Downton Abbey: La verdadera historia

downton-abbey-hotel

Hola, amigos. Mientras el verano se abre paso poco a poco, os traigo aquí un post con un título digno de película de Antena 3 en domingo. No sé si he sido la única, pero tras tres temporadas disfrutando de esta maravillosa serie, me entraron muchísimas ganas de descubrir más cosas sobre el lugar en el que se hace la magia: esa preciosa mansión que todos hemos aprendido a reconocer. Lo primero de todo, no se llama Downton (llantos), sino Highclere Castle; y lo segundo, llevo tanto tiempo sin hablar de Downton (malditos calendarios de series británicas), que me apetecía recordaros que existe y que ya queda menos para la cuarta temporada…

Pues como decía en la entradilla, la vivienda de los ficticios condes de Grantham se construyó sobre los restos de un antiguo palacio medieval, pero no adquiriría el aspecto con el que la conocemos hasta el siglo XIX, en estilo Alto Isabelino. ¿El responsable? El tercer conde de Carvarnon, familia que lleva ocupando la casa desde que Jorge III diera el título nobiliario al primero de los condes. La casa, por sus impresionantes estancias y jardines, ha servido de escenario para varias películas (Las cuatro plumas, Eyes Wide Shut) e incluso videoclips.

Quizás los miembros de la familia Carnarvon que más nos interesen sean los que ocupaban la casa a principios del siglo XX, cuando arranca Downton Abbey. ¿Y quiénes eran los verdaderos Robert y Cora? George y Almina Herbert, quintos condes de Highclere.

Él, tras una vida de riquezas y educado en Eton y Cambridge (qué british suena todo),    se dedicó en su madurez a uno de sus mayores hobbies: la egiptología. De hecho, ha pasado a la historia por ser el patrocinador del mayor (o al menos, más conocido) descubrimiento en este campo: fue su dinero el que permitió a Robert Carter descubrir la tumba de Tutankamón en 1922. Es más, gracias a él se extendió la famosa “maldición” que se suponía afectaría a todos los que osaran penetrar en la tumba del faraón. El conde moriría menos de un año después del descubrimiento en El Cairo, y aunque se sospecha que la culpable fue la erisipela, la idea de la maldición es mucho más interesante.

Almina Herbert, hija ilegítima de un banquero millonario, se casó con George en 1895, convirtiéndose en condesa. Leyendo su historia me queda claro que se inspiraron en su vida para ciertas tramas de la serie: fue su estímulo el que convirtió la casa en un hospital para soldados en la Primera Guerra Mundial, justo como vimos a Cora en la segunda temporada. Después de enviudar, se casó de nuevo, sufriendo un gran escándalo cuando la ex mujer de su nuevo marido pretendió chantajearla. El asunto se tapó por la actuación de los abogados, pero fue algo importante en la época.

¿Qué os parece? ¿Os gusta alguna de estas tramas para la siguiente temporada? Porque hay alguna que son muy Downton… Robert yéndose a Egipto (Mira, una manera de que no salga un personaje sin matarlo…Bueno, que me voy del tema), chantajes, maldiciones… No sabremos nada hasta la nueva temporada, pero qué bonito es teorizar…


Categorías: Sin categoría

3 comentarios

  1. luis.ignacio777

    Jajaja lo último que les falta en Dowton es una maldición egipcia.
    Que buena es esta serie. Aunque la seguimos poquitos, somos fieles.
    Y por último, son muy buenas tus reviews de la serie. Da gusto leerlas.

  2. sofi

    Que interesante todo esto que nos cuentas, espero que sigas trayendo más novedades.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »