Conociendo al nuevo Spartacus…

Si vamos a pasar mucho tiempo con él, que espero que sí, lo mínimo que podemos hacer es conocerlo bien. Hablo del señor Lian McIntyre, que se acaba de embarcar en uno de los retos laborales más complicados de su vida: sustituir a Andy Whitfield al frente de Spartacus. Él será el que lidere la rebelión de los esclavos, el que se apoye en el indomable Crixus y el que forje su propia leyenda. McIntyre superó un exhaustivo casting para acceder a un puesto para el que también sonaron los dos hermanos protagonistas de Prison Break, Wentworth Miller y Dominic Purcell. TV Guide charló con el nuevo protagonista de Spartacus a principios de semana. Vamos a ver cómo afronta este desafío.

Este debe haber sido uno de los castins más duros de la historia, con los nombres de los candidatos corriendo por Internet. ¿Cómo te sentías por el hecho de que todos pudieran juzgarte?
Todo esto es muy nuevo para mí. Pero entendí el interés porque se trata de Spartacus, tío, ¡uno de los papeles más increíbles de la tele! Hubo veces en que era duro ver cosas sobre mí en la prensa, pero ya estaba feliz por ser parte del proceso, ganara o no. Acercarme a esa gran oportunidad ya habría sido halagador. Ha sido un camino muy duro.

Se comentó que tuviste que ganar mucha masa muscular antes de que los productores estuvieran convencidos de entregarte el papel. ¿Cómo fue esa historia?
El día antes de hacer la primera audición para Spartacus acababa de rodar una película, Frozen Moments, mi primer papel principal, en el que interpretaba a un tipo que está en coma inducido durante 12 meses y se levanta bastante desgastado. Tuve que perder 20 kilos y así es como estaba cuando me presenté para ser ese imponente gladiador. ¡Parecía un niño delgaducho de 14 años! Tenía un poco de miedo por cómo iban a ir las cosas, pero lo hice lo mejor que pude. ¡Los prudctores tuvieron mucha fe conmigo!

¿Y cómo estás ahora?
Casi he recuperado los 20 kilos, sólo que ahora son de puro músculo. Y seguiré poniéndome más fuerte hasta que empecemos a rodar. Nunca me había sometido a un regimen tan estricto como este, y aunque es duro, la satisfacción es muy grande. Mi cuerpo debe estar algo confudido, pasando de un extremo al otro. ¡Ni siquiera me reconozco a mí mismo! Me miro en el espejo y digo, “¿quién eres tú?”

¿Cómo es eso de coger un papel sabiendo que ese hueco ha quedado libre por la desgracia ajena?
Esa es la parte más dura de todo lo que me está pasando, el hecho de saber que Andy dejó el puesto por el que había trabajado para hacerlo exitoso. Pero es una bendición saber que él desea que la serie siga y que Starz quiere que haga el personaje a mí manera en lugar de intentar encajar en el perfil de Andy, que sería imposible. Él es único e hizo de este serie algo extraordinario.

¿Eras seguidor de la serie!
¡Sí! ¿Y quién no? Desde hace tiempo, el papel que más he querido interpretar es el de Russell Crowe en Gladiator. Esa era mi fantasía. Bueno, pues ahora creo que lo he superado. Mis mejores amigos se emocionaron mucho cuando descubrieron que estaba haciendo pruebas para la serie, excepto por una cosa. Todos dijeron, “Liam, esperamos que formes parte de eso. Pero no queremos ver tu culo en televisión”.

Sabes que es un requisito para el trabajo… ¿Estás preparado para las escenas de sexo?
(Risas) Todavía no sé cómo me voy a sentir con ese tema. Pero creo que es una parte importante de que la serie sea tan popular, ¿no? Sé una cosa: mi madre recibirá una versión especial editada de la serie sólo con las escenas permitidas. Y eso también va para mis amigos…

Respecto a sus habilidades frente a las cámaras, no he visto Frozen Moments y no lo recuerdo en el episodio Iwo Jima de The Pacific como para formarme una opinión. ¿Alguien tiene referencias? Cualquier cambio de actor para un mismo personaje es muy chocante al principio, pero si queremos ver la historia completa de Spartacus habrá que acostumbrarse lo más pronto posible. Bueno, eso los americanos. ¿Primera impresión? La mía es positiva…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »