De Hannibal a Heisenberg, con cariño

hannibal-heisenberg

Si existe algún tipo de conexión mágica entre los grandes villanos del cine y la televisión, y quiero creer que sí, al señor que interpretó a Hannibal Lecter le palpitó el corazón con extremada vehemencia cuando se encontró cara a cara con uno de sus semejantes, Walter Heisenberg White. Anthony Hopkins acabó de ver Breaking Bad hace unos días y su cara debió mostrar la misma expresión de admiración que pusimos todos al verlo a él en El Silencio de los Corderos. La diferencia es que yo lo puse por escrito en Todoseries, tú lo pusiste por escrito en tu blog, el de más allá lo verbalizó en un un visionado de Felina entre amigos y Anthony Hopkins, en calidad de referente del cine, apartó el Oscar, el Globo de Oro, los Bafta y los Emmy de su mesa, y se puso a escribir una carta a Bryan Cranston, al que por cierto no conocía.

Según The Hollywood Reporter, la misiva llegó a los medios a través de la página de Facebook de Steven Michael Quezada, el actor que interpretó a Gomie en Breaking Bad. Hopkins se la había hecho llegar a Jeremy Barber, uno de los agentes de la agencia UTA que representa a Cranston. ¿Y qué decía la carta? Aunque no se ha desvelado su contenido completo, sí se ha hecho público que, en ella, Hopkins reconocía su total adicción a la serie: “un total de dos semanas de visualización adictiva. Nunca he visto nada igual, ¡brillante!”

Más adelante, el actor británico se arrodillaba ante el trabajo de Cranston al frente de la serie: “tu interpretación de Walter White ha sido la mejor actuación que he visto en mi vida. Sé que hay mucha apariencia y mierda repugnante en este negocio, así que, de alguna forma, ya no creo en nada, realmente. Pero tu trabajo es espectacular”. Anthony extendía su admiración al equipo que había hecho posible la serie, de los guionistas a los directores, pasando por el reparto, del que dijo: “todos dieron clases magistrales de interpretación”. Cuando trató de definir las sensaciones que le había transmitido Breaking Bad, la comparó con una tragedia de Shakespeare: “de lo que comenzó como una comedia de humor negro, descendió por un laberinto de sangre, destrucción e infierno”.

El incomparable Hannibal cerraba la carta con una honorable confesión a su homólogo Heisenberg: “esto puede sonar como un falso halago. Pero no lo es. Es casi medianoche aquí en Malibú, y me sentí obligado a escribir este mensaje. Felicitaciones y mi más profundo respeto. Eres realmente un gran, gran actor”. De Hannibal a Heisenberg. De Anthony Hopkins a Bryan Cranston. De crack a crack.


Categorías: Sin categoría

3 comentarios

  1. Ha dicho lo que la mayoría pensamos, ha sido genial la actuación de Bryan Cranston y que lo reconozca un actor debe este nivel… debe sentirse orgulloso.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »