Datos en serie: 2017, año de récord en la TV americana

Allá por el verano de 2015 John Landgraf, el jefazo de FX, fue protagonista de uno de los muchos paneles que tuvieron lugar en la gira veraniega de la TCA (Television Critics Association). En él habló sobre muchos temas, pero sin duda el que más repercusión tuvo fue el de la producción masiva de series. Las alrededor de 400 series que estimaba que se habrían emitido al terminar el año le hicieron pronunciar la frase: “Es simplemente demasiada televisión”. También afirmó que el año 2015 o 2016 marcarían un pico en la televisión. De ahí el término Peak TV, usado desde entonces para referirse a esta época en la que la sensación de no poder seguir todos los estrenos que nos gustaría es muy frecuente.

A principios de este año 2018, en la última gira de la TCA, este mismo señor ha revelado los resultados del estudio que su empresa ha realizado sobre 2017. Según sus datos, se emitieron un total de 487 series guionizadas en Estados Unidos, 32 más que las registradas en su informe del año anterior. Aparte de este número, también se ha publicado cómo se reparten estas series en función del tipo de cadena o servicio que las emite: networks o en abierto (153), cable básico (175), cable premium (42) y servicios online (117). Dado que en ninguno de sus informes han trascendido ni los nombres de las series implicadas ni las cadenas analizadas, me he dispuesto a intentar averiguarlos y ya de paso, realizar un informe más detallado sobre las series americanas en 2017.

Lo primero de todo es explicar los criterios que he utilizado para llevar a cabo esta elaborada tarea:

  • Todos los programas recogidos son series en el sentido más estricto, no se incluyen documentales, realities, etc. Por ejemplo, el documental The Keepers que estrenó Netflix el pasado mayo no se incluye.
  • Dentro de las series, no se han tenido en cuenta aquellas que están dirigidas a un público infantil/juvenil ni telenovelas que se emiten fuera del prime time.
  • Uno de los países de origen de la serie debe ser Estados Unidos. En la versión inglesa de Wikipedia, en la ficha de la serie, aparece un campo “País de origen” que debe incluir a esta nación. Por ejemplo, la serie Sherlock, no solo pertenece a Reino Unido (por la BBC), sino que también tiene producción americana (WGBH) y por tanto está incluida.
  • Obviamente la serie ha debido emitirse en 2017. La fecha que se tiene en cuenta es la de la primera emisión regular en Estados Unidos. Por ejemplo, el estreno de The Deuce se produjo el 25 de agosto en la plataforma online de HBO, pero de forma oficial tuvo lugar el 10 de septiembre en el canal de televisión HBO. Es esta última fecha la que tengo en cuenta.
  • Puede darse el caso de que algún capítulo se estrene en más de una cadena. Esto sucedió con Star Trek: Discovery, estrenado de forma simultánea en CBS y CBS All Access. Al tratarse de una excepción y emitirse el resto de episodios en CBS All Access, la emisión en CBS no se tiene en cuenta.
  • En casos como el de Alias Grace (co-producción de Canadá y Estados Unidos), que se emitió primero en Canadá entre el 25 de septiembre y el 30 de octubre, pero que no llegó a al país vecino hasta el 3 de noviembre, la fecha válida es la de Estados Unidos, así como la plataforma que la estrenó en esa fecha.

Ahora ya sí que toca entrar en materia y mostrar los resultados de este informe. En mi caso, no he alcanzado las 487 series que menciona FX y “tan solo” he llegado a 410 (ver lista completa). Desconozco si esta diferencia se debe a que los criterios utilizados son distintos, o que aún siendo los mismos no he buceado lo suficiente. De una u otra manera, es una cifra que marea, ya que podría emitirse una serie diferente cada día y aún así faltarían días del año. Esto supone un aumento del 17,81% respecto a las 348 series emitidas en 2016. Respecto al número de episodios, en 2017 se emitieron 4.769, un 11,19% más que en 2016 que se quedó en 4.289. De ahí se puede concluir que el principal foco del aumento está en series con temporadas de corta duración, propias del cable y el streaming, como se verá claramente reflejado más adelante. Ahora bien, ¿cómo se traducen estos 4.769 capítulos a unidades temporales? Pues la respuesta es que se corresponden con nada más y nada menos que 177.832,6 minutos. Este número tan grande es difícil de asimilar, pero es mucho más fácil decir que equivale a una media diaria de 8 horas, 7 minutos y 12 segundos durante todos los días del año. Poco más de un tercio del día dedicado a ver series. En comparación con 2016, esta cifra supone un aumento del 13,71%.

Poniendo el foco sobre las cadenas, son 57 las que han emitido series en 2017, por las 51 del año anterior. Obviamente no solo son cadenas de televisión al uso, sino que también están incluidos los servicios de vídeo bajo demanda, tanto los conocidos por todos (Netflix o Hulu), como algunos más minoritarios (Crackle o Seeso). Las grandes productoras de contenido continúan siendo las 5 grandes networks americanas (ABC, CBS, NBC…) con su amplia oferta y sus temporadas de más de 20 episodios. Sin embargo, este año hemos presenciado un ascenso increíble de Netflix y, en menor medida, de Amazon Video y Hulu. La compañía de Los Gatos ha pasado de tener 26 series en emisión a 48, de 277 episodios a 486 y de 12.158,7 minutos a 19.515. Este incremento le ha permitido ponerse a la altura de la CBS en cuanto a minutos emitidos. En 2016, esta aventajaba en 4.461,5 minutos a su más inmediata perseguidora (la ABC), mientras que en 2017 esta ventaja se ha reducido a tan solo 52,5 minutos, en este caso sobre Netflix. Por su parte, Amazon y Hulu presentan un aumento del 32,92% y 30,11% respectivamente en lo que a minutos emitidos se refiere. Comparándolos con Netflix parece que son cosa menor, pero su caso es tan exagerado que todo lo que sea comparado con ello sale muy mal parado.

Pasando a separar las series según el tipo de cadena que las emite tenemos 4 grupos: networks (ABC, NBC…), cable básico (AMC, FX, Syfy…), cable premium (HBO, Showtime…) y streaming (Netflix, Hulu…). Los dos más voluminosos son los que aglutinan a las networks y a las cadenas de cable básico, llevándose un 73% del tiempo total emitido. Sin embargo, lo más destacable de esta separación es fijarse en los números de los servicios bajo demanda. Pasan de emitir el 14% del tiempo total en 2016 a un nada despreciable 18,55% en el último año. Esto supone una subida de un 50% en su producción, unos números que aunque quizás no vuelvan a repetirse, sí que marcan la tónica general de la televisión actual. Habrá que ver cómo les afectará a los servicios actuales la llegada de nuevos jugadores a la partida, pues el desembarco de Apple y Disney está a la vuelta de la esquina.

Antes comentaba que el aumento de la producción se debía principalmente a series con temporadas de corta duración. Esto se ve claramente con los siguientes datos: en los dos grupos con mayor crecimiento (cable básico y streaming), el número de episodios por serie emitidos en 2017 está en torno a 10, mientras que en las networks se va a 14,77 y en el cable premium (cuyos números son similares a los del año anterior) se queda en 9,43.

Es momento ahora de introducir el factor tiempo y ver cómo evoluciona la emisión de series a lo largo del año. En este caso, vamos a ver el tiempo emitido cada mes según el tipo de cadena. El calendario de las networks es bien conocido por todos los amantes de las series yanquis, con temporadas que comienzan en septiembre y finalizan en mayo, dejando para los meses de verano las series que, o bien han fracasado en el grueso de la temporada, o bien tienen un futuro poco alentador. Sin embargo, el resto de cadenas no tiene un calendario tan definido como el comentado previamente. A vista de los datos, el cable básico tiene un ritmo de emisión bastante constante a lo largo del año. Cierto es que la época de mayor emisión tiene lugar entre febrero y agosto, pero en los meses restantes no hay una reducción tan drástica como sucede con las networks.

Algo parecido ocurre con las cadenas premium, con una emisión relativamente constante salvo en los dos primeros meses del año, donde alcanza sus valores mínimos. Por último, en el sector del streaming no hay un patrón claro. Se puede observar la notable diferencia que existe entre los meses más productivos (marzo y noviembre) y los meses colindantes a ellos. Esto se debe a que al lanzar en la mayoría de los casos las temporadas completas en un solo día, no tienen la necesidad de mantener una cierta linealidad en el ritmo de emisión, de ahí la clara irregularidad. Es curioso además ver que durante los meses de verano hay un parón lógico en la producción de series, excepto para el cable básico, que emite más horas que los otros tres grupos combinados.

Muy relacionado con esto último está la siguiente gráfica. En ella se muestra la emisión de series (esta vez sin separar por tipo de cadena) de cada semana del año. Para ello, por cada día del año hay un punto cuyo valor es el número de horas emitidas durante ese día y los 6 siguientes, o en otras palabras, durante la semana que empieza ese día. Comentar que el último día contabilizado es el 25 de diciembre, para que así todos los valores que aparecen tengan en cuenta 7 días.

Analizados ya los meses, toca ver ahora cómo se distribuye la emisión en base al día de la semana. Se puede intuir que el viernes es el día más utilizado por los servicios de vídeo bajo demanda, como demuestra la gráfica que hay a continuación. El hecho de marcar el inicio del fin de semana lo hacen idóneo para lanzar temporadas completas y maratonearlas en los días posteriores. Tanto es así que ninguno de los demás días de la semana ni siquiera se le acercan, encontrando el efecto contrario en lunes y sábados, que no cuentan con un solo minuto emitido por parte de Netflix y compañía. Quienes sí reparten más las emisiones son las networks y el cable básico, especialmente este primer grupo. Exceptuando los sábados, las cadenas en abierto alcanzan las 140 horas en cada uno de los días. Por su parte, el cable básico centra sus emisiones en martes, miércoles y, en menor medida, en domingo. Y si el streaming era el rey de los viernes, el cable premium hace lo propio con los domingos. No solo lidera este día, sino que es prácticamente el único en el que emite, dejando para lunes y viernes solo un 7% de su tiempo.

Como último punto a tratar en el día de hoy, conviene hacer balance de la situación en la que se encuentran las series emitidas en este último año. De las 410 series que se emitieron, 153 fueron estrenos y las 257 restantes regresos. De los estrenos hay 77 que están con vida (en emisión actualmente o renovadas para temporadas futuras), 42 canceladas o finalizadas y 34 que están en el aire al no haberse confirmado ni su renovación ni su cancelación. Y de los regresos hay 159 que se mantienen vivas, 76 que no volverán y 22 que se encuentran en el limbo.

Ya para ir terminando, algunos datos curiosos que merecen ser destacados:

  • Sábado 14 de enero, sábado 27 de mayo, sábado 2 de septiembre y viernes 29 de diciembre son los únicos días de 2017 en los que no se estrenó ningún nuevo capítulo.
  • Viernes 17 de noviembre, que tiene tiene el honor de ser el día en el que más minutos se emitieron, en concreto 1.978,5 (casi 33 horas), debido principalmente a que Netflix lanzó las temporadas de Longmire y The Punisher. Aventaja en casi 600 minutos al siguiente en la lista.
  • 28 series fueron las que se emitieron el 8 de febrero. Esta cifra marca el máximo número de series diferentes emitidas un mismo día, una más que los siguientes en la lista.
  • 16 cadenas estrenaron episodios un mismo día. Este hecho sucedió cinco veces a lo largo del año.
  • Scorpion (CBS) fue la serie que más minutos y episodios emitió, 1.092,3 y 26 respectivamente, aunque este último título compartido con The Mick (FOX). Curiosamente 6 de las 7 series más emitidas son de CBS, a excepción de Twin Peaks (Showtime) que ocupa la cuarta posición.
  • 25 años y 345 días es el tiempo que transcurrió entre la última emisión de Twin Peaks en televisión y su regreso, convirtiéndola así en la serie que más hizo esperar a sus seguidores. Tras ella vienen Samurai Jack, Will & Grace y Prison Break en ese orden.

Esto es lo que ha dado de sí el balance de un año de récord. A modo de resumen dejo por aquí una infografía con lo más importante de todo lo comentado. Ante cualquier duda o sugerencia, ahí están los comentarios. Hasta la próxima.


Categorías: Opinión Etiquetas:

8 comentarios

    • Anónimo

      Ojala que explote, y lo mas pronto.
      Ya esta internet, con los streams por doquier para paliar la sed si hollywood muere.
      Hollywood es la vitrina cultural occidental, me pregunto por que algunos grupos anti-occidentales no la han atacado ya.
      Pero la burbuja que espero reviente fuerte es del eurocentrismo.
      El brexit inicio eso.

  1. Nzoth

    Cuando veo esto y el apoyo o rechazo a su presidente, me hacen preguntarme si se dan cuenta de que su tan alabada democracia modelo esta muriendo, y si son capaces de realmente luchar por ella me pongo triste, pero luego recuerdo de que no son de mi pais, sino de una potencia con colonialismo 2.0 y se me pasa.

  2. Manuel

    Sinceramente con las series de Netflix y HBO, me sobran el resto de series.

    Que nadie se lo tome a mal, pero si no está en Netflix o HBO, no veo la serie.

    Hay demasiadas series y poco tiempo libre, tengo que filtrar por calidad y las mejores series están en Netflix y HBO.

    Además tampoco tengo ganas ni dinero de abonarme a más servicios de streaming o plataformas de TV.

    • Nzoth

      Te entiendo, netflix es mas que un servicio online de videos, es un servicio, casi aparte de internet, aunque use internet.
      Pero para mi HBO es sobrevalorada, salvo excepciones.
      Menos mal que hay versiones gratis de netflix.

  3. gustavo

    Un trabajo impresionante, como siempre!
    Puedo preguntar que software usas para hacer los gráficos?

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »