lleva Joan Crawford, y para mayor infortunio de Bette Davis, gana el Oscar. Por cierto, en el 2011 la HBO realizó la serie Mildred Pierce con Kate Winslet, os la recomiendo fervientemente.

feud-6

Se dice que la Warner quería que las dos actuasen en una misma película pero, dado el rígido sistema de estudios, si una de ellas caía en el duelo interpretativo las pérdidas para la productora serían cuantiosas y no estaban dispuestos a asumirlas.

Transcurren los años, y Davis sigue encantada con Joan Crawford, a la que se refiere de la siguiente manera: “no le mearía aunque estuviese ardiendo en llamas”, o “ha dormido con todas las estrellas de la MGM menos con la perra Lassie”. Por su parte, Joan Crawford no se queda atrás: “pobre Bette, parece que no ha tenido un solo día o noche feliz en toda su vida”, y no tenía reparos en contar que era una actriz “muy fea” que esencialmente “gritaba en sus papeles”.

Transcurrieron décadas en las que, lejos de apaciguarse, el odio solo se incrementaba, hasta que llegamos a los años ’60. El director Robert Aldrich tenía dispuesto el guion de What Ever Happened to Baby Jane?, en el que contaba la historia de una vieja rivalidad y estrellas de cine caídas en el olvido, así que su elección fue inmediata: Joan Crawford y Bette Davis. Por cierto, tuvo serios problemas para encontrar un productor capaz de financiar la película, como el propio Aldrich explicó: “no nos dan un duro por estas dos brujas”.

Con estas expectativas comenzó un rodaje lleno de declaraciones ofensivas, comentarios sarcásticos, peleas constantes e incluso agresiones físicas. En concreto, en una escena en la que Bette Davis golpea a Joan Crawford en la cabeza ésta necesitó puntos. En otra escena en la que Davis tenía que arrastrar a su odiada compañera de reparto por el suelo, ésta se puso piedras para que el peso fuese mayor, resultando en una lesión de columna para Bette Davis. En definitiva, un infierno de rodaje.

Sin embargo, lejos de arruinar la cinta, se consiguió el efecto contrario: una fascinante y mangífica película con dos interpretaciones colosales. Por cierto, Joan Crawford no quiso hacer el papel de Bette Davis por considerar el personaje demasiado feo, pero fue Bette Davis quien recibió posteriormente la nominación al Oscar.

feud 4

No es de extrañar que Ryan Murphy quiera hacer una serie sobre este “prolongada y amarga hostilidad en el tiempo”, ya que es una historia fascinante.
Ryan Murphy es el creador de series como Nip-Tuck, Glee, Scream Queens o American Horror Story, a las que, si bien no se les puede negar indudable éxito, su calidad está bastante limitada a determinadas temporadas. Probablemente el caso más claro sea el de American Horror History, con temporadas muy desiguales e irregulares. No me olvido de American Crime Story, pero en este caso Murphy es solo productor. Quizás por esta razón, cuando Ryan Murphy se presentó en la HBO con el guión de Feud en formato de telefilm, allá por 2013, la productora lo rechazó de plano. Finalmente, recaló en FX Networks, que se hará cargo de la serie.

La gran pregunta que se nos plantea ante Feud es si Ryan Murphy, teniendo en cuenta su trayectoria, va a ser capaz de crear una serie en la que haga justicia, de forma sobria y elegante, al legendario odio entre dos de las más grandes actrices de la historia del cine o, por el contrario, nos vamos a encontrar con una jaula de grillos llena de personajes histriónicos y esperpénticos.

Lo que no se le puede negar al showrunner es la excelente selección de actores para sus series. El actual y merecido reconocimiento a Sarah Paulson o el redescubrimiento de Jessica Lange han sido posibles gracias a él. De ahí que en la elección del reparto principal se aprecie el buen ojo de Murphy, ya que el reparto de Feus es el sueño de cualquier director cine: Jessica Lange, Susan Sarandon, Sarah Paulson, Kathy Bates, Alfred Molina, Catherine Zeta-Jones, Judy Davis, Stanley Tucci y Jackie Hoffman.

Un último dato: Catherine Zeta-Jones va a interpretar a la famosa actriz Olivia de Havilland. A pocos se os escapará que esta actriz tuvo otro famoso “feud” con su hermana Joan Fontaine, y es en esa dirección donde parece que podría apuntar la segunda temporada. Feud no tiene fecha de estreno confirmada, aunque sí sabemos que será en el 2017 y que constará de ocho episodios. Y ahora, a esperar que la serie sea todo lo que promete sobre el papel.


Categorías: Noticias Etiquetas: ,

5 comentarios

  1. Guille

    Ganazas! La peli de Baby Jane es maravillosa y cruel. Las actrices escogidas me parecen inmejorables para esos papeles (Ver a Sarandon atizando a Lange va a ser épico) y espero que todo tenga un tono más American Crime que Glee, porque es lo que pide la historia. Ryan Murphy ha creado su propio género que yo calificaría como Queens Drama y me parece que le ha dado un soplo de aire fresco a las series de romances y dramones que antes eran productos calcados unos de otros, solo espero que sepa ponerse serio en esta ocasión.

  2. Uf!!! Con este artículo se me han llenado aún más las ganas de ver esta historia trasladada a nuestras pantallas. Me fascinó conocer el proyecto, y más aún, cuando supe quién andaba tras él. Al conocer el elenco que lo va a protagonizar, me froto las manos, deseando que llegue el día de ver a esas dos artistas (Susan y Jessica), frente a frente, y rodeados por tod@s l@s demás (muy en especial “mi” Sarah Paulson), dando vida a esta historia que forma parte de los anales de la industria cinematográfica. Yo tengo muchas más esperanzas en el proyecto que temores. Gracias, Paloma, por hacerme sonreír y reír durante esta lectura. Me sumo a tu recomendación, Mildred Pierce, una historia contada con un encanto inusual.

  3. Paloma

    Muchas gracias José María, aunque te tengo que decir que también considero a Sarah Paulson como “mi” Sarah y por supuesto a Jessica Lange, pero esto ya me viene de muy lejos.
    Si Ryan Murphy consigue contenerse podemos tener una gran serie, pero le va a costar porque el tema da para ello.

  4. Indi

    Qué buena iniciativa! Y muy buen artículo, muy completo! Estas dos actrices fueron maravillosas y esa película se lucieron de lo lindo. Ojalá que Murphy no la pifie como suele hacer, arrancando de 10 y derrapando a mitad de camino. En serio, ojalá esta vez esté a la altura de tan interesante historia.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »