Desátame, Michael…

Desátame, Michael...

No entiendo el fenómeno fan, me supera. Y cada día me reafirmo más en esa postura. Ayer, sin ir más lejos, viendo el telediario de Antena 3 ofrecieron unas imágenes de un grupo llamado Tokio Hotel, que vuelve locos a los adolescentes. Salieron a firmar autógrafos a la puerta del hotel, valga la redundancia, donde había miles de personas y en menos de media hora la ambulancia tuvo que recoger a cinco o seis chicas con ataques de histeria, de locura o de frustración, según se mire. Las afortunadas habían conseguido ver al cantante de cerca y se llevaban a casa un garabato que pretendía ser una firma y que probablemente ya está enmarcado en el rincón más sagrado de su habitación. Disculpen mi falta de empatía, pero no lo entiendo. Como tampoco entiendo que una joven (la de la imagen) se presente esposada delante de Wentworth Miller para que le firme un autógrafo. “Desátame, Michael” intuimos que le diría al pobre de Wentworth, que aguantó estoicamente todas las locuras de sus alocados perseguidores. La mayoría se pasó horas y horas en una interminable cola para acercarse cinco segundos a Michael Scofield, darle la mano o un beso, hacerse una foto y marcharse a casa venerando la parte de su cuerpo que había tocado su ídolo. A continuación os dejo un vídeo que resume las horas que se pasó el señor Miller atendiendo a sus fans. Se hace de noche…

Fantástico Wentworth Miller, que no dejó de sonreir en su larga jornada de trabajo. Si algún día me entero que Michael Emerson o Michael C. Hall están firmando autógrafos en Barcelona, lo último que haré será ponerme a gritar de forma compulsiva al verlos, a llorar o a tratarlos como si fueran extraterrestres. Muchas de las fans se pasaran horas esperando su momento y luego se quedaron cortadas, en blanco. ¿Alguien me puede explicar este extraño fenómeno?


Categorías: Prison Break Series Vídeos Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »