Cheers: Donde todo el mundo te suena

Cheers es años 80, puros años 80. De aquella época de series con intros musicales largas, que no se arrepentían de perder 60 o 70 segundos de publicidad o de argumento, porque sabían que a cambio se aseguraban la inmortalidad: ¿quién no recuerda a la perfección la melodía del Where everybody knows your name? De aquella época de series fruto de la paciencia, y atención a este dato que es genial. El primer episodio de Cheers fue, en términos de audiencia, el peor de todas las premieres de aquella temporada. De 77 primeros capítulos de temporada emitidos, Cheers fue el 77º. El fracaso absoluto, en otras palabras. Pero el pulso de la NBC fue firme y la cosa ya sabemos cómo acabó de bien. En cifras: 11 temporadas, 270 capítulos, 28 premios Emmy de entre 117 nominaciones (un record en su época), incluyendo las 11 consecutivas para Ted Danson (1983-1993) y un spin-off a la altura (Frasier). Cheers forma parte de la Historia, con mayúsculas, de las sitcom. Una Historia que Telecinco parece tener la intención de profanar, armada hasta los dientes de sus mejores tópicos. Cheers hace la maleta, deja Boston y se viene a España. Del Donde todo el mundo conoce tu nombre al Donde todo el mundo te suena. Porque sí, porque esto te va a sonar…

Empecemos precisamente por el principio, que es uno de los iconos de Cheers. Su sintonía. Aquí sonará así:

Efectivamente, se trata de una adaptación de la letra cantada por el inevitable Dani Martín. No soy el fan número uno de este chico (ni el número 54.115 tampoco), pero mi ataque en realidad no va hacia él. Podría ser peor, podría cantarla Pitingo. El problema es que la letra en sí es una chorrada (¿”Es hora de vivir”, en serio?), y no digamos ya lo de ♫ estúúúúbar ♪

Pero vayamos a la serie, que es lo que nos interesa (o no). ¿Quién hace de Ted Danson? ¿Quién le da la réplica femenina? ¿Quién encarna a Frasier? ¿Y al entrenador Pantusso? Y, sobre todo, ¿quién está detrás de todo esto? Otro inevitable de la televisión patria: Manuel Gómez Pereira. Su frase es una delicia: “Nos van a mirar con lupa”. Pues sí… El dueño del bar, el Sam Malone españolito, será Alberto San Juan. Mis respetos para uno de los cracks de la comedia nacional (ejemplo 1, ejemplo 2), cuyo personaje será un trasunto del de Ted Danson… con matices. Aquí no puedes ser expitcher de los Red Sox, pero sí exfutbolista del Cádiz. Nico, que así se llamará el dueño del nuevo Cheers, mantendrá, eso sí, lo de ser “seductor y vanidoso”, y el impulso irrefrenable de “conquistar a todas las mujeres atractivas que se cruzan en su camino”, según la nota de prensa de la cadena. La réplica a San Juan se la dará Antonio Resines, en el papel de Félix Simón / Frasier Crane. Os habla alguien que cree sinceramente que Los Serrano era un pedo de serie, pero que tanto el Fiti como Diego eran dos cracks supremos. Es decir, no le tengo tirria a Resines, ni mucho menos, pero a la hora de hacer comedia está bastante encasillado en el mismo tipo de personajes. Además… ¿cómo se te ocurre meter a Diego Serrano en un pub irlandés? ¡Yo me pasaré buscando los jamones todo el rato, y esperando a que salga el Bonilla con la cara de mala leche en cualquier momento!

Por si a alguien, en algún momento, se le olvida la asociación de ideas Resines-Los Serrano, los responsables de la serie han tenido a bien contratar a Alexandra Jiménez, es decir, a África. La Shelley Long y Kirstie Alley hispana (es un mix entre las dos) se meterá en la piel de Rebeca, “una joven culta que se ha visto obligada a trabajar como camarera después de que su padre se arruinara. Sofisticada, terca y engreída, sueña con recuperar su posición social y encontrar a un hombre que esté a su altura”. El reparto se completa con una colección de clásicos básicos. Por ejemplo, Pepón Nieto, que difícilmente dejará de interpretar al mismo personaje de siempre, aquel inseguro becario del Crónica Universal. ¿Podrá, pues, con el reto de ser el Norm Peterson de aquí? Complicado. Muy complicado. Para emular a la borde Carla contaremos con Chiqui Fernández (ehem…), mientras que el cartero Cliff será Luis Bermejo, y el Woody de Woody Harrelson corre a cargo de Adam Jezierski. Me consuela al menos saber que tendremos al gran Joan Pera en el papel del entrenador Pantusso, aunque corremos el riesgo de estar escuchando permanentemente a otro Woody: Allen.

Cheers se estrena este mismo domingo, aunque el sábado la web de Telecinco te ofrecerá la novedosa opción de ver el primer capítulo a la carta “las veces que quieras” (con una basta, gracias) entre 21.30 y 22.30. Un buena apuesta que contrasta con la promoción que podemos ver en este vídeo. ¿Soy yo o la propia Alexandra Jiménez no parece muy convencida de lo suyo?

En fin… con la experiencia reciente de Las chicas de oro, la Cheers española va camino de cometer los mismos errores. Un producto ochentero (25-30 años son muchos) resucitado, que ya es en sí un atentado contra la frescura, aliñado con una serie de actores que huelen a leguas de distancia. Veremos cómo sale el experimento y, en cualquier caso, larga vida a Cheers:


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »