Cuatro razones para ver la cuarta de Homeland

homeland

A pocos días de que vuelva Homeland en la que es su cuarta temporada, la expectación no llega a lo que ha sido. Después de una temporada en la que la serie fue azotada inmisericordemente por crítica y público, dada de lado en los premios y eclipsada por otros fenómenos, algunos han perdido la fe. Es más, para mucha gente, la última temporada dejó muy mal sabor de boca y muy posiblemente no tengan muchas ganas de retomar las aventuras de la agente Mathison. Para colmo, igual que hace dos años alabar a Homeland era “lo mejor”, ahora el backlash es la moda: no eres nadie si no atacas a la serie. Sin embargo, aquí tenemos cuatro razones para mantener la fe ante esta nueva temporada… Si quieres pasar, pasa, pero aviso: si no has visto la tercera, o no has visto cómo se la espoileaban a Jennifer Lawrence, mejor no sigas.

  1.  La pasada temporada no fue tan mala: Es verdad que estaba muy, muy, muy lejos de los niveles de las dos anteriores en las que cada giro encajaba y, aún así, dejaba margen para sorpresas extraordinarias. Recordemos que tuvo un arranque entre lento, desconcertante y muy tramposo, un nudo que, a mi parecer, recuperó el esplendor de la serie, y un desenlace que a mucha gente le entusiasmó por sus componentes de acción, pero que a mi me dejó un poco frío porque dejaba fuera de juego la ambigüedad e imprevisibilidad de los personajes y los hechos. Sin embargo, con todo y con eso, no fue horrible. Hubo una trama principal bien hilada (con trampas narrativas que no habían usado antes) y una salida digna para un personaje amortizado. El problema principal es que era necesario acabar con Brody (los que sigáis la prensa deportiva conoceréis la céebre expresión “cambio de ciclo”), pero no había trama para 12 capítulos. Así vimos que Carrie es traicionada por sus amigos, Dana se echa un novio que no nos importa nada, Brody es otra vez rehén y esas historias que no nos dijeron nada. Realmente, la supervivencia del Sargento en la segunda temporada tenía este precio a pagar y, desde luego, no iban a hacernos una temporada de 8 capítulos… que habríamos agradecido. Consagró a Saul, le dio protagonismo a Dar Adal y a Quinn, nos presentó personajes carismáticos, algunos malos de tipo idiota (como el senador Lockhart) y presentó a algunos que pueden aún darnos sorpresas, como Farah. En el lado malo, la resolución patatera al final de la segunda y la pérdida de pistas del topo (si es que lo hay) que nunca fue imprescindible pero que, desde luego, daba mucho juego. En resumen, peor que antes, pero mejor que muchos thrillers (y desde luego muy por encima de las temporadas últimas de Dexter)
  2. Sin Brody todo tiene que ser distinto: Como decía, Brody está amortizado. Hablamos de un personaje que tenía que haber desaparecido a mediados de la primera y llegó al final de la tercera siendo, encima, el pilar de la serie. Efectivamente, la química entre el sargento y la analista llevó a los productores de la serie a hacer eso tan de este blog de estirar el chicle (guiño, guiño, codazo, codazo). Cuando finalizó la segunda temporada muchos esperábamos una desaparción temporal del marine porque no veíamos qué más podía hacer. La verdad es que era tan poco claro su futuro que estuvo desaparecido la mitad de temporada, tuvo un capítulo un poco innecesario (al menos para algunos) y luego fue, básicamente, a morir. Si antes la ambigüedad había sido su enseña, y luego su redención, en este punto ya daba un poco igual qué más pasara. Una vez que este hombre no está, la serie necesita reinventarse sí o sí. No más Nazir, no más atentado a Langley, no más Carrie es la única que le cree, no más historia de amor… Los pilares de la serie se tienen que asentar en otra cosa y lo lógico es que vuelva a ser dónde fue más brillante: cuando la CIA está persiguiendo desde muy lejos un indicio que no sabe a dónde le lleva, pero que puede ser enorme. Eso es lo que metió tensión hasta niveles extraordinarios las dos primeras temporadas.
  3. Carrie no podrá ser la misma: Y no es por el trauma de Brody, que también, sino porque debería tener menos motivos para sus crisis. El problema es que el llanto de Claire Danes tan galardonado ha llegado a ser caricaturesco, y la mayoría de las veces se debía a que nadie la creía por Brody. A partir de ahora, creo que se ha ganado crédito suficiente para que le hagan caso pese “a lo suyo” como que, además, sin Brody, debería llorar menos. Podríamos pensar que su hija será el anclaje emocional que le pueda hacer llorar (no apostaría por ello). El caso es que deberíamos tener una Carrie más madura, más independiente y tan implicada en su trabajo como en la primera temporada. Y yendo tras el caso. Si es así, la serie recuperaría lo que nos enganchó a todos: el misterio y las dificultades para desentrañarlo. Por otro lado, existen elementos que pueden explorarse más, como la relación de Quinn con Carrie (¿pagafantismo incipiente o amistad?), Carrie sin Saul por encima de su hombro y Carrie llevando una de las antenas más gordas de la CIA. En resumen, una Carrie más protagonista sin recurrir a sus problemas mentales (que están allí, pero que no deberían marcar el conflicto si no quieren ahogar ni a la serie ni a Claire Danes), que tiene que volar sola y que mantener un prestigio que, entre otras cosas, le ha costado perder su plano más personal: la relación con Brody y la proximidad de Saul.
  4. No hay más Dana Brody.

En fin, estos son los motivos por los que seguiré viendo con muchas ganas Homeland, además de para ir comentando por aquí lo que vaya pasando. A vosotros, ¿qué os parece? ¿Tenéis los vuestros?


Categorías: Homeland Opinión Etiquetas:

16 comentarios

  1. Ana B.

    No comparto… lo que me gustaba de Homeland era la inevitable emergencia de la subjetividad en un contexto desalmado. Sin eso es otra más de espías, árabes, atentados: irrelevante.Justamente la forma de presentar las relaciones personales en ese contexto era lo que la diferenciaba. Para nada coincido en que Brody sobrara nunca. Es más, la serie sin ese personaje perdió su sentido. Carrie era interesante porque, quizas gracias a su enfermedad, le hacía lugar en su vida a una relación como la que tiene con Brody. A quien le puede importar qué terrorista cualquiera ande persiguiendo por el mundo aplicando los poco legales métodos de la CIA. Sin los aspectos personales Homeland no tiene mayor interés, pasa a ser una del montón. La tercera temporada fue, efectivamente, horrible. Sin Brody todo será distinto. Cierto: no será Homeland. Ninguna gana de verla.

    • Vito

      Totalmente de acuerdo! Siempre he pensado que Homeland no es una serie de espías. Fundamentalmente es su premisa, pero se desarrolla de manera muy distinta al común de los thrillers. Nunca me molestó ver a Brody en pantalla, ni pensé que sobrara o que su arco estuviera muy estirado. Eso sí, no me pareció horrible ni de lejos. Objetivamente estaba un peldaño por debajo de las primeras dos, de acuerdo. Pero a un nivel personal, la serie me engancha como pocas… al punto que ni Dana Brody me aburría. Probablemente haya sido el único.

    • Yo, sin embargo creo que Brody era un personakje que ya tenía muy poca salida después del final de la segunda… ¿Como restituyes a nadie de una acusación tan directa de algo tan grave? Por otro lado, no creo que la subjetividad de los personajes y el contexto desalamado vayan a cambiar porque no esté Brody. ¿Va a ser el mundo de la inteligencia más amigable por la muerte de Brody? Lo dudo. Van a sentirse menos solos, ¿amargados o a manipular menos por el hecho de que no esté Brody? Tampoco lo creo. ¿Que a Brody ya le conocíamos y era un personaje bien construido y sólido y vete a saber que nos encontramos para mantener la tensión? Desde luego, puede ser bueno o puede ser malo el cambio, pero eso no lo sabremos hasta que lo veamos.

  2. Loga

    Vaya punto 4 te has marcado jajajaja Yo, como he comentado varias veces, le daré una oportunidad, me ha demostrado que se lo merece

    • Yo estoy contigo. La serie tenía más virtudes aparte de Brody y su relación con Carrie. De hecho, creo que la principal beneficiada de la salida de Brody será la propia Carrie. La oportunidad se la ha ganado.

  3. yo creo en la 4ta temporada de Homeland, pienso que la reponsable de la calidad de la 3ra es la 2da temporada por que en ella se resuelven la mayoria de las preguntas que tenia la seria como, si Brody se habia cambiado de bando, murio Nazir, Murio el vicepresidente, el ataque a la CIA.

    Creo que la 4ta puede resolver el asunto del topo, y de quien movio el carro de Brody

  4. Anónimo

    No solo cuatro: cuarenta temporadas podréis ver si la audiencia responde, a morito malo por temporada.

    • Anónimo

      …porque, en efecto, la serie se terminó; otra cosa es que se siga emitiendo para ver si logran que siga dando beneficios. Y si los da, quince temporadas.

  5. eryk stone

    Homeland es una de esas series que no se anda con rodeos, tan es así que todo el argumento principal de la serie se terminó en la segunda temporada, un suceso como el ataque a la CIA (en el final de la 2a temporada) siento que sirvió como un cliffhanger para amarrarnos a la próxima temporada, ya que en términos generales la segunda temporada fue esplendida, sublime, brutal tan a sido así que no me olvido de ese gran “Q&A” y toda la historia en sí ya estaba cerrada.
    El problema viene con esta 3a temporada que no había mucha tela de donde cortar y se optó por lo más lógico, para nada me parece que sea pésima temporada pero si ha servido como un puente entre cerrar la historia de las dos temporadas anteriores y el planteamiento de algo nuevo. Homeland es una gran serie tan es así que puede que en esta temporada nos de un giro brutal y nos vuelva a enganchar, hay muchos cabos sueltos (el topo, ¿Quién movió el carro de Brody?) y algún par de cosillas que se me escapan pero sin duda creo que esta tercera temporada era necesaria para poder avanzar y con Carrie llevando la batuta de la temporada, la serie promete demasiado.

    Además el punto número 4 es razón suficiente para seguir con esta gran serie.

  6. Yo creo que sigo opinando lo mismo. Sin Brody no será lo mismo. La serie podrá tener momentos de brillantez sin él, pero básicamente la serie giraba en torno a él. Me parece bien que se atrevieran a matarle, pero para mi es casi una nueva serie

    • marcoupsilon

      Pero como?, la serie se llama HOMELAND… no es como si en Dr. House mataran a House y continuaran la serie sin el… Brody era un personaje más que entrelazaba a Seguridad Nacional con Carrie y ella lo usaba para dar con los villanos, a la vez que dudábamos de su lealtad… fin, esa fue su labor y termino, la vida sigue.

  7. John Locke

    10 aniversario de Lost y esta web, que era el punto de reunión de todos los fanáticos de habla hispana, no publica nada?

    • marcoupsilon

      Ja, también esperaba algo de parte de esta pagina hacia la serie que mas discusiones o debates atraía.

  8. Antonio

    Yo después de la tercera no veo la cuarta ni de broma. La cuarta ha sido una de las experiencias seriéfilas más decepcionantes que he tenido.

    Que le den mucho a Homeland.

  9. […] la temporada después del año pasado, pero algunos de los argumentos expuestos en mi (brillante) post sobre la cuarta temporada te convenció de volver (no creo que haya muchos, pero me hace ilusión pensarlo). Otro grupo es el […]

  10. Mariano

    Vamos !!! La vida continúa, haber matado a Brody fue lo mejor que podrían haber hecho, necesitabamos un final así para poder volver a comenzar. No había otra alternativa, esta cuarta temporada está muy buena con los personajes secundarios cobrando mayor protagonismo. También estoy contento con el final de Breaking Bad, los personajes principales deben morir, basta de esos finales felices donde todos viven en nuestros corazones por siempre.

¡Únete a nuestra comunidad!

Responder a Sergio Jimenez Cancelar respuesta