Escenas con historia: El sueño de Cooper (Twin Peaks)

Un enano trajeado. Un suelo mareante, lleno de zig-zags. Cortinas rojas. Laura Palmer (¿sí, Laura Palmer?). Una Venus presidiendo la escena. El agente especial Dale B. Cooper envejecido. Diálogos ininteligibles. Luces estroboscópicas. Y, por supuesto, Angelo Badalamenti. El tercer episodio de Twin Peaks, oficialmente titulado Episode 2 y conocido también como Zen, or the Skill to Catch a Killer, se cerraba con una secuencia que forma parte de la gran historia de la pequeña pantalla, como queda irrefutablemente demostrado por el hecho de que fue parodiada en Los Simpson, con el jefe Wiggum ejerciendo de Cooper y Lisa en el papel de The Man from another Place (impagable, por cierto, el detallazo del pelo). Una escena onírica, magnética y con mucha miga, tanto por su aporte a la trama de la serie como por la historia que hay detrás de su concepción. ¿Os apetece un viajecito a Twin Peaks, el pueblecito de David Lynch y Mark Frost?

Como muchas de las grandes historias, ésta estuvo a punto de no suceder. Cuando el equipo de Twin Peaks estaba preparando el piloto que debería convencer a los ejecutivos de la ABC, se llevó a cabo un plan B al que recurrir en el supuesto de que aquél no gustase y no recibiese encargo de serie completa. El plan B consistía en grabar un final alternativo que cerrase las tramas, convirtiendo así un piloto en una TV movie que pudiese ser distribuida en el mercado europeo. Dicho de otro modo: si no nos dan la serie, al menos que podamos sacar tajada de lo que hemos grabado. Por fortuna, a la ABC le convenció el material presentado por Lynch (aunque no sin dificultades), y el piloto se emitió el 8 de abril de 1990, obviamente sin las escenas del plan B. Sin embargo, a David Lynch le gustaba tanto aquel material que decidió aprovecharlo: metió parte de él en el 1×03 y creó la que posiblemente es la secuencia más icónica de la serie.

Cooper se va a dormir y se encuentra en sueños, sucesivamente, con Mike, con Bob, con The Man from another Place y con lo que parece ser una versión más adulta de Laura Palmer. En ese momento, claro, no sabemos ni quién es Mike, ni quién es Bob, ni por qué el hombrecillo habla de manera tan extraña que incluso en Estados Unidos necesitan subtítulos. No sabemos tampoco que la habitación roja, esa claustrofóbica sala donde Angelo Badalamenti nos hipnotiza con su música y el pequeño Michael J. Anderson con su baile, es la antesala de la Black Lodge, punto de reunión de espíritus de diversa calaña. No sabemos nada, en realidad, pero nos gusta.

Porque Lynch (aunque posiblemente sea injusto atribuirlo todo a Lynch) domina a la perfección esa manera de narrar que atrapa aun dejándote con el culo al aire. Mirándolo fríamente, la escena del sueño de Cooper es una ida de olla en toda regla, un giro brusco en una serie que aparentemente pretendía ser un policial al uso, siete minutos sin pies ni cabeza; claro que finalmente Twin Peaks acabaría siendo mucho más que el misterio del asesinato de Laura Palmer (hay más psicología que investigación policial), y desde luego la secuencia onírica de Cooper fue una declaración de intenciones: estáis ante algo nuevo, agarraos los machos.

Porque Lynch trufó la serie de escenas poderosas, a veces tan sencillas como la del semáforo mecido por el viento, a veces tan elaboradas como la que nos ocupa en este post, que obligó a Michael J. Anderson y Sheryl Lee a recitar sus frases al revés. En realidad, toda la escena está grabada a la inversa: los actores actúan (se mueven y hablan) al revés y luego la secuencia también se reproduce al revés, con lo cual nosotros la vemos al derecho. De ahí esa sensación extraña que flota en el ambiente, no solo por los diálogos sino también por los movimientos.

The Man from another Place: I have good news. That gum you like is going to come back in style. She’s my cousin. But doesn’t she look almost exactly like Laura Palmer?
Cooper: But it is Laura Palmer. Are you Laura Palmer?
Mujer: I feel like I know her, but sometimes, my arms bend back.
The Man from another Place: She’s filled with secrets. Where we’re from, the birds sing a pretty song. And there’s always music in the air.

Luego veríamos que la referencia de The Man from another Place al chicle no era gratuita, y que realmente Laura Palmer estaba llena de secretos. La escena se estira en lo previo (con Mike y Bob hablando en clave, los abuelos de Jacob y El Hombre de Negro) y en lo posterior, con esa llamada de Cooper al sheriff Truman al ritmo de su chasquido de dedos: “Harry, it’s Cooper. Meet me for breakfast, 7:00 a.m., at the hotel lobby. I know who killed Laura Palmer. No, it can wait till morning.” Rápidamente veríamos que no, que Cooper no sabía quién era el asesino, simplemente tenía “un código que debía ser descifrado.” Pero nos daba igual, porque ya habíamos presenciado un cachito de historia de la televisión, una escena hipnótica, original y loca en lo argumental y en lo técnico, una bonita y genial manera de complicarse la vida, de arriesgarse. Algo que posiblemente marcó el camino para muchas cosas que vendrían después. ¿Mi momento favorito? Cuando Michael J. Anderson se levanta del sofá.


Categorías: Opinión Etiquetas: , , ,

27 comentarios

  1. […] siguen siendo hoy en día objeto de debate. ¿Pretendían engancharnos o espantarnos con la escena del sueño de Cooper? ¿Qué significado tenía ese tremendo semáforo, una de mis debilidades? No, Twin Peaks no es una […]

  2. nico

    Anderson apareció en cuatro episodios de Twin Peaks. El Hombre de Otro Sitio lleva un traje rojo y habla de una manera inusual. Anderson utilizó lenguaje fonéticamente invertido como una lengua secreta con sus amigos del instituto y entonces interpretó un papel en Twin Peaks donde él utilizó el mismo método de lenguaje .4 Primero apareció en el sueño encriptado del Agente Especial Dale Cooper sobre el asesinato de Laura Palmer, sentado en una habitación roja.5 El hombre de Anderson también se materializa en la película precuela a Twin Peaks, Twin Peaks: Fire Walk with Me.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »