Epinefrina, Atropina y… voilà!

A lo mejor parece una tontería, pero voy a empezar diciendo una cosa tan obvia y cierta como que me llamo Emilio: las series de ficción… ¡son de ficción! Y ahora explico el porqué de esta sentencia… Con frecuencia, las series de médicos son sometidas a discusión por lo dudoso de su rigor médico, y por las consecuencias que en nosotros pueden generar, y nos viene que ni al pelo hablar entonces de efectos secundarios y contraindicaciones.

Es verdad que nada tienen que ver los protocolos de actuación de los médicos de los hospitales españoles, ni de ningún otro sitio, con las prácticas llevadas a cabo por George Clooney en las Urgencias de Pediatría del County General, y por supuesto mucho menos con el comportamiento de Don Gregorio
House, que más que un médico parece una rabieta de niño malcriado obsesionado con Sherlock Holmes: “¿¡No me das drogas!? Pues las consultas las pasas tú, que para eso eres la directora del hospital, y además no pienso salvar a ese pobre enfermo de lupus”. No, no todos los pacientes tienen lupus o síndrome paraneoplásico, ni tampoco todos reviven con epinefrina o atropina. Desde luego, nadie duda de que a veces la realidad supera a la ficción, pero la cosa no va así, o por lo menos no debería.

No perdamos el norte y nos vayamos por los derroteros de lo fácil que es criticar y buscarle tres pies al gato. A veces me encuentro por la red con perlas como éstas: “Las series de médicos tienen efectos secundarios (…) ¿se deben suministrar bajo receta médica?”, o “Los médicos italianos piden la retirada de House y Anatomía de Grey”. ¿Pero por qué? ¡Si son de las mejores!

Comenta muy ciertamente a este respecto el actor Antonio Zabálburu, doctor Sotomayor en Hospital Central, que “si las series se ciñeran a la realidad de las urgencias, el público se aburriría en cinco minutos“. Además, teniendo en cuenta la cantidad de series sobre médicos que se reparten la parrilla televisiva, las estanterías de los comercios y nuestras propias estanterías (eso por no hablar de Internet), si todo fuera verdadero, estoy seguro de que nos aburriríamos como ostras. Con lo estupendo que es ver salir del cuarto de las toallas a la Dra. Grey y al Dr. Shepherd abrochándose el pantalón y peinándose…

Polémicas aparte, llevo un rato intentando recordar todas las series de médicos que he visto (u oído) a lo largo de mi vida, y he de decir que me ha costado, porque la cosa no acaba en Urgencias u Hospital Central. Las escribo en el orden en el que se me han ido viniendo a la cabeza, no por orden de preferencia, eso para otro día.

  1. Doctor en Alaska
  2. Urgencias
  3. House
  4. Anatomía de Grey
  5. Scrubs
  6. Hospital Central
  7. MIR
  8. Médico de familia
  9. El síndrome de Ulises
  10. Nip/Tuck
  11. Sin cita previa
  12. Chicago Hope
  13. Doggie Howser. Un médico precoz
  14. Bodies
  15. Doctor Mateo
  16. Doctora Quinn
  17. Diagnóstico Asesinato
  18. C.L.A. No somos ángeles
  19. Doctoras de Philadelphia
  20. St. Elsewhere
  21. Doctor Gannon. Centro Médico
  22. Marcus Welby, MD
  23. Hospital General
  24. Saved
  25. Becker
  26. Deja la sangre correr

Si no cuento mal son 26, ya ves si nos da la tele para saber del Vademécum, eso sin contar las que no van de médicos, pero vemos forenses a todas horas, como por ejemplo en CSI. ¿Se me olvida alguna? ¿Alguna preferencia?

Autor: Emilio Márquez, fundador de Networking Activo


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »