El año que Homeland se reencontró

homeland-4x10

La cuarta de Homeland llegó en un momento en el que la mayoría de la gente odiaba la serie. No hablo de que dejara de estar de moda, ni que perdiera audiencia, es que la tercera temporada había sido la causa de una ola de desprecio, odio y desdén de muchos de los que la alzaron al olimpo de las series. De los (pocos) fieles que quedábamos en la serie, había un porcentaje importante de los que simplemente esperaban verla morir en su cuarta temporada. Yo, al menos, creía que el final de la tercera temporada era una catarsis necesaria para que la serie avanzara de una situación en la que se había estancado. Por eso escribí un post muy optimista sobre por qué habría que ver la serie, y creo que la realidad ha sido mucho mejor de lo que esperaba.

¿Qué clase de temporada hemos tenido?

Homeland es un thriller de espías que genera varias expectativas: crear una historia emocionante, llena de giros sorprendentes en la que la complejidad moral y la indefinición de los personajes nos llevarán a estar enganchados y a comprender, hasta cierto punto, los sacrificios morales y los conflictos éticos de ese mundillo. Incluso la premisa original de Brody podría ser todo un ejemplo de cómo la manipulación de personas implicadas con causas que pueden ser nobles les llevan a hacer cosas horribles, un tema que llegaría a su cima con el final de la tercera temporada. ¿Es algo que se ha conseguido esta temporada?

La cuarta entrega ha tenido una emoción in crescendo desde el minuto dos, prácticamente. Aunque es cierto que el arranque con el episodio doble fue un poco más lento de lo que a muchos les hubiera gustado, lo cierto es que en ese momento se sentó una pequeña intriga acerca de la muerte de Sandy que, en realidad, no acababa de enganchar pero era lo bastante interesante para dar carrete a la temporada. A partir de ahí, la locura: Saul secuestrado, Saul a la fuga, Saul canjeado, el asalto a la embajada y Quinn reclamando venganza. Cada episodio acababa con un cliffhanger más potente sin caer en locuras o imposibles. Así, hasta el último episodio.

Los giros han estado a la altura de la tradición Homeland. Algunos (pocos) realmente sorprendentes, pero la velocidad a la que se sueceden es terrible. No solo alguna pequeña trampa como la aparición de Brody, sino ir resolviendo a golpe de capítulo la muerte de Aayan y el secuestro de Saul, su fuga infructuosa, el descubrimiento del topo de la embajada y el asalto. Solo cada una de estas partes daría lugar a dos o tres capítulos en una ficción al uso, mientras que Homeland los ha despachado rápido y sin dar una sensación ni de inventarse cosas, ni de quedarse sin ideas.

El espíritu de Homeland

Como hemos hablado varias veces, la idea de Homeland radicaba en el espionaje y Brody era un personaje que duraría unos 6 ó 7 episodios. Luego, el enorme resultado de Damian Lewis y su química con Claire Danes hicieron que la serie cambiara de concepto y se basara en las consecuencias que tiene en las personas el mundo del espionaje y del terrorismo. Ya he dicho que para mí, Brody, tras la segunda temporada estaba más que amortizado, pero el caso es que había que hacer algo con él… aunque la falta de ideas (ahí si) pasó factura a la historia dedicando capítulos a la nada.

Así pues, la desaparición de Brody permitió volver a la idea original y eso se ha apreciado mucho en esta temporada. En las tres temporadas anteriores los traumas del espionaje y el terrorismo se limitaban (que no es poco) a Carrie y su enfermedad, Brody y su vida familiar y la relación (imposible) entre ambos. Sin embargo, en esta temporada hemos vivido el síndrome del quemado con Quinn, la adicción al puesto de Saul y cómo Carrie ha pasado de ser una persona dispuesta a todo por conseguir su misión a entender que no todo vale. Casi que podríamos decir que la imagen en el último episodio de Tasneem en la tele podría haber sido, la pasada temporada, la de Carrie. Realmente, creo que este enfoque es mucho más próximo e interesante que el que hemos tenido hasta ahora. Nos encontramos ya no tanto en que para detener al terrorismo hay que hacer cosas terribles, sino a que quizá no valga la pena todo para detener al terrorismo. Tampoco es válido aprovechar las situaciones provocadas por el terror para sacar tajada a costa de cualquier cosa. La imagen de Carrie en la última escena de la temporada no es una anécdota, es un giro en el planteamiento por el que nos ha llevado Homeland durante (ya) cuatro años y que puede ser realmente interesante.

Se trata, por lo tanto, de que los buenos o los malos no lo son por el sitio donde se sientan (este año lo hemos podido apreciar bien con Khan) sino por lo que hacen y los motivos para lo que lo hacen. Podría parecer que esta filosofía no aporta gran cosa a lo que ha sido la fórmula Homeland, sin embargo, es precisamente lo que la hizo realmente interesante y que hemos olvidado tras tres años de giros: tardamos ocho capítulos de la primera temporada para saber si de verdad Brody era un terrorista o no. Cuando habían pasado esos ocho capítulos el dilema real es si Brody era mejor o peor que el vicepresidente contra el que iba a atentar y que ordenaba matar niños. Precisamente, no saber quién está de que lado y, lo que es más interesante, qué lado es mejor (o menos malo) es donde esta serie puede ofrecer más que 24 (una comparación que se ha hecho mucho este año hasta, precisamente, este último episodio).

Y ahora qué…

Homeland ha dado un paso adelante para ser algo más interesante. Ha superado primero el romance de Brody con Carrie, que la ensalzó, y luego una crisis de público que casi acaba con ella. Las opciones era reeditar una fórmula, lo que inevitablemente agotaría un formato basado en la sorpresa y el giro argumental o dar un salto al vacio. Por otro lado, hacer un salto no siempre es fácil ni consigue el resultado esperado. Matar a Brody casi acaba con la serie y plantear un cambio en la orientación suele llevarnos a saltar el tiburón, por ello creo que la opción no solo ha sido valiente, sino muy exitosa. Ha logrado cambiar esta orientación a algo más personal aprovechando una trama que ha explotado lo mejor de su esencia thriller para cambiar la perspectiva de los personajes (y sus posiciones en el tablero).

Así pues, ahora lo lógico es centrarnos no solo en quién es quién, sino en los matices de por qué toma esas decisiones. Es decir, lo de Haqqani ha sido horrible, pero realmente, por ejemplo, Saul puede decir que, aprovechando esa situación, puede golpear al terrorismo más que si el director de la CIA fuera otro Lockhart. Estos matices hacen que el juego de alianzas, traiciones y motivaciones sea mucho más grande de lo esperado.

Además, tenemos un Quinn que realmente se ha convertido en un personaje muy valioso, no solo por lo bien que dispara, sino porque es el que ha vivido de manera más directa y constante el conflicto de hacer un trabajo con la más básica moral humana (y quizá por ello sea el que más ha gustado los últimos años). Pero si hay algo que realmente necesitaba Homeland es que Carrie sea un personaje menos antipático, cabrón y desagradable de lo que ha sido hasta ahora. Mientras hubo Brody, él fue el anclaje humano (para bien o para mal) de la serie. Luego Quinn cogió el relevo, pero realmente, empatizar con Carrie (la antigua) es muy complicado, algo que ha llegado a su cima con el “pseudo ahogamiento” de Frannie.

En resumen, no solo es que esta temporada de Homeland me haya gustado y mucho, sino que me ha gustado su último capítulo que, aunque atípico para la serie, aporta un enfoque más interesante para la próxima temporada. Estoy realmente encantado de haber disfrutado de esta serie este año y de haberlo hecho con vosotros.


Categorías: Homeland Opinión Etiquetas:

8 comentarios

  1. marcoupsilon

    HOMELAND SE SUPERO
    ESTA TEMPORADA FUE LA MEJOR DE TODAS
    Pero debo decir que el capitulo final
    hasta el de la 3era temporada fue mucho mejor.

    Aun así, que gran temporada, y esperando la 5ta temporada,
    las piezas y el tablero están listos.

    Te hago una propuesta Sergio,

  2. lucas3

    Muy buen artículo. A mi también me gustó mucho esta temporada y tambien el último capítulo, eso si, si se lo analiza individualmente, porque como continuación del 11 fue muy anticlimatico. Pero igualmente fue un gran capítulo.

  3. Frans

    Básicamente estoy muy de acuerdo con tu análisis. Siendo sincero, fui de las personas que disfrutó de la tercera temporada; obviamente hubo un bajón con respecto a las dos primeras, pero no fue tan horrible como ciertas personas afirmaron. Con la muerte de Brody en “The Star” mi sensación era “¿y para qué una cuarta temporada? Hubiera sido un perfecto final de serie” y de hecho comencé a ver la cuarta temporada con mucho miedo. Los primeros episodios de la actual temporada estuvieron normales, no fueron buenos ni tampoco malos, pero alrededor del episodio 5 o 6 la serie no paró. Excelentes giros en los guiones, excelentes actuaciones, excelente la intriga. La final de la cuarta temporada no me pareció horrible (en IMDb actualmente tiene una puntuación de 5,1; sinceramente, no entiendo cómo), fue la más pausada de todas las finales de temporada, aunque quedé con la misma sensación que la temporada anterior: ¿ahora qué? Lo visto hasta la fecha me confirma que Homeland se transformará definitivamente en 24, en donde cada temporada comenzará a tener una trama totalmente diferente a la anterior. No es que me disguste, solamente me gustaría ver una trama más a largo plazo. En general fue una buena temporada, fue una grata sorpresa ver esta Homeland reformulada y por supuesto volveré a ver la quinta temporada el próximo año.

  4. ‘El año en que homeland se reencontró’ será para ti. La temporada ha tenido momentazos, pero vamos.. ya veo como os la gastais si os gustó el último capítulo.. un capítulo pésimo y horrible.

    Yo nunca he tenido nada con Clare Danes, pero este año su personaje me ha acabado aburriendo y he acabado harto de él. Por el contrario, la temporada ha estado genialmente sostenida por Quinn (Rupert Friend), Haqqani, Saul, el sobrino y hasta secundarios como Farah.

    Pero que Homeland se reencontró? Sí y no. Han salvaguardado una temporada que podría haber sido debacle, pero eso no indica que se haya reencontrado consigo misma porque yo creo que la esencia esa no la podrán encontrar. Podrá reinventarse, pero no reencontrarse.

  5. […] Homeland (Showtime): por reencontrarse con los elementos que la alzaron a tops como éste en sus dos primeras temporadas, por Quinn, porque pocas series tienen tantos y tan buenos giros de […]

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »