Dead Set: Calmando el hambre de zombis

Dead Set: Calmando el hambre de zombis

El vaso puede siempre verse medio lleno o medio vacío. Ejemplo: los parones. Puedes vaciarlo si lloras y pataleas porque tus series te han abandonado; o puedes llenarlo si en lugar de eso tiras de archivo y te pones manos a la obra con aquella serie que te recomendaron y que nunca te habías animado a ver. Martínez se ha adentrado en las siempre cálidas aguas de Friday Night Lights, mientras que un servidor, claramente influenciado por el efecto The Walking Dead, aprovechó una tonta tarde de domingo para ventilarse Dead Set. Zombis británicos y crítica televisiva, tan feroz lo uno como lo otro. ¿Gustas?

Post con leves spoilers, aunque puedes leer el principio: te avisaremos en el momento de saltar del barco…

Emitida hace dos años por la cadena británica E4, Dead Set es una breve miniserie (unas tres horas) que conjuga básicamente dos elementos. Por un lado, el fenómeno zombi; por el otro, el fenómeno Gran Hermano. La mezcla es explosiva, porque consigue dos efectos: mantenernos en tensión durante cada minuto del metraje y disparar con acierto a la diana televisiva. En las formas, Dead Set es una serie de zombis; en el fondo, es una serie sobre televisión, o sobre aquello en lo que se está convirtiendo el medio.

El punto de partida es el de casi siempre: de la noche a la mañana el país se llena de zombis. La novedad es que ahora enfocamos el problema desde un sitio muy peculiar: la casa de Gran Hermano, o mejor dicho, del Big Brother. La casa y los estudios de televisión adjuntos serán prácticamente los únicos escenarios que tengamos. ¿Qué pasa cuando un lugar tan peculiar se llena de zombis? ¿Cómo reaccionan los aislados participantes? Al frente del reparto, una muy correcta Jaime Winstone en el papel de Kelly. Kelly es una especie de asistente de producción, poco menos que una don nadie, una minúscula pieza en el gran engranaje que requiere un programa como GH. A través de ella, y de su virginidad televisiva, por decirlo de alguna manera, veremos amplificadas las reacciones de los peces gordos, especialmente del gran Andy Nyman, sublime en su papel de Patrick. Poco más que decir si no queréis spoilers… la serie funciona muy bien en sus dos niveles de lectura, contiene bastante gore (especialmente en el tramo final) y además tiene lo que para mí es la guinda del pastel: el acento british. Delicious!

Jaime Winstone es Kelly, nuestra protagonistaJaime Winstone es Kelly, nuestra protagonista

Os dejo con este trailer a modo de separador, a partir de aquí… ¡spoilers!

¿Veis lo que os decía del acento british? Patrick no sería ni la mitad de buen personaje que es si no fuese por esa verborrea inglesa que gasta… Su papel es tan despreciable como necesario. Al empezar a ver la serie pensaba que el contrapunto de crítica televisiva vendría dado por Davina, la presentadora del programa. Apostaba porque fuera ella quien viese en los zombis un elemento más de espectáculo, pero no es así. El guión no exagera tanto y mete la figura del productor para darnos esa visión del todo vale. Patrick es un monumento a la maquiavélica frase El fin justifica los medios, y por tanto es la perfecta personificación del medio televisivo. Es interesante también, para la lectura crítica, atender a los personajes de la casa: tenemos al arquetipo de chulito, Marky, que usa el sexo para su propio beneficio… pero que luego es capaz de sorprenderse al leer las revistas. Tenemos a la impagable Kathleen McDermott, haciendo de Pippa, la participante expulsada. Sencillamente genial. Se puede escandalizar con todo… menos con ella misma. Y tenemos también Joplin/Gollum, el traidor de turno, el que se vende por un plato de lentejas. A cuál mejor…

Davina McCall, la Milá británica, as herselfDavina McCall, la Milá británica, as herself

Magníficamente filmada, Dead Set contiene no menos de cinco escenas magníficas pese a lo corto de su metraje: el primer avistamiento zombi, en una cuneta perdida; el final de Alex (Liz May Brice), ejecutada por Riq, el novio de Kelly; la entrada de la propia Kelly a la casa del Gran Hermano; el encuentro de Kelly, Marky y Space con los policías; y, por supuesto, la muerte de Patrick, troceado sin piedad alguna por una auténtica jauría de zombis. Eh, y sin cerrar la boca, oiga… ¡qué tío!

Por mucho que me supo mal por Kelly, personaje con el que empaticé mucho, por Riq y por Space, el final de la serie tampoco podía ser otro: hecatombe total, cero esperanza.

Andy Nyman, lo mejor de la serieAndy Nyman, lo mejor de la serie

Y a ti, ¿qué te pareció Dead Set?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »