Comentando The Mentalist: Red Rum

Comentando The Mentalist: Red Rum

Después de la tempestad, llega la calma. Y después del ciclón que supuso el episodio Red John's Friends, especialmente para la conciencia de Patrick Jane, tocaba una jornada de relajación. Y eso es lo que nos ha ofrecido Red Rum, el duodécimo episodio de The Mentalist, que sigue batiendo records de audiencia semana tras semana. Episodio clásico, con el típico caso de asesinato que requiere de las dotes de seducción y observación del gran Patrick. Las mejores escenas del episodio las protagoniza el enigmático Cho, atemorizado por una adolescente bruja de tres al cuarto y su dudosa magia negra, que acompaña con un ritual entre adolescentes. Me fascina de The Mentalist que no sepamos absolutamente nada de la vida privada de los integrantes del CBI, y no porque no se haya despertado mi instinto curioso, sino porque creo que es un territorio explorable muy interesante. ¿Estará casada Teresa? ¿Tendrá pareja el miedoso Cho? De Patrick, del que más conocemos, sólo destaca la figura de Red John, que ha vuelto a pasar desapercibido en Red Rum a pesar de habernos acercado tanto en al anterior episodio. Otra de las tramas interesantes del episodio de esta semana es el acercamiento entre Rigsby y Van Pelt, aunque sea comiendo zanahorias en el coche o jugando a fútbol americano en unos vestuarios. Pequeñas pinceladas de su vida privada. Por cierto, el momentazo de la serie se produce al final, cuando Patrick se pone a hablar por el altavoz del coche patrulla como si fuera Dios. Genial. La serie no aspira a convertirse en el gran referente de la década, pero garantiza 42 minutos de entretenimiento seguro. Y eso que todavía no hemos visto a Red John… ¿ya toca, no?


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »