Emmy 2010: Mejor actor de comedia

Regresa el Jurado TS al ruedo y lo hace por la puerta grande. Con cinco monstruos del reír que lucharán por alzarse con el triunfo en la categoría de Mejor actor de comedia de los Emmy. El Jack Donaghy de Alec Baldwin en 30 Rock es el gran rival a batir, no en vano lleva dos premios consecutivos; pero, ay amigo, este año tienes nuevos obstáculos en el camino. Larry David vuelve a optar al título, mientras que Matthew Morrison abandera el vendaval Glee. Y luego los sospechosos habituales: Jim Parsons, Steve Carrell, Tony Shalhoub… Preparen sus alegatos, señores del Jurado TS. O mejor dicho, ¡afilen sus cuchillos!

Jim Parsons (The Big Bang Theory), por Isabel Hernández
El talento de Parsons se concreta en su capacidad de triunfar con un personaje que se caracteriza, precisamente, por su inexpresividad. Sheldon Cooper, alguien nerd, antisocial y que convierte cada intervención suya en un auténtico trabalenguas no es nada fácil de interpretar, y posee pocas papeletas para llegar a hacerse popular. Pero Parsons ha sido capaz de hacer de Cooper el símbolo incuestionable de la serie. Combinando sus peroratas científicas con sus inimitables Bazinga!, hemos terminado cogiendo cariño a esa mezcla de genio y niño inmaduro y consentido llamado Sheldon. Por eso, y por su capacidad tanto para la comedia física como por su increíble dicción el señor Parsons se merece un reconocimiento.

Matthew Morrison (Glee), por María Lage
Will Schuester es el profesor que a la mayoría nos hubiera gustado tener, un tipo que no se conforma con impartir sus clases, si no que se deja la piel en ayudar a sus alumnos y desea que estos aprendan lecciones más importantes que las que entran en el temario de sus clases de español, si bien a veces es Will quien aprende de los chicos. Mathew Morrison resulta enormemente convincente en ese papel, nos hace emocionarnos en muchas ocasiones, enfadarnos otras tantas, asombrarnos con sus parejas sentimentales y reírnos con cada conversación que mantiene con Sue. Y además canta…

Tony Shalhoub (Monk), por Íñigo Cobo
Su impronunciable apellido lleva figurando la barbaridad de ocho años consecutivos en esta categoría, y tras llevárselo en sólo tres ocasiones, este va a ser el último en que lo veamos, al menos por su magnífico rol de Adrian Monk. Hablar de su gran talento y de que este obsesivo detective hace tiempo que formó a entrar parte de la historia televisiva no lo vemos necesario, así que lo dejaremos en que Tony Shalhoub es Monk. Toca los postes a su paso y no pisa las rayas de las baldosas. Sólo Carrel, genio que también mira hacia la puerta de su oficina, podría ser capaz de batirle en su gran despedida.

Steve Carrell (The Office), por Javier Riestra
Con Steve Carell hay las mismas sensaciones que con The Office. El premio es más que merecido, aparte de llevar nominado muchos años y no haber ganado nunca. Su posible salida dentro de un año hace que gane enteros para la siguiente edición. No veo porque deberían de darle el premio a ninguno de sus rivales, sobre todo a Baldwin, pero en el caso de Parsons y Morrison corren con la ventaja de pertenecer a series jóvenes, frescas y mucho más fáciles que The Office. Por último añadir que la amenaza que lanzó Carell al decir que permanecería en la serie si ganaba el Emmy se esfumó en el momento en el que se supo el episodio que envío para su candidatura (The Cover Up), uno de los más flojos de la temporada.

Alec Baldwin (30 Rock), por Salvador Patricio
Dos Emmys, tres Globos de Oro, cuatro premios del Sindicato de Actores. Todo en cuatro temporadas. ¿Demasiados premios? No. Demasiados pocos. La parte masculina de la mejor pareja cómica del momento destila encanto por todos sus poros. Ningún empresario republicano nos había enamorado nunca tanto. Y pocos actores mejoran tanto año tras año. Baldwin es como el buen vino, un extraño caso en el que un actor empieza en la comedia a los 40 años y parece que lleve toda la vida en ella. Un nuevo premio consolidaría a uno de los grandes de la televisión actual.

Larry David, te hemos dejado en la cuneta. Nuestras disculpas…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »