Estrenos recomendados: Altered Carbon

Altered Carbon es una historia catalogada en su género como cyberpunk y basada en la novela del mismo título de Richard K. Morgan que ahora nos llega de la mano de Netflix con un presupuesto arrollador (se habla en torno a 6 millones de dólares por capítulo) dividida en diez episodios de unos 50 minutos de duración y adaptada para la televisión por la guionista Laeta Kalogridis (Shutter Island, Alejandro Magno, Terminator, Avatar)

La serie nos narra una distopía futurista dentro de cientos de años ubicada en Bay City (San Francisco) y donde se deja ver la alargada sombra que Blade Runner ha dejado tras de sí. Su premisa sencilla resulta una excusa para mostrarnos una sociedad donde los poderosos siguen siendo más poderosos que nunca y donde el resto de la población, convertidos en una legión de miserables, están sometidos a las órdenes y caprichos de una minoría apabullantemente rica. Una sociedad futurista, un Black Mirror gigantesco donde se han movido las fronteras del universo, donde se hablan varias lenguas, donde la Iglesia y la religión siguen presentes y donde el término neocatólico define a los nuevos creyentes. Y todo bajo la presencia abrumadora de las nuevas tecnologías para uso de todos. Aunque serán ellos, los que más tienen, quienes casi en exclusiva y de manera abusiva disfruten de ellas.

El universo de Altered Carbon resulta complejo y con infinidad de aristas, guiños y referencias que parecen significar una cosa y la contraria. Vidas virtuales, mundos paralelos, cuerpos inertes durmiendo durante siglos en una sustancia acuosa para ser resucitados después.
Este es el lugar en el que se narran los acontecimientos, y a él llega resucitado tras casi trescientos años dormido Takeshi Kovacs (Joel Kinnaman), un antiguo combatiente perteneciente a las tropas de élite de lo que en su día fue “El Protectorado Interestelar”.

El capricho y las ansias del todopoderoso Laurens Brancroft (James Purefoy) por descubrir a su asesino al recelar de la versión oficial de que su muerte fue un suicidio, le llevan a contratar los servicios en exclusiva de Kovacs para que averigüe qué fue realmente lo que ocurrió y quién lo hizo.
Y justo es a partir de aquí cuando todo un universo distinto se irá revelando, muchas veces con la propia voz en off de Kovacs, con esa complejidad de una ciencia ficción desmesurada donde todo cabe y todo es posible.

La pila cortical: el alma convertida en objeto tecnológico

Un dispositivo de memoria del tamaño de una moneda que dispone de una energía inagotable y que se convierte en el eje de la historia sobre la cuál pilotarán todas las demás tecnologías. La pila puede ser transferida de un cuerpo a otro mediante su implante en la corteza cerebral consiguiendo de esta forma que el nuevo cuerpo, ahora llamado funda, disponga de toda la información almacenada en ella. Su transito puede durar siglos mientras no sea destruida e ir saltando de un cuerpo a otro con lo que su morador, el nuevo cuerpo, dispondrá de la inteligencia y conocimientos almacenados al margen de su aspecto exterior.

El hombre llegó a ser alma viviente
(Génesis 2:7)

Las fundas: la reencarnación materializada

¿Os podéis imaginar la primera vez cuando los trasplantados de cara se miren al espejo? ¿qué sentirán? ¿no sería mejor quedarse con la suya por muy mal que estuviese?

Pues esto mismo es lo que ocurre en Altered Carbon con aquellos que reciben una nueva funda, y pasados los años otra más y otra…y el maldito espejo reflejando esas nuevas caras, esos nuevos cuerpos una y otra vez que no te representan y que llegado un momento, tal y cómo reconoce uno de los personajes, eres víctima de desvaríos y trastornos de tal magnitud que hacen insoportable tu vida. Entonces ¿qué hacen los todopoderosos en ese mundo para evitar múltiples trasplantes de cuerpos diferentes? Pues gracias a la tecnología y a su riqueza inacabable fabricar clones de ellos mismos sin conciencia ni conocimientos porque les falta la pila, su pila. Y cuando su funda actual se deteriore, cambiarla por otra idéntica a ellos mismos.

A fin de cuentas y tal y cómo se explica en la cita bíblica de arriba, el cuerpo sería un mero portador de lo esencial de nuestra conciencia, de nuestro Yo más profundo y auténtico. Y si en el cristianismo, a la muerte del cuerpo el alma será liberada subiendo a los cielos, en Altered Carbon las almas (las pilas) no se liberan, sino que permanecen almacenadas a la espera de un nuevo morador.
Si tienes dinero, con suerte podrás elegir una funda atractiva. En caso contrario te toca conformarte con la que te den porque no quieres morir, quieres vivir eternamente con tu pila, esa que guarda tu verdadera identidad implantada en tu cabeza. Y a los que no puedan porque no tengan recursos suficientes se les brindará una reencarnación tal vez no deseada.

El afán y el egoísmo contranatura de unos padres por devolver a la vida a su hijita se convierte en una tragedia cuando ven que la funda asignada para ella es la de una anciana.
Si las corrientes religiosas que apuestan por la reencarnación visualizan a un ser superior magnánimo, una energía ecuánime o un Dios responsable de decidir en qué y en quién serás reencarnado, en Altered Carbon esa decisión la toman los de siempre, los más ricos a través de estamentos y organismos creados por ellos mismos. Y puede que seas agraciado o puede que, por envidias o simple venganza, te reencarnes en un ser despreciable volviendo a la vida convertido en una serpiente.

¿No se ha enterado, Señor Kovacs? Dios ha muerto.
Hemos ocupado su lugar.
(Bancroft)

Los enviados

Eran un cuerpo paramilitar entrenados para una lucha sin cuartel y al servicio de quien puedira pagar sus artes en las guerras. Pero llegó un tiempo en que algunos de los enviados empezaron a tomar conciencia y luchar contra aquellos poderosos que les contrataban.Todos ellos fueron eliminados. El último “enviado” superviviente es Takeshi Kovacs que regresa a la vida gracias a las gestiones del todopoderoso Bancroft para ponerle a su servicio. El problema es que Kovacs, aún con otro cuerpo, conserva en su pila parte de su pasado como revolucionario y antisistema contra el poder establecido y eso le convertirá en una amenaza. Es a través de sus ojos, de sus flashbacks, donde poco a poco iremos conociendo su pasado desde niño hasta el combatiente en que se convirtió.

Pero la vida de Kovacs no será todo lo tranquila que él desea para llevar a cabo su misión: la agente de policía Ortega (Martha Higareda) se convertirá en su sombra al descubrir que él fue en realidad un “terrorista” en su otra vida. Ella quiere detenerle pero una y otra vez chocará con los recursos de Bancroft, quien le protege solo por sus intereses.

En ocasiones la obsesión de la agente Ortega parece enfermiza y uno se pregunta el por qué de esa obstinación hasta que se revela un hecho demoledor y que de nuevo pone sobre nuestras conciencias otra contradicción y muchas preguntas: Cuando te enamoras ¿de quién lo haces? ¿de un cuerpo? ¿de su forma de ser y de pensar? ¿o acaso te puedes enamorar de un funda sin importarte su “alma”?

Los Mats

Ellos son los todopoderosos, los verdaderos dueños y señores de ese universo y cuyo nombre lo toman del diminutivo de Matusalén, aquél considerado por la Biblia como el hombre más viejo del mundo. Con cientos de años a sus espaldas y “fundas” renovadas y creadas a imagen y semejanza suya, los Mats representan hasta dónde alcanza el poder de los más ricos.

La religión

Los neocatólicos han venido luchando contra los jueces para evitar la reasignación de un “alma” a una nueva funda debido a que su creencia se sustenta en el principio básico de un cuerpo-un alma y esto entorpece la investigación de asesinatos por la policía ya que ahora pueden resucitar a alguien, darle un nuevo cuerpo pero con su pila de origen y con sus declaraciones resolver cualquier crimen.
El consenso que siempre ha habido entre la religión y el poder se muestra aquí de la forma más maquiavélica al aceptar los primeros la llamada “Proposición 653” un acuerdo político y legal que permitirá a los católicos ser revividos en una nueva funda sin que su Dios se moleste demasiado.

La IA: Hotel el Cuervo

El Hotel es un paraíso de la IA donde todo es falso. Un lugar de estilo gótico donde hace cincuenta años que no entra nadie porque a nadie interesa ya esa tecnología imperfecta que genera imágenes distorsionadas y poco estables. Un lugar que tuvo su gloria cuando hombres y mujeres consumían en sus lujosas y antiguas habitaciones sexo virtual de cualquier tipo (¿Os suena esto?). Un refugio ideal sin embargo para Kovacs que vivirá allí mientras realiza sus investigaciones, aquellas ordenadas por Bancroft y las suyas propias sobre su propio pasado de forma clandestina.
Al mando del hotel está el Director Poe (Chris Conner), un ser virtual, que pertenece a un círculo pseudo mafioso virtual que regenta otros establecimientos de IA. Un cínico cargado de ironía y experto en las malas artes que se convertirá en su aliado y cómplice. Y será precisamente él quien más nos acompañe en el descubrimiento de ese universo tan complejo que nos muestra la serie.

Altered Carbon puede encerrar un problema para algunos espectadores por cómo se cuenta la historia. Las abrumadoras imágenes y escenarios, así como el apabullante universo de misterios que encierra puede desconectar a algunos para poder empatizar y profundizar en sus personajes. Pero como siempre digo en estos casos y con historias de éste tipo: es mejor dejarse llevar. Porque, con paciencia, los misterios se irán resolviendo a medida que avancemos en la trama, y esta historia requiere mucha paciencia.
Es posible que Altered Carbon pretenda ser el contrincante elegido por Netflix para el combate contra la Westworld de HBO y sinceramente no tengo nada claro quién pueda ganar. Lo que sí sé es que esta serie es excepcional en todas las facetas de su producción donde además cuenta con una narrativa y un subtexto brutales y como poco tan perturbadores o más que aquella.


Categorías: Opinión Etiquetas: , ,

5 comentarios

  1. Nzoth

    Buena serie. La vi porque no hay nada en este paron, y tambien he visto expanse.
    Pero puede confundir que es real y que no es, y tambien que persona ocupa que cuerpo.
    Me parece increible que no se popularicen los implantes ciberneticos, o que solo haya humanos, o que no hayan resuelto como viajar rapido por el espacio.
    Las escenas de sexo y desnudo fueron meh, principalmente porque las actrices son muy planas
    SPOILER
    No me esperaba que la hermana fuera la mala.
    Triste la muerte del hotelero.
    Y no se rebelan las IAs?

    • Sí es verdad, tiene un punto de confusión que puede aturdir a algunos espectadores, pero a mí me gusta esa incertidumbre que me haga devanarme los sesos a que me lo den todo mascado. Además, al final en este tipo de historias todo queda resuelto.
      Lo del viaje por el espacio sí que lo citan en algunos diálogos si recuerdas, allí ya no necesitan viajar fisicamente, lo que viaja es el contenido de la pila y la implantan en una nueva funda que ya está allí en ese planeta lejano.

      SPOILER
      Yo tampoco 😉
      Las IA´s van a la pasta, es lo unico que les interesa. Y sí, el hotelero era un personaje fascinante.

      • Nzoth

        SPOILER
        Para que haya fundas, tiene que haber toda una infraestructura alrededor de esa funda receptora.
        Sin mencionar la velocidad de transmision del “alma” o sea la pila.
        Ahi le veo varios huecos.
        Sin mencionar el hueco de que cuan “vieja” era la morena? la que “desvirgo a takeshi kovacs.

  2. carancho

    La estoy viendo… no me termina de convencer.
    De todos modos planeo terminarla… quiero saber como termina.

    • Dale tiempo. No será una serie popular-mayoritaria, es liosa a veces al no saber quién es quién pero plantea un montón de temas jodidos que irás descubriendo. Yo hubiese deseado otro final menos…(aquí me planto). Ya nos contarás.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »