Emmy 2010: Mejor secundario de comedia

Monopolio: ejercicio exclusivo de una actividad, con el dominio o influencia consiguientes. No es tanto como eso, pero casi. Los cracks de Modern Family semimonopolizan la candidatura al Emmy de secundario de comedia: Eric Stonestreet como Cameron, Jesse Tyler Ferguson como Mitchell y Ty Burrell como Phil son duros rivales para cualquiera, y le dan a la serie de ABC un 50% de opciones de llevarse el gato al agua. Pero ojo, porque enfrente están tres monstruos más. Está Jon Cryer, que vale por two and a half men (si no hago el gag, me da algo); está el eterno Neil Patrick Harris, alma mater de HIMYM; y está una revelación de tamaño de Chris Colfer. Categoría uber-reñida, Jurado TS. Hagan juego…

Jesse Tyler Ferguson (Modern Family), por Salvador Patricio
Compartir el noventa por ciento de las escenas con un monstruo como Eric Stonestreet y que no te coma tiene mérito. Sólo eso ya merece la nominación. Conseguir transmitir esa inseguridad que demuestra el Mitchell de Modern Family con respecto a tantas cosas demuestra que estamos ante un actorazo como la copa de un pino. Jesse Tyler Ferguson consigue ambas cosas, y con solvencia. El cincuenta por ciento de la mejor nueva pareja de la temporada bien se merece un Emmy.

Eric Stonestreet (Modern Family), por Salvador Patricio
El personaje revelación de la serie revelación de la temporada. Cada segundo de Eric Stonestreet en pantalla es para guardar en el recuerdo. Desde la presentación de su pequeña hija en el episodio piloto hasta la pelea en la gasolinera vestido del payaso Fizbo en el episodio del mismo título (episodio por el que ganará el premio, no lo dudéis), cada aparición de Stonestreet llena la pantalla. Una interpretación sublime que debería estudiar todo aquel que quiera ser un buen cómico. O, simplemente, un buen actor.

Ty Burrell (Modern Family), por María Lage
En Modern Family casi todos los personajes son sublimes, pero uno de los que destaca es Phil, un padre que intenta ser moderno (él se define como a cool dad), un marido detallista y un yerno sensacional. Phil es infantil, quizás inmaduro, a veces resulta absurdo o incluso ridículo pero casi siempre es también entrañable. Y sobre todo es tan divertido, y nos ha regalado momentos tan hilarantes que Ty Burrell se ha convertido en un pilar fundamental de Modern Family y porqué no, de la comedia actual.

Jon Cryer (Two and a Half Men), por Carolina de Urioste
Jon Cryer es sencillamente un genio de la comedia. No puede decirse otra cosa sobre alguien que consigue, en cada plano, hacernos reír, aunque su personaje este sufriendo la más grande de las tragedias. Y es que a Alan nada parece salirle bien, jamás. Cuando se nos muestra la personificación del fracaso con semejantes gestos, con esa exageración adrede que nos hace encariñarnos tanto con un personaje que podría ser tan irritante. Hace una dupla genial con Charlie Sheen en pantalla, y consigue que nos riamos cariñosamente de el en cada escena en que aparece. En una palabra: genio.

Neil Patrick Harris (How I Met Your Mother), por David Martínez
Cada temporada decimos lo mismo: esta vez sí. Y así lleva tres años seguidos, marchándose a casa de vacío. Si el universo fuera justo, Neil Patrick Harris habría conquistado la estatuilla en cualquiera de sus cuatro años luciendo traje como Barney Stinson. Pero como el universo es más amigo del azar, en el año menos bueno de Neil Patrick Harris parece que todo está en orden para la gloria. Y es que, a pesar de la discreta quinta temporada de How I Met Your Mother, Barney sigue siendo el personaje más original, descarado y bien parido de la banda. Además, no está Jeremy Piven, Jon Cryer se lo llevó el año pasado y los chicos de Glee y Modern Family están menos rodados. Yo creo que sí. Este año sí…

Chris Colfer (Glee), por Dani Rodríguez
Glee es una serie multipersonaje, y los hay para todos los gustos. Pero si alguien brilla con luz propia es Kurt. El señor Chris Colfer ha enviado a los Emmy , capítulo que por desgracia aún no he visto; supongo que es una sabia elección y que mejora su performance en , donde se come la pantalla, el reproductor de DVD y varios mandos a distancia cuando entona Defying Gravity. Y cuando decide fallar la nota con toda la intención del mundo. Ese solo, esa emoción que trasmite… bien vale un Emmy.

¡Y no nos dejamos a nadie!


Categorías: Series Etiquetas: ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »