Anatomía: El curioso caso de Jackson Avery

Anatomía: El curioso caso de Jackson Avery

La sala de guionistas de Anatomía de Grey se ha convertido este año en un laboratorio donde no hay días donde no hagan un experimento (que salga bien o mal, eso ya es otra cosa). Ante el miedo a repetirse y cansar, pues recordemos que ya suman seis temporaditas, procuran ofrecernos fórmulas novedosas en los nuevos capítulos. Ahí está la esperpéntica premiere, el intenso I Saw What I Saw o bien el fantástico episodio de Derek (Give Peace a Chance). Además, en enero tendremos un nuevo y prometedor crossover con Mark Sloan. Y bueno, esto es normalito con lo que nos llegará en primavera, más concretamente en el 6×15. Habrá flashbacks. Y una posible, que no confirmada, revelación. De esas que te hacen preguntarte si lo que Mamá Shonda y compañía hacen es darle a los opiáceos en vez de escribir capítulos cuerdos. Aunque lo hagan genial.

Mucho cuidado con la siguiente información. Contiene lupus. ¡Ah no, que eso es en House!

La cosa de este rumor ya tiene su tiempo. Desde principios de año, exactamente. En Entertainment Weekly, el señorito Ausellio insinuaba la aparición de una tercera criaturita con el apellido Grey en sus genes. Un nuevo hijo bastardo, toma culebrón. Y si Meredith era resultado de Ellis y Thatcher, y Lexie de éste y su otra esposa Molly, el tercero en discordia, un varón, sería un daño colateral de ese affair extramatrimonial que tanto ha dado que hablar entre Ellis y Richard Webber. Nadie niega lo jugoso que sería, pero se quedó en palabras. Su aparición hubiese tenido caso en el episodio cien. Pero nada. El hombretón se llamaría Nathan, y trabajaría en el Seattle Grace.

Diciembre 2009: Otra fuente distinta hace resurgir el tema. Pero hay novedades y hechos que dan consistencia al temita: para profundizar en los errores pasados del Jefe y su ahora reavivado alcoholismo retrocederemos, en el episodio 15 de esta temporada, a su juventud y a la de la difunta Ellis Grey, así como su romance y consecuencias. En efecto, un hipotético hijo. Que, casi treinta años en el futuro, tendrá el rostro de Jackson Avery. Ahora os dejo unos cinco segundos de asimilación y luego seguimos.

¿Qué? Pues eso. Que el merycwester más cabrón podría ser el hermanastro de Meredith y Lexie. Que el residente que besó a Cristina podría ser el hermanastro de Meredith y Lexie. Que Jackson Avery podría ser Jackson Grey. Y qué buena se puede armar cuando la gente se entere. Y qué genial puede ser. Por lo pronto, y oficialmente hablando, nada llega a ser cierto. Shonda lo ha negado en su Twitter, “pero podría ser interesante”. Aunque también negó que Izzie tuviese cáncer.

¿Qué os parece todo esto, la mayor metida de pata de la historia greysiana o una trama que debían haber metido hace temporadas? Por mí, me parece una mezcla de ambas. Se pueden sacar cosas muy curiosas de los experimentos…


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »