Emmy-resaca: lo mejor (y lo peor) de la gala

El domingo, ya sabéis, se entregaron en Los Ángeles los Primetime Emmy, los premios de la Academia Blablablá que reconocen lo mejor de blablablá. Vale, que sí, que no os doy la brasa porque ya sabéis perfectamente qué son los Emmy, y además a estas alturas de la semana ya habréis leído todo lo legible acerca de la gala. Lo que no está tan claro, porque la cobertura audiovisual (al menos en España) no era muy evidente, es que hayáis visto todo lo visible. De aquí que recurramos a esta sesión de Emmy-resaca con la que repasar, en vídeo, lo mejor y quizá también lo peor de la galáctica noche que vivió el Nokia Theatre el domingo. Veremos la sincera emoción de Aaron Paul, la latina espontaneidad de Sofía Vergara, el brillante juego entre Julia Louis-Dreyfus y Amy Poehler, el planchazo a Modern Family, la flexibilidad lingüística de Aziz Ansari… y, lo mejor de todo, ¡sin anuncios!

Empezamos por el principio, por el opening gag. No sé qué me gusta más: la colección de estrellas que desfila por la pantalla en tan poco tiempo, la cara de sorpresa de Zooey Deschanel, el aporreo a la puerta de Connie Britton (¡100% Tami Taylor!), la saaaanta pachorra de Lena Dunham en pelota picada y michelín mediante (¡olé por ella!), el momento Hulk de Kathy Bates…

Seguimos con uno de nuestros niños mimados: Aaron Paul. El actor de Breaking Bad recibía su tercera nominación por el papel de Jesse Pinkman: perdió la primera, ganó la segunda y se abstuvo el año pasado, hueco que aprovechó a la perfección Peter Dinklage. Por alguna extraña razón, Paul no esperaba el premio; su reacción lo dice todo. Y si lo esperaba y está fingiendo, es aún mejor actor de lo que creíamos… Su discurso es demoledor por lo sencillo y lo sincero: “Thank you so much for not killing me off“, les dice a los guionistas, y agradece a sus padres el hecho de empujarle a buscar su trabajo soñado. Su abrazo con Giancarlo Esposito es pura química, aunque es cierto que echo de menos un guiño ya sobre el escenario a su compi Walter. Y, como él mismo dice, “last but not least“, unas palabras a su prometida, a la que agradece “for looking at me the way you do“. ¡Bravo, Aaron!

Turno para Julie Bowen y su obsesión con los cubrepezones. En realidad, lo más grande de su discurso es ese momento previo en el que se oye a ¿adivináis quién? gritar un “¡Vaaamooooooooos!” genial. Incluso en la realidad parece que la madrastra eclipsa a la señora Dunphy…

Uno de los grandes momentos fue el de la entrega del premio a Mejor actriz de comedia. Con él se alzó Julia Louis-Dreyfus por su papel en Veep, de la HBO, de ahí que al empezar la lectura de su papelito (llevaba chuleta) diciendo “Thanks to NBC…” la cosa se pusiera tensa por momentos. Evidentemente, se trataba de una broma entre ella y Amy Poehler (Parks & Recreation), que tuvo a bien levantarse y darle a Louis-Dreyfus el papel correcto. ¿Lo mejor? El final: “Isn’t it a shame that Amy Poehler didn’t win?¡Ole!

Más Parks & Recreation, porque Aziz Ansari juega con los acentos en la presentación de este premio, y sin duda si frase de cierre es magistral: “I feel like people take your acting more seriously when you’re British… It’s brilliant. Fish and chips. Cheers

En el apartado fails, dos menciones. La primera, para Seth MacFarlane, creador de Family Guy, American Dad! y The Cleveland Show, que sufre las consecuencias de no asistir a los ensayos (él mismo lo reconoce) y por tanto no saber dónde están las cosas. El segundo, para Steven Levitan, que agradece en nombre de todo el equipo el premio para Modern Family como Mejor comedia hasta que la organización dice basta. Tranqui, Steven, seguro que el año que viene puedes terminar el discurso donde lo dejaste

El momento friki, sin duda, para esta recreación de cómo sería Breaking Bad si se hubiera emitido años ha, antes de la era del cable:


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »