Vídeos

Cougar Town: Puma a los cuarenta

Cougar Town: Puma a los cuarenta

En Cougar Town, Courtney Cox se pasa los veinte minutos que dura el capítulo chillando y sobreactuando de manera histriónica, mientras nos recuerda que a sus cuarenta años no ha hecho nada en la vida salvo criar un hijo. Pero es genial. Más que genial, diría yo. Su humor bizarro, sus personajes, su ambientación (en Florida, que siempre es un plus por muchos caimanes que haya) y sobre todo la propia Courtney hacen de la nueva sitcom de la ABC para este otoño una pequeña delicia, de digestión rápida y entretenimiento asegurado. Y las risas, claro, van en el paquete.

Curiosa la decisión que ha tomado ABC este año para las noches de sus miércoles. Después de haber rejuntado los años anteriores series tan rematadamente opuestas como Private Practice, Dirty Sexy Money y Pushing Daisies (estas dos últimas, actualmente, de charloteo con Veronica Mars en el cementerio de las injustamente canceladas), va este año y se decide a hacer un Comedy Wednesday, con sus intenciones y queriendo pisar fuerte. Las elegidas han sido la perfecta Modern Family (de visión obligada ya mismo) la normalica The Middle, la típica Hank y por último la que nos ocupa en estas líneas, Cougar Town. Y la jugada les ha salido perfecta. Buenas audiencias, renovaciones y para rematar, el boca-oreja, pero sin lengua. Me declaro culpable.

La serie comienza con un argumento de los vistos y comentados, pero con grandes posibilidades: Jules Cobb roza los cuarenta y lleva ya meses divorciada de un tipo inmaduro y ligón que la dejó preñada a los veinte, un bombo que ha dado como resultado al parlanchín y descarado Travis (Dan Byrd, con el que ya van dos pluses a la serie gracias a su genial personaje), pero responsable con su madre tanto como ella lo ha sido con él. Hasta que Jules, el personaje de Cox, se da cuenta de una cosa de nombre crisis y de apellido personal: no tiene anécdotas divertidas que contar sobre sus supersweet 20, su círculo de amistades parece Stonehenge de lo derruido que está y no sólo tiene el sexo en paradero desconocido, sino que su propio ex apenas recuerda haber tenido grandes momentos con ella. Así que la chica ésta, Jules, se rebela contra sí misma y decide salir, moverse y atrapar a jovencitos (como un puma, la fauna femenina más reinante en el susodicho Cougartown). Disfrutar de la vida que se ha perdido, básicamente.

Reparto de Cougar TownReparto de Cougar Town

A su alrededor circulan personajes igualmente excéntricos, como el soltero carismático y sexy (el actor Josh Hopkins, que salta desde otra ciudad televisiva, Swingtown) que se acuesta con jovencitas; el matrimonio con bebé incluido, que lidia con los inconvenientes de sentar cabeza (es decir: papilla, lloros y barriga); o las compañeras de trabajo de Jules, que también rondan su preocupante edad pero con otra perspectiva de la vida. Lo que no quiere decir más acertada.

Todo ello con mala leche y mucha gracia, unos guiones bastante originales que regalan momentazos y sin tomarse demasiado en serio: y toma, que eso son tres pluses más. Sin embargo, el problema mayor de Cougar Town es el espectador, el impaciente y el hipersensible. Los hay quienes no soportarán la excentricidad, marca de la casa. Y es la verdad, pues no aguantarán ni cinco minutos y se unirán al club de detractores de Courtney Cox por chillona (mientras ingresan en otro, por guapa). Esa exageración, rozando la sobreactuación y la locura, no va a ser de regusto universal. Y los responsables de la serie lo saben, pero parece que les da igual. Eso sí, a ver si lo mantienen a pesar de las tan divididas críticas.

Por el momento, ABC ya ha encargado una temporada completa, después de apenas tres episodios emitidos. Merece la pena un vistazo. Por veinte minutitos…

Nota del autor
3
Vuestra nota
Cougar Town: Puma a los cuarenta
Valoración

Categorías: Reviews Series Vídeos Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »