Breaking Bad: Una charla con Bryan Cranston

En realidad, no tienes ningún motivo para no ver Breaking Bad. Si lo haces, disfrutarás de una deliciosa mezcla de guionísimos y actorazos, harás feliz a un escribidor de Todoseries (yo mismo) y además entenderás de una vez por todas por qué la mejor pareja del año no es la formada por Cristiano y Kaká, ni tampoco por Microsoft y Yahoo!, sino la que conforman Walter y Jesse. Y de paso podrás leer posts tan interesantes e imprescidibles para la vida moderna como éste, en el que Bryan Cranston habla alto y claro sobre la serie que protagoniza. Y sin spoilers, oiga…

  • Fuiste el director del primer capítulo de la segunda temporada, así que te tocó también dirigir la primera escena en que veíamos lo que luego sería la finale… ¿sabías que se trataba de una accidente de avión?
    No, no lo sabía. Querían que fuera un secreto. De hecho, si hubiera sido simplemente actor en ese capítulo, ni siquiera hubiese preguntado qué era, pero siendo el director realmente pensaba que tenía que saber qué era, para filmarlo adecuadamente. ¿Se supone que tenía que resultar inquietante? ¿Extraño? ¿Espeluznante? Cuanto más avanzaba la serie, más crecía la sensación de que tenía que saber de qué iba. Lo gracioso es que, fíjate si soy subjetivo y dueño de mi personaje, cuando me dieron el guión y descubrí lo que era, dije: “¿Cómo me hacéis responsable de esto?”
  • Antes de saber qué pasaba, una de las teorías más aceptadas era que el calentador que había instalado Walt explotaba
    ¿Creen que soy tan poco manitas? ¡Lo soy bastante! Hago bastantes chapuzas en casa, y la verdad es que me gusta. Creo que Walt no es tan apañado como yo, pero sí es mucho más inteligente que yo. Afronta las cosas desde un punto de vista científico, y dice: “Esto funciona así porque encaja con esto”. En el caso del calentador, era algo así como: “Estoy haciendo algo por mi familia, y además me ocupa la cabeza”
  • ¿Han aumentado tus conocimientos químicos después de esta segunda temporada?
    Aprendo todo lo que sé de química de mi profesor, Walter White. Yo soy de la época en que te aprendías la tabla periódica de la misma manera que memorizabas fechas. “¿Pero por qué, qué tiene de importante esta tabla? No importa, Cranston, ¡apréndetela y punto!” Ya me tocaba las narices tener que aprenderme los elementos, como para que encima el hierro fuera Fe. ¿Por qué hierro es Fe? ¿Es una broma o qué? Me rebelaba contra los profesores vagos. Así que las escenas de clase son muy importantes para mí. Podemos ver a Walt en su ambiente, y disfrutando de su vida de profesor, intentando animar a los chicos y haciéndoles emocionarse
  • El armario de Walt se ha llenado esta temporada de ropa oscura… ¿te gustó ese cambio?
    Es algo que Vince [Gilligan, el creador de la serie] quería hacer, y acepté porque pensé que debía ser un cambio subliminal. Walt no diría: “Ahora me visto de negro”. Pero sí es algo que podría empezar a sentir. Otra cosa en la misma línea es el pelo. A Walt le dicen que le volverá a crecer, pero él sigue rapándose. Es una manera de no reconocer al tío que está viendo en el espejo. Ha perdido bastante peso, ha envejecido mucho en los últimos cuatro o cinco meses, así que mientras que cuando se mire al espejo siga sin reconocerse, podrá justificarse lo que está haciendo, podrá decirse: “No soy yo, es Heinsenberg”
  • ¿Tienes pensado dirigir algún capítulo de la tercera temporada?
    Vuelvo a dirigir el primero [3×01]. Es genial poder pensar en la foto grande. Como actor sólo pienso en mí, es por eso que somos tan egocéntricos. Y a veces eso se contagia a tu vida real y no es bueno. Así que es una buena lección de humildad, porque te das cuenta de lo exigentes que pueden ser los actores
  • ¿Quién era más alborotador en los rodajes de esta temporada?
    Nos hemos divertido todos mucho. De vez en cuando hay que hacer bromas prácticas… en el capítulo en que roban a Skinny Pete, uno de los chicos de Jesse, mi personaje va a su casa [de Jesse] y le obliga a empuñar una pistola. Vale, pues los de atrezzo tenían un consolador, así que sin que Jesse supiera nada empezamos a rodar la escena, y yo, muy serio, le di el consolador al grito de: “Quiero que lo cojas”. Al agachar la vista y verlo, claro, tuvimos que cortar…
  • Estudiaste ciencia policial [criminología] en la universidad, ¿por qué motivo??
    ¡Era muy de macho! Mi hermano se había apuntado a un grupo policial, y lo primero que hizo fue irse tres semanas a Japón. Luego, al año siguiente, se fue a Hawaii. Así que me dije “tío, hay que subirse al carro”. Me apunté al programa de la LAPD [policía de Los Angeles] y me gradué el primero de los 111 que éramos, de modo que pensé en seguir. Cuando fui a la universidad me licencié, y el siguiente paso era ser detective, trabajar durante 30 años y jubilarme. Pero entonces hice clases de interpretación y ahí se acabó todo lo demás. Aquí estoy ahora, al otro lado de la ley, donde nada de eso viene a cuento porque Walt no se enteraría


Categorías: Breaking Bad Series Etiquetas: , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »