Cinco cosas que queremos ver en Better Call Saul

better-call-saul

En la cadena de eslabones perfectamente entrelazados que son las cinco temporadas de Breaking Bad, hay una pieza que siempre desentonó, tanto por su particular concepción del bien y del mal como por el color de sus corbatas y camisas: Saul Goodman. El abogado, irreverente compulsivo, corría en dirección contraria a la ética, alejándose de barreras morales que Walt y Jesse traspasaron varias veces, la mayoría en contra de su voluntad. Saul era la vía de escape de la serie a todos esos debates internos de sus protagonistas porque, sencillamente, en Saulandia sólo existían dos conceptos: la supervivencia y el dinero. Por eso, cuando nos enteramos que Breaking Bad tendría un spin off, muchos pensamos que sólo serviría para deshacer un círculo que se había cerrado con brillantez; pero cuando supimos que sería un spin off de Saul Goodman, respiramos tranquilos, porque es el único personaje de la serie (al menos de los principales) por el que se puede separar la cadena sin romperse. ¿Qué esperamos de Better Call Saul?

El hombre que cocinó el personaje de Saul Goodman, Peter Gould, que hará de showrunner en Better Call Saul, comentó en verano que la serie podría moverse atrás y adelante en el tiempo, de forma que un capítulo tenga lugar dos años antes de Walter White y otro seis meses después de conocerlo. Poco después, la nota de prensa oficial de AMC confirmó que la serie arrancaría seis años antes de WW, cuando Saul todavía no hacía anuncios molones ni defendía a criminales de alto standing, sino que se llamaba Jimmy McGill y buscaba labrarse una carrera de abogado.

Teniendo en cuenta que AMC ya ha renovado la serie por una segunda temporada (de 13 episodios), es probable que durante los 10 capítulos de la primera “sólo” veamos el nacimiento de Saul Goodman. Dicho esto, sabiendo que Vince Gilligan y Peter Gould han confirmado que jugarán con la línea temporal de Breaking Bad y teniendo en cuenta que van a regresar algunos de los personajes de la serie madre, ¿qué queremos ver en Better Call Saul? Son cinco cosas que deberían aparecer en el spin off para quedarnos satisfechos:

  • La vida personal de Mike Ehrmantraut: Jonathan Banks estará en Better Call Saul, por lo que la serie tiene la oportunidad de mostrarnos detalles de la vida privada de Mike, esa que cuidó con tanto recelo cuando era el hombre de confianza de Gus. De paso, sería genial que nos contaran qué pasó exactamente para que Mike dejara de ser policía en Philadelphia y se pasara al lado oscuro (y rentable). ¿Qué motivó que dejara de adoptar “half measures” para mutar en ese implacable mercenario? Por supuesto, también estaría bien saber más de ese vínculo tan especial que tiene con su nieta Kaylee, que en el spin off aún no habrá nacido… y dónde está su hija, su hijo o su mujer. Mike es un gran libro por abrir.
  • Cómo conocí a nuestro abogado: a pesar de que Walt es el hombre que más veces pisa el despacho de Saul a lo largo de Breaking Bad, quien presentó a Saul al señor White fue Jesse Pinkman. ¿Cómo lo conoció Jesse? Posiblemente viendo la televisión a altas horas de la madrugada, bebiendo cerveza y fumando marihuana al lado de Badger y Skinny Pete, pero no estaría nada mal que nos enseñaran ese día. Más que nada porque así volveríamos a ver al enorme Aaron Paul, que ya ha confirmado que no aparecerá en la serie porque es “demasiado mayor” para la línea temporal en que se desarrolla la serie. Ya, claro, como si en True Detective no caracterizaran a los protagonistas con 20 años menos…
  • Huell manosrápidas: el regreso de Lavell Crawford, no confirmado, debería ser innegociable. El enorme Huell debe estar en Better Call Saul sí o sí. Es más, deberían dedicarle un episodio completo a su entrenamiento para tener esas manos tan dulces y discretas para el robo. Y cómo ese “talento” llamó la atención de Jimmy McGill.
  • Por qué Gus Fring emigró a Estados Unidos: uno de los mejores episodios de Breaking Bad (Hermanos) cuenta brevemente la historia de Gus, que salió de Chile durante la dictadura de Pinochet y que se refugió en México antes de dar el salto a Estados Unidos. ¿Por qué tuvo que dejar Chile? ¿Por qué Don Eladio le perdonó la vida a Gus y no a su compañero Max? ¿Y qué había entre Max y Gus: eran pareja o sólo amigos? ¿Cómo llegó a crear ese imperio en el desván de Pollos Hermanos? La vuelta de Giancarlo Esposito sería un espaldarazo para la serie, aunque habría que ver cómo encaja el personaje más serio de Breaking Bad en este escenario más cómico que propone Better Call Saul.
  • Jesse en clase de Walt: no sucederá, porque ni Aaron Paul ni Bryan Cranston han firmado para el spin off, pero sería mágico ver a Pinkman en clase de ese profesor de química con pinta de loser al que llaman Mister White. Sería mágico porque, si no recuerdo mal, la madre de Jesse dijo que Walt había sido uno de los pocos profesores que motivó a su hijo. ¿Os imagináis a Walt dándole la lata a Pinkman sobre algún experimento de química? Espero que Vince Gilligan y Peter Gould se lo planteen en algún momento de Better Call Saul. Y espero que Paul y Cranston quieran volver a trabajar juntos, porque lo que había entre ellos sí que era química de la buena.

¿Qué otras cosas os gustaría ver del pasado de la serie? Recordad que nos situamos seis años antes de que Walt y Jesse entren por la puerta del despacho de Saul Goodman…


Categorías: Better Call Saul Opinión Etiquetas:

2 comentarios

  1. […] (1×01) y Mijo (1×02). Así se ha puesto en marcha Better Call Saul, una serie de la que se esperan muchas cosas, pero sobre todo que herede parte de ese desbordante carisma que tenía Breaking Bad. Tendrá que […]

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »