De vuelta a Californication

De vuelta a Californication

¿Conocisteis a Giacomo Casanova? Murió en 1978 pero, mucho antes, fue un prestigioso escritor veneciano que escribió en Histoire de ma vie (1977) todas y cada una de sus conquistas amorosas convirtiéndolo, ni más ni menos, que en un auténtico best seller. A día de hoy, una vez inmersos en un siglo XXI repleto de glamour, drogas, crisis económicas, rupturas de parejas y chicas despampanantes se me ocurre un nombre: Hank Moody, protagonista de Californication: la serie que ¡por fin! vuelve en enero de 2011 con su esperada cuarta temporada. ¿Te subes al descapotable?

Un aplauso para Joan Calvet, que sacará brillo a una de nuestras series más oxidadas: Californication

¡Sí señores! El 9 de enero de 2011 vuelve la serie que ha hecho vibrar a una modesta parte del mundo entero durante los últimos 3 años y que, según Showtime, volverá por todo lo alto. David Duchovny (Hank Moody), Natascha McElhone (Karen), Pamela Adlon (Marcy Runkle) y el queridísimo Evan Handler (Charlie Runkle) formarán, una vez más, un excelente reparto que ha sacado a plena luz nuestro otro yo a base de libros, conflictos familiares, sexo, alcohol y risas. Californication no es, ni mucho menos, la serie más popular del panorama televisivo internacional. Son pocos los que bromean sobre los desastrosos líos profesionales de Charlie Runkle, las aventuras sexuales de Hank y las filosóficas charlas con su hija Becca. Nadie se compara con Karen al descubrir las infidelidades de su pareja ni con Marcy Runkle al esnifar cocaína. Pero, queridos seguidores, sólo nosotros sabemos que todo ese océano de circunstancias la hace irrepetible. Vuelve la serie

En la temporada anterior se nos presentó un triangulo amoroso de cuatro vértices. En primer lugar tuvimos a Jackie, la rubita y jovencísima stripper, cambrera y alumna de Hank en el instituto que, tras muchísimos intentos, acaba acostándose con él. Ups, eso no hace falta matizarlo; todas se acaban dando un revolcón con el Mr. Moody, por supuesto. En los otros vértices encontramos a Jill Robinson (compañera de trabajo de Hank en el profesorado), Felizia Koons (la bellísima directora del instituto) y su querida Karen (la mujer de la que ha estado enamorado la mayor parte de su vida). En medio de este fantástico desmadre, perdiéndose entre vasos de whisky y algún que otro porro… nuestro protagonista.

El final de la tercera temporada vuelven las andadas de la premiere, emitida en 2008. Hank se acostó con Mia, hija del ex prometido de Karen de tan sólo 16 años (¡ahora ya 18!). Viéndose entre la espada y la pared, se ve obligado a confesar. El barco acaba medio hundido, con Hank siendo detenido por la policía de Los Angeles y con unas cargas familiares prácticamente irrecuperables. Becca, su hija y excusa perfecta para que Hank y Karen sigan viéndose en una sórdida relacion, se ve cada vez más perdida entre las involuntarias perversiones de su padre. Y, por otra parte, el carismático, calvito, amigo y agente de nuestro protagonista se levanta con una hoja pendiente de firmar: el definitivo divorcio con Marcy.

¿Arrancamos? La cuarta temporada se presenta conflictiva. Me tienta la idea de ver a Hank Moody y a Charlie Runkle desfasando al límite, el previsible descontrol de Becca que, tras conocer Chelsea, se presenta más rebelde que nunca y la confirmada aparición de nuevas actrices como Camille Chen y Michele Nordin. Tal y como están las cosas se promete un inicio de temporada apasionante, lleno de giros impredecibles y con una trama más que notable, como siempre. Me parecería un insulto no recomendar una serie tan satisfactoria. Si aún no la has visto, ponte las pilas, sin prisa pero sin pausa ya que… sólo faltan unas pocas semanas para volver a disfrutar de nuestro Casanova favorito.


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »