El 3×1 de AMC: Zombis, políticos y traficantes

El 3x1 de AMC: Zombis, traficantes y políticos

1) Triple ración de mininoticias que, oh casualidad, se agrupan todas ellas bajo el paraguas de la AMC. Empezamos con los zombis, es decir, con The Walking Dead, y en concreto con lo que los amigos de Entertainment Weekly prácticamente denomina como MVP de la temporada: el zombi del pozo. Realmente la serie ha elevado durante la segunda temporada casi a la categoría de constante el hecho de colocar en cada episodio una escena especialmente desagradable, y aunque es opinable creo que muchos de nosotros tenemos grabado a fuego en la retina el asqueroso walker del pozo… ¿o no? Greg Nicotero cuenta cómo surgió más o menos la idea: antes de empezar a planificar la segunda temporada los guionistas fueron de visita a la sede de KNB, la compañía de efectos especiales que trabaja en la serie. Allí, viendo trabajos pasados y presentes, encontraron la inspiración. Nicotero recibía una llamada dos horas después de salir de KNB: “Queremos meter a un zombi en un pozo, con dos metros de agua, y que la haya ido absorbiendo, que esté completamente hinchado y descolorido.” La experiencia le decía a Nicotero precisamente eso, que un cadáver en contacto con el agua debería tener un aspecto completamente inflamado. Construyeron un traje fundamentalmente hecho de silicona… ¡de 30 kilos de peso! Un lujo para interpretar metido en él, oiga… El actor seleccionado para el papel cayó enfermo, así que finalmente fue a Brian Hillard, trabajador de KNB, a quien le cayó el marrón. Y digo marrón porque parece ser que calzarse un traje así en pleno verano en Atlanta no es la mejor de las ideas

2) Del calor de los muertos andantes nos vamos a Seattle, esa ciudad que, al menos mientras vemos The Killing, es una oda a la lluvia. En ella pensaba gobernar Darren Richmond, el alcaldable interpretado por Billy Campbell cuyo futuro, tras la finale de la primera temporada, quedó pendiendo de un hilo. Bien, pues como era de esperar Richmond estará en la segunda temporada… lo cual no quiere decir nada porque puede ser en forma de flashbacks o similares, pero al menos sabemos que el actor está rodando escenas en Vancouver. Campbell habla, en declaraciones a MovieWeb, de “una temporada intensa”, de unos “guiones fabulosos”, y de la resolución, al fin, “del misterio de quién mató a Rosie”. Será en la segunda temporada cuando lo sepamos, al tiempo que descubrimos un caso nuevo.

3) Y cerramos el paseo por AMC con la niña de sus ojos… o al menos de los nuestros. Breaking Bad, sí. Vince Gilligan, maestro cocinero, habla en EW de la famosa escena de Gus: “Gus tenía un talón de Aquiles, que era su deseo de venganza por la muerte de Max, alguien muy importante para él. En la serie no solemos explicar todas las cosas con total claridad, nos gusta dejar misterios flotando y que la gente construya el pasado a su gusto, pero mi opinión personal es que Gus y Max compartían algo más que amistad. Posiblemente eran amantes. Y eso explicaría su deseo de venganza.” Vaya, ¿no os parece una manera de narrar muy del estilo de George RR Martin? Los que hayáis leído los libros, sobre todo, lo entenderéis… porque en la serie no había mucha opción a la duda. Sigamos: “Un día me vino a la cabeza la imagen de la explosión, de la bomba. Y me imaginé a Gus, así de lado, y luego la cámara yendo a buscarlo de frente… vi la escena”. Y el encargado de hacerla realidad, ¿os suena?, fue Greg Nicotero. “Nos llevó medio día conseguirlo”, sigue Gilligan, “lo cual es mucho para nuestro horario habitual. El equipo de efectos especiales voló la puerta con pequeños morteros de aire que disparan nitrógeno comprimido, nitrógeno puro con toneladas de presión. Y lo hicieron genial, porque lo logramos en una sola toma. Luego empezamos con la segunda mitad de la escena, que es Giancarlo saliendo de la puerta. Y esta vez no fue tan fácil: repetimos la toma 19 veces. Yo me estaba volviendo loco… Él lo hacía genial, una vez tras otra, pero yo quería la toma perfecta. Así que iba repitiendo ¡Corten! ¡Repetimos! Me querían matar, sobre todo porque de las 19 grabaciones, seguramente 10 u 11 eran válidas. Pero en aquel momento me volví un poco Kubrick…”


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »