Damages, tocada… ¿y hundida?

Damages, en el banquillo de los acusados, podría haber sido el titular. Total, si en los de Glee siempre apelamos a la música, ¿por qué no íbamos a echar mano del rico vocabulario jurídico en Damages? Pues muy fácil: porque no es una serie de abogados al uso. Porque tiene un gen que la hace especial. Porque su primera temporada es de museo. Porque la tercera, dicen, es tan buena o mejor. Pero ni así. Ni con todos estos argumentos se salva de la quema. La guillotina de las audiencias amenaza a Glenn Close y (glups) Rose Byrne. ¿Posibilidades de salvación? Recurrir al método Friday

Y es que del casi millón y medio de espectadores de la premiere hemos pasado a no tocar el millón desde el 1×03, y a una caída espectacular en el 1×10: 654.000 para Tell Me I'm Not Racist. Un derrumbe que ni tan siquiera la paciencia de la cadena FX puede soportar. DirecTV es la salvación

Esta cadena ya rescató en su día de la quema a la también minoritaria (pero mágica) Friday Night Lights. El sistema es muy sencillo: DirecTV es de pago, con lo cual no depende de la publicidad o las audiencias para subsistir. Por otro lado, tampoco tiene tanto presupuesto como para fichar series de primera línea, así que contar con un producto famoso y de calidad le conviene. El acuerdo al que llegaron NBC y DirecTV por Friday consistía en que la primera ponía dinerito encima de la mesa para financiar la serie, a cambio de estrenarla en exclusiva. NBC la emitiría en abierto meses después.

Al mismo acuerdo podrían llegar FX y DirecTV para evitar que Damages eche el cierre con la tercera temporada, aunque es más complicado que en el caso de Friday porque la audiencia es muy baja. Por otro lado, cabe preguntarse si cerrar la serie con una buena tercera temporada no es, precisamente, lo mejor que puede pasarle…

¿Cómo lo veis? ¿Debería ser la finale del próximo día 19 el último capítulo de Damages o hay que seguir adelante?


Categorías: Damages Series Etiquetas:
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »