Downton Abbey: ¿Dónde nos habíamos quedado?

Downton

Casi un año. Ese es el tiempo que llevamos sin pisar los pasillos de Downton, desde aquel especial de Navidad que nos sacó una sonrisa y alguna que otra lagrimilla. El próximo día 16 de Septiembre, volveremos a encontrarnos con los Crawley y su equipo de sirvientes. ¿Quieres refrescarte la memoria para el reencuentro? Venga, que te dejo un trailer de la tercera temporada de regalo…

Por si algún desalmado lo había olvidado… Downton Abbey estará semanalmente presente en este blog gracias al buen hacer de las reviews de Raquel Blanco, ¡aplauso!

Empiezan los años 20. Han pasado 8 desde que la serie comenzó, con el improbable hundimiento del Titanic, y las consecuencias que ello tuvo para la familia Crawley.

La segunda temporada nos llevó al horror de la Primera Guerra Mundial. Matthew, Thomas y William lucharon en ella, con mayor o menos suerte. Thomas, que había visto Largo Domingo de Noviazgo, consiguió que le hirieran en la mano y así dejar el frente. Cuando vuelve de la guerra, lo hace con aires de grandeza, porque por fin ha dejado de ser un lacayo, pero unos cuantos negocios turbios le hacen volver al único lugar que aún tiene algo que ofrecerle: Downton.

downton

Matthew, tras una buena carrera militar, es herido en Francia. Y aunque pasa un tiempo sin poder hacer uso de sus piernas, al final consigue volver a caminar. El pobre William no corre tanta suerte: tras inhalar sustancias tóxicas, vuelve a Downton para morir. Su último deseo antes de dejar este mundo se ve cumplido, casarse con Daisy, la chica de que lleva años enamorado. Pero ay, sus sentimientos hacia él no son tan fuertes como cabría esperar. Después de varias idas y venidas, y sentimientos de culpa y regañinas de Mrs Patmore, accede al matrimonio, para ver al pobre William feliz antes de morir. Y, aunque al principio se muestra reticente, conserva la relación con el padre de William, que se había quedado solo tras la muerte de su hijo.

Si en el frente las cosas se pusieron emocionantes, no nos podemos olvidar de lo que ocurría en la casa, reconvertida en hospital para oficiales. Y mientras que hay miembros de la familia Crawley que abrazan y están deseando colaborar (Cora, Isobel, Edith, y sobretodo Sybil), otros, como Lord Grantham, ven la vida avanzar ante de sus ojos y no saben cómo subirse al tren. Quizás eso fue lo que le llevó al breve affaire con una de las nuevas criadas, Jane, que dejó la casa tras aquel beso con Robert.

Ethel, otra de las criadas nuevas (que vino a “sustituir” a Gwen cuando se fue a ligar con Jon Snow a hacerse secretaria), tendrá que apañárselas sola después de rechazar el ofrecimiento de los abuelos paternos de su hijo: hacerse cargo del niño a cambio de no volverlo a ver. Veremos cómo le va.

Downton

Y vamos ahora al terreno amoroso. Tenemos por un lado a la bella Lady Sybil y al rebelde de Branson. Después de un tiempo en el que las intenciones del chófer estaban más que claras, Sybil comprendió que su deseo era casarse con él, a pesar de tener que dar la espalda a su familia. Después de un intento de fuga algo torpe, se casan en Irlanda. Lord Grantham, que se siente ultrajado y traicionado, poco a poco va cediendo ante las palabras de su esposa, y accede a no desheredar a su hija pequeña, y a retomar la relación con ellos. Recordemos que Branson estaba metiendo la cabeza (más) en política, y que nos dan la noticia de que Sybill está embarazada.

Edith, la más olvidada de las hermanas Crawley, parecía haber encontrado su lugar en el hospital. Después de un escarceo con un granjero (?), parece que vuelve a su vida Sir Anthony Strallan, aquel hombre un poco mayor que parecía interesado en ella, y que Mary y la guerra se encargaron de alejar.

Mr. Bates y Anna no ganan para disgustos. Cuando parecía que su relación por fin iba a seguir sin problemas, llegó la señora de Bates para liarlo todo. Y si era un impedimento cuando estaba viva, al aparecer muerta en extrañas circunstancias, todos sabíamos que nada bueno iba a pasar. Y más cuando Mr. Bates parecía el principal sospechoso. Después de una boda (y una noche de bodas) de lo más express, asistimos a un juicio en el que se libró de la horca, pero no pudo salvarse de la cárcel. Parece que aún pasará un tiempo antes de que estos dos vuelvan a estar juntos. Qué triste todo.

Y llegamos a Mary y Matthew. Matthew y Mary. Qué bonito parecía todo antes de empezar la guerra, cuando él se había declarado. Pero Mary se lo pensó demasiado, y Matthew se fue a Francia, y conoció a la pusilánime de Lavinia. Pero, a ojos de todos, era más que obvio que estos dos se querían. A pesar de todo, Mary se compromete con el periodista sir Jorah Richard Carlisle, que conoce su secreto (aquel escarceo con el turco Mr.Pamuk, que acabó muerto en su cama), y que no tarda en demostrar que es bastante idiota.

Y así los tenemos, a ambos comprometidos, pero de pronto de ponen a bailar, y se olvidan de todo, y se dan cuenta de que se aman. Y cuando parecía que las cosas iban por buen camino, llegó la gripe española, que rozó a Cora y a Carson, y se nos llevó a Lavinia. Que la pobre era un poco patisosa, pero también era buena hasta decir basta. Y Matthew se siente tan culpable, que parece que no va a volver a hablar con Mary en la vida. Suerte que estaba allí su mami Isobel, que le dice que no debe torturarse de por vida por la muerte de Lavinia. Así que, tras deshacerse del odioso de sir Richard y en plena fiesta de Navidad, Matthew se declara Mary. De rodillas y todo.

Downton

Y así nos quedamos, en el momento en que Downton celebraba las Navidades del año 1919. Para la siguiente temporada, os ofrezco bodas, bautizos, política y amoríos. Os ofrezco un paseo por los moviditos años ‘20, y la visita de nuevos personajes. Os ofrezco, una vez más, a Downton Abbey. ¿Os venís conmigo?

Aquí el trailer:

Y aquí un bonus track:


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »