Críti-KO: FlashForward vs V

Críti-KO: FlashForward vs V

Expectativas desmesuradas suelen acabar en decepciones proporcionales. Como aquella vez que llegué a pedir un crédito para poder comer en el Bulli, el archifamoso restaurante de Ferran Adrià, esperando degustar una comida antológica. Pedí esencia de tortilla a las finas hierbas: la tortilla era tan esencial que estaba compuesta por cinco migas, y las hierbas tan finas que no logré verlas… FAIL! O como aquella ocasión en la que una amiga (que ya no lo es) me preparó una cita a ciegas con su “simpática compañera de piso con cuerpazo”. Eufemismos: sabía que “simpática” es la palabra educada con la que nos definen a las personas feas, sin embargo lo de que “cuerpazo” significara “sufre obesidad mórbida” me pilló por sorpresa… FAIL! También recuerdo con “cariño” aquel día que escuché que se iban a estrenar dos series que iban a competir (entre ellas) por heredar el público de Lost. Dos series de calidad y con actores de prestigio, según los entendidos. Dos series que arrasaron con un piloto espectacular, según el público. Entonces se sucedieron los episodios, se desarrollaron las tramas y muchos llegamos a una conclusión… los dos son EPIC FAILS!

La cosa (así en general) está muy malita; y ambas producciones han tenido que batirse en duelo…

Mark Benford: La ABC es demasiado pequeña para los dos, forastera; digo… visitante…

Mark y sus dos registros: desafiante y enfadadoMark y sus dos registros: desafiante y enfadado

Erica Evans: Yo no soy visitante, que eres tonto hasta para eso. Aún así, y sin que sirva de precedente, no te equivocas: te reto. Avanzaremos una temporada cada uno, y entonces se sabrá quién sobrevive…

Juliet y sus dos registros: boquiabierta e idaJuliet y sus dos registros: boquiabierta e ida

…Pues no ha habido necesidad de esperar: se han cargado a Flashforward. V ha ganado la guerra, aunque eso no es lo que importa: lo que todos deseáis saber (uy, sí) es… ¿Quién se proclamará vencedor en el combate del CritiK.O.?

1. Personalidad: V es fruto de esa oleada de nostalgia que está azotando el planeta. Primero fue en la moda (no tiréis vuestras chaquetas con hombreras, que pronto estarán in) y ahora afecta a las películas/series. “Adaptar éxitos a los gustos de las nuevas generaciones”, así se disfraza actualmente la falta de ideas. Y los guionistas no han desechado ni un solo tópico en la “actualización” de Los Visitantes: la agente del FBI infalible, el adolescente rebelde, el héroe de acción chulito, el fornido hombre de color, el periodista sin escrúpulos (qué novedad), el cura bondadoso (valga la redundancia… ¡que no, que no hay redundancia!). ¿Y Flashforward? Pues nace un poco a la sombra de Lost, en el sentido de que también recurre a un gran enigma como telón de fondo (¿qué es la Isla? ¿qué son los Flashforwards?) para estructurar su evolución. Eso sí, FF añade unos toques característicos que la diferencian de las demás: una banda sonora mal intercalada, personajes que van y vienen, caos… El primer golpe lo da Flashforward, que pelea como visitante y que se impone por su bizarrismo: 0-1.

2. Variedad de recursos La una y la otra están tremendamente estancadas. V no acaba de arrancar: como predijo Carlos Jesús, llegaron miles de naves… sin embargo, no pasa (casi) nada: parece que los visitantes se reservan las fuerzas. Y los impacientes nos aburrimos. Flashforward tiene en nómina más personajes que la Casa Real Española: un día se ven más unos, a la semana siguiente otros; un día están en un país extranjero, otro en el hospital. Hablaba de la Casa Real, pero las circunstancias son aplicables a FF. 0-2.

3. Eficacia: V y Flashforward compartían un mismo pecado… la dispersión. Estiraban tramas, incluían escenas irrelevantes… Hasta que llegó el parón. Mientras que V sigue a lo suyo, con un ritmo lento y un efecto somnífero únicamente comparable a una retransmisión ciclista, FF se ha acelerado en un intento (en vano) de satisfacer a los que demandaban algo más que un atractivo cliffhanger final. 0-3

4. Continuidad: Atención, que se avecina una remontada. V, con sus más y sus menos, se ha mantenido fiel a su historia; y las respuestas a los “misterios” han sido resueltos con bastante inmediatez (modo sarcasmo on: lo mismo que Lost modo sarcasmo off). ¿Y Flashforward? En este apartado, es el máximo exponente del desorden: cliffhangers que se recuperan varios (muchos) episodios después, personajes a los que se les pierde la pista… 1-3.

Juego de manos: De momento, V no nos ha colado demasiadas. Habrá que ver cómo culminan la tontería que se han traído con el tal John May y la paternidad de Tyler… Ojo con esto, que Erica no quiere rebelar la identidad del padre de la criatura. ¿Le dará vergüenza? ¿O acaso desembragó en una noche loca y no recuerda con quién? Una mala noche la tiene cualquiera. Lo de Flashforward es de traca: habremos visto cada uno de los dichosos flashes un millón de veces, pero como se han ido guardando “momentos” de esos 2 minutos y 17 segundos, pues van completando los vacíos argumentales a antojo del guionista. 2-3.

6. Estado de forma: No haremos sangre del árbol caído. 3-3.

7. Psicología: Las dos son bastante planas, ni la una ni la otra dan para teorizar y/o debatir demasiado. Ya sabemos que los Visitantes son lagartos hostiles que finalmente serán derrotados por las tropas del bien y que los FF no marcarán el destino de nadie, sino que servirán para que cada persona se construya su propio futuro. Qué bonito y qué previsible. Eso no quita que esta última tenga más chicha y que, a largo plazo, podría haber dado mucho más juego que su rival. 3-4.

8. Fans: Ambas padecen el síndrome de Britney Spears: empezaron con muchos seguidores, sin embargo los fueron perdiendo a medida que se iban estropeando. Luego tuvieron que hacer un parón para gestar cosas y actualmente se encuentran en la fase de recuperación de fanes… fracasando en el intento, ya que se han ganado a pulso el título de segundonas. Categoría desierta. 3-4.

Todo por la audienciaTodo por la audiencia

9. Golpes bajos: V es una sería fría, sin carisma; sus personajes son estereotipos con patas, sus (d)efectos especiales son dignos de una telemovie búlgara y Elizabeth Mitchell sólo sabe poner dos caras cuando actúa. Por su parte, Flashforward puede presumir de estar protagonizada por el dúo más odioso de la televisión (Fiennes-Cho) y por haber pecado de ambición: el que mucho quiere abarcar… acaba cancelado. Aunque tras la remodelación post-parón, FF supo corregir mejor sus puntos flacos: menos Fiennes-Cho, más Simon y menos líneas argumentales por capítulo. Tarde, sí; pero… 3-5.

10. Golpes directos: Pensando, pensando, no sería capaz de destacar los puntos fuertes de V. Correcta, y punto. La Flashforward pre-parón también era sólo de aprobado justo, eso sí, últimamente superaba en intensidad y emoción a su enemiga: más acción, más giros de guión (sí, alguno un tanto rebuscado, como la condición de triple agente de Janis) e, injustamente, menos espectadores. 3-6.

Final Round: Señoras y señores, tras diez asaltos y una dura pelea, proclamamos campeona a… ¡Flashforward! Seguro que esta victoria consuela a los pobres flashforwardianos. Si es que aún queda alguno…


Categorías: Flash Forward Opinión Series V Etiquetas:
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »