Ayer mataron a Jericho…

En una decisión controvertida la CBS se cargó Jericho. La serie estaba manteniendo índices de audiencia respetables (otras series se mantuvieron con resultados mucho más discretos) y, pese a no ser un referente, se crearon tramas interesantes y personajes con contenido (aparte de Jake Green, protagonista, Hawkins tenía carisma y un pasado por explotar). Duró una temporada y fue cancelada. La maquinaria de fans de Jericho se puso en marcha y con una respetuosa propuesta consiguieron que la CBS creara un final para la serie (ocho capítulos extensibles a una temporada completa). En España ha sucedido algo similar, ya que Jericho ha sido maltratada por Telecinco, de la misma manera que TVE destruye series magníficas como Lost o Mujeres Desesperadas. ¿Por qué un final tan triste para Jericho?

Telecinco compró los derechos en España de Jericho y empezó una campaña publicitaria, discreta, que parecía apostar por la serie. Nada más lejos de la realidad. Después de media temporada, fundieron la serie en tres días (4 capítulos por día dos veces y los dos últimos ayer mismo). Lo peor de todo es que Telecinco no informó de este precipitado final y muchos telespectadores se quedaron a medias con un final de temporada más que digno. Ayer murió Jericho, no porque la serie no dé para más y la audiencia no haya respondido, que también, sino porque ha entrado en un callejón sin salida.

Si te colocan en la parrilla a las 23:45, los índices de audiencia bajan. Si emites un doble episodio, es posible que la gente se quede dormida al final del primero. Si encima la serie se había emitido con regularidad a partir de las 22 durante toda la temporada y le cambias la hora, la estás enviando directamente al matadero. Jericho se quedó con parte de la audiencia que había visto el inicio de temporada de Hermanos y Detectives, la apuesta de Telecinco para luchar contra Quart, el cura-policía de Antena3, pero resulta indigno que una serie como Jericho tenga que sobrevivir a esas horas.

Lo que más rabia da de todo esto es que, si las televisiones nacionales no quieren apostar por las series americanas, que no las compren. A la vista está que Jericho sólo aterrizó en Telecinco para llenar el verano, cuando la audiencia menos se engancha a las series ya que, entre otras cosas, agosto es el mes que menos televisión se ve. En cambio, llega septiembre, cuando los espectadores están ávidos por engancharse a las nuevas producciones, y colocan Hermanos y Detectives que, por cierto, sí tuvo una campaña publicitaria fuerte. No dudo de la calidad de algunas series españolas, o sí, pero lo mínimo que se puede exigir es una cierta coherencia a la hora de emitir las series americanas, sobre todo si se trata de una season finale que contiene un cliffhanger bastante interesante.

Y Telecinco siempre tendrá la excusa de que las audiencias no han acompañado a Jericho y la parrilla exigía otro tipo de contenidos para septiembre. Tendrán razón. Y yo seguiré sin explicarme por qué Hospital Central planea su temporada 14 y Jericho 'debe' quedarse en una, a medias, mal emitida, a horas intempestivas y con una promoción de season finale inexistente (yo al menos no la vi). Jericho no es la mejor serie de la parrilla americana, pero el maltrato que ha recibido, primero por la CBS y luego por Telecinco, parece exagerado. Por cierto, mis padres estaban muy enganchados a Jericho y mi madre se durmió instantes antes del primer episodio. Mi padre aguantó estoicamente el primero, la eterna publicidad que llevaba al segundo y el segundo entero. Un campeón. Le encantó y corrió para preguntarme si tenía algo descargado de la segunda temporada. “Lo siento, la serie ha muerto”.


Categorías: Jericho Opinión Series Etiquetas: ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »