Análisis Prison Break 3×03: “Call Waiting”

¿Qué le pasa a Prison Break? Aunque cada lunes estoy deseando ver el episodio, la serie no me engancha como en su primera temporada. Y eso que acepté ver la tercera entrega olvidándome de todo lo que había sucedido hasta el momento. Sona me convence, me atrae la idea de una prisión sin reglas. Scofield no ha perdido ni un gramo de carisma y los secundarios son de lujo: Mahone, T-Bag y Bellick en especial. Sin embargo, la trama cada vez resulta menos creíble y la serie se acerca peligrosamente al caos más absoluto. Vamos a comentar el tercer episodio porque tiene varios errores de libro:

El capítulo de esta semana no pasa de entretenido, con un final apoteósico pero con un cúmulo de incoherencias preocupante. Me explico. Las explicaciones que Whistler le da a Scofield sobre por qué le busca la Compañía no son creíbles. ¿Un pescador australiano que transportó a un hombre clave pero invisible para la Compañía? ¿Whistler vale todo lo que la Compañía está llevando a cabo? Sin duda, la historia del pescador tiene poca fuerza. Apuesto más porque Whistler sea uno de los cabecillas de la Compañía y estén engañando a Lincoln y a Michael.

Segunda incoherencia. ¿Nadie de la Compañía se da cuenta que Michael y Sarah están hablando en clave? Lo digo porque no le pregunta a la doc qué tal está, si le han hecho daño y esas preguntas habituales de cuando te secuestran, sino que empiezan a hablar de la medianoche, de su posición a las 3 a.m. Si tan listos son en la Compañía, ¿por qué tardan tanto en ponerle la pistola en la cabeza a Sarah? Ni entro en lo absurdo que supone tener secuestrado a alguien a escasa media hora del que quiere recuperarlo.

Aún hubo más acciones inexplicables. Lincoln consigue llegar al lugar donde están Lj y Sarah. Se quita de encima a uno de los que vigila la puerta, llega a la habitación donde están lo secuestrados, le pegan, se cae al suelo y en esos dos segundos que tarda en levantarse y correr, Sarah y Lj ya están subidos en una camioneta. Es posible que sean expertos en los “imprevistos en secuestros”, ¿pero Lincoln no busca un medio de transporte para seguir la camioneta? Quizás no había ninguno alrededor por la zona en la que estaban, pero ¿tampoco corre a interrogar a los otros miembros de la Compañía que no se han subido a la camioneta? Sé que Lincoln no es un lumbreras, pero eso se le ocurre a todo el mundo, más aún si estás preocupado por volver a ver a tu hijo.

Dejando a un lado estos errores de peso, el episodio tuvo momentos geniales. Scofield tiene bien pillado por los huevos (con perdón) a T-Bag. Era cuestión de tiempo que Michael utilizara el pasado pedófilo violador de Teodoro para presionarlo. Yo, desde luego, fue lo primero que pensé cuando entraron en Sona. La historia del teléfono nos recordó a los mejores momentos de la primera temporada. Es cierto que todo tiene un grado menor de tensión, pero ese sí parece el camino para mantenernos enganchados. A mi la escena del teléfono me generó ese mismo cosquilleo estomacal que tuve durante toda la primera temporada.

Por lo demás, interesante acercamiento de Whistler y Michael a Mahone. Magnífico el policía corrupto exigiendo sus drogas, era cuestión de tiempo que perdiera los nervios. Genial T-Bag ganándose la confianza de Lechero. Desde que vi la jerarquía de Sona intuí que T-Bag acabaría en el asiento de Lechero o, al menos, a su derecha. Por cierto, a Bellick le veo una pata de gallo en la almohada de su cama en menos de dos episodios. Y pésima imagen de Sucre, acudiendo a Lincoln no para ayudarle a sacar a Scofield sino para ¡pedirle parte del botín de Westmoreland! No se puede ser más rastrero y más desagradecido.

Y llegamos al final que merece mención especial. A mi gusto, un buen final, ya que queda abierto a las especulaciones. ¿Cuál es el problema? Que tenemos mucha información sobre el futuro de Sarah Wayne Callies en la serie o, mejor dicho, el 'no futuro'. No sé qué contendrá la caja, pero mi apuesta es que la cabeza de Sarah Wayne Callies ha sido separada de su cuerpo… ¿Será el final de la doctora en la serie? Si es así, ¿seguirá Michael luchando por sacar a Whistler si pierde su única motivación? Quizás Lincoln no le informe a Michael de lo que ha visto, para que no se eche atrás e intentar luchar por LJ. Todavía no me hago a la idea de no volver a ver a Tancredi…


Categorías: Opinión Prison Break Series Etiquetas:
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »