Comensales, a la mesa de Dexter

Comensales, a la mesa de Dexter

Si estás buscando un lugar adorable donde celebrar el triunfo del Barça en la Champions (¡tripleeeeete!), déjame que te recomiende un sitio que conozco. No sé si te sentirás muy cómodo, pero su originalidad es incuestionable. Vamos a llamarlo el comedor de Dexter. Una habitación de color blanco inmaculado con el suelo alfombrado de plástico blanco, paredes empapeladas y muebles blancos. Todo dispuesto para que sólo resalte un color: rojo. La cubertería y la vajilla están manchadas de sangre, pero también cuenta con curiosos detalles como huellas dactilares. Hilos rojos que trazan la trayectoria de la sangre, copas con soporte sangriento y sillas con cuchilladas sangrantes. Blanco y rojo. ¿Vienes a cenar conmigo? Pasa y siéntate…

La galería de imágenes no tiene desperdicio. No me preguntéis cómo se llega a este lugar. Sólo lo sabe Dexter…

Comensales, a la mesa de Dexter
Comensales, a la mesa de Dexter
Comensales, a la mesa de Dexter
Comensales, a la mesa de Dexter
Comensales, a la mesa de Dexter
Comensales, a la mesa de Dexter
Comensales, a la mesa de Dexter
Comensales, a la mesa de Dexter
Comensales, a la mesa de Dexter
Comensales, a la mesa de Dexter
Comensales, a la mesa de Dexter
Comensales, a la mesa de Dexter
Comensales, a la mesa de Dexter


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »