Emmy 2010: Los razzies también cuentan

Emmy 2010: Los razzies también cuentan

Los blogs de series tenemos cierta tendencia a la alabanza: podemos poner a parir una serie de manera puntual, pero en general no damos cobertura a las series malas. Ahorramos exabruptos y preferimos centrarnos en lo bueno, ¡con lo divertido que es rajar! De ahí que nos haya parecido más que interesante la iniciativa del blog Hablando de Series, que propone trasladar el espíritu de los cinematográficos Razzies al mundo de las series. ¿Cuál es la peor del año? ¿Qué actores nos provocan vergüenza ajena? ¿Qué pareja es insoportable? Veamos

Una serie mala: FlashForward. No basta con justificar su fracaso apoyándose en la gran expectación que levantó, la presión que tenía, o similares. FF tenía un punto de partida interesante… y poco más. Ni diálogos, ni tramas secundarias, ni actores, ni nada de nada.

El gatillazo: Lost. La sexta temporada no ha estado a la altura de las expectativas. Sí, nos emocionó. Sí, es la serie con mayúsculas. Sí, la amamos con locura. Pero sí, también, la última temporada perdió un tiempo precioso dando vueltas sobre temas irrelevantes en lugar de atacar otros más necesarios y que, no nos engañemos, todos esperábamos con ansia. Ergo, gatillazo.

Un actor terrible: Joseph Fiennes (FlashForward). Inevitable sacar a este hombre a pasear en esta categoría, donde posiblemente su principal rival sea su compañero de reparto John Cho. Fiennes no es malo en sí, pero FlashForward le sienta como una patada en el culo.

Una actriz pereza: Zuleikha Robinson (Lost). Era aparecer ella en pantalla y querer caer víctima del Humo Negro. Estaba lastrada por la poca chicha de su personaje, pero tampoco podemos decir que Zuleikha le diera mucha vida a Ilana. Lo mejor: su final.

Una season finale que te ha dejado igual: How I met your mother. Fue, cuanto menos, descafeinada. La trama de los dobles no era mítica, la trama del bebé era muy rara, el momento Robin-Ted gratuito… Bastante menos de lo que se merece una gran serie como HIMYM.

Un personaje cansino: Tyler Evans (V). No es fácil ser adolescente. Y mucho menos, imagino, si te enamoras de una lagarta. Pero Tyler cumple con la mayoría de estereotipos asociados a esta época de la vida: rebelde, soñador, inmaduro, odioso… y cansino. Eso sí, le debemos los mejores planos de Laura Vandervoort. Gracias, Ty.

Un personaje odioso: Terri (Glee). Gloria infinita a Ryan Murphy, Brad Falchuk y Ian Brennan por la creación de este personaje, porque es odioso a más no poder. Bueno, y a Jessalyn Gilsig por darle vida, claro. Cada vez que salía en pantalla era para tirarse de los pelos, con esa trama del falso embarazo y su afán de posesión y su… ¡aaaarg!

Un piloto basura: Spartacus. Y corro a explicar que posiblemente sea el mejor estreno del año pasado, pero su piloto es largo e indigno. Decorados de cartón piedra, escenas forzadas y un aire místico infantiloide que luego la serie se pasa por donde acaba la espalda. Definición de serie que va de menos a más. A mucho más.

Un villano vergonzoso: Dogen (Lost). Ni siquiera es villano, pero he visto el adjetivo vergonzoso y no me he resistido…

Ese beso innecesario: Zoe y Philo (Caprica). Nunca acabé de entender la relación entre Zoe y Philo. Eso de mezlar humanos y robots… como que no.

Esa forzada tensión sexual: Casi todas las parejas de Glee. Empezando por Rachel y Finn, casi todas las tramas amorosas han sido de lo más forzado. No puedes liar a todos con todos ya en la primera temporada…

¿Nos contáis vuestros nominados?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »