Análisis Prison 2×10: ¿Quién es Whistler?

Análisis Prison 2x10: ¿Quién es Whistler?

¿Quién es Whistler? Es la pregunta que recorre mi hueco cerebro desde que acabó Dirt Nap, el décimo episodio de la tercera de Prison Break. Sabemos que ha utilizado un nombre falso, Gary Miller, con algún fin. Sabemos que la Compañía lo necesita e intuimos que ocupa algún cargo de responsabilidad en la misma o tiene relación directa con algún jefazo. Intuimos que es sincero con Sofía, a la que no quiere poner en peligro. Sospechamos que no es agua clara con Michael y no tenemos ninguna duda de que cuando salga y conozcamos su identidad, más allá de ser pescador, nos sorprenderá a todos. 3×10, buen episodio. De lo mejorcito de la tercera temporada… ¿no?

En Prison Break ha pasado algo y eso, a estas alturas de tercera temporada, es noticia. Dirt Nap es un buen episodio, el mejor de la tercera temporada me atrevería a decir. La fuga toma cuerpo, la necesidad por escapar aumenta y las tensiones y desconfianzas entre los reclusos no se detienen. Whistler es la pieza que nos falta para completar un puzzle gigantesco, el de la jerarquía de la Compañía. Sólo Lincoln él se cree la historia de que era pescador, porque incluso Sofía ha empezado a desconfiar de sus intenciones reales.

En el interior de Sona han pasado muchas cosas. Bellick es alguien. Teniendo en cuenta que empezó limpiando retretes, no podemos negar sus habilidades para escalar socialmente. Se jugó la vida, retando a Sammy, por un hueco en la fuga. La fortuna se alió con él y, si nadie lo impide, formará parte del selecto grupo de presos que dejarán atrás Sona. Entre ellos también estará Mahone, que ha decidido no cuestionarse nada sobre La Compañía, sobre su pasado, sobre Scofield o sobre la calva de Lechero. Quiere salir como sea, y más después de ver la foto de su hijo. Mahone, en su línea, genial.

Volvió el T-Bag de las grandes citas. Convenció a Bellick para que se enfrentara al nuevo capo de la prisión y ha conseguido su puesto en la huída. Tengo muchas dudas sobre si conseguirá escapar. Michael no se perdona a sí mismo que se subiera al carro de los fugados de Fox River, así que hará todo lo posible para que se pudra en Sona. Conseguirá el trono de Lechero, que ha demostrado su poder enseñando los cuerpos muertos de Sammy y sus secuaces. Muerto el rey, viva el rey.

En el exterior, Sucre la ha vuelto a liar. La Compañía sabe dónde está Maricruz y no dudará en extorsionarlo. Mientras veía el episodio tenía la sensación de que Sucre no llegaría a la cuarta temporada. Eso sí, dejó la bomba en el coche de Gretchen. ¿Soy el único que está deseando que explote ya esa señorita? Lincoln estuvo a la altura de las circunstancias e incluso se atrevió a marcarse un detalle con Sofía. ¡Esa Torre Eiffel! Qué pronto hemos olvidado a Veronica… En fin, la figurita fue el desencadenante de uno de los mejores finales de la temporada.

Sofía empieza a retirar la ropa de Whistler de su casa. Es un síntoma de que el amor entre ambos se ha agotado. Mientras busca en el armario encuentra una caja. ¿Qué contiene? Todavía no lo sabemos, pero espero que haya kilos de información sobre el pasado de James Whistler… ¿O debería decir Gary Miller? Me conformaría con que resolviera la pregunta con la que hemos iniciado este post: ¿Quién es Whistler?

¿Cuál es vuestra opinión sobre el episodio? ¿No os pareció el mejor de la tercera temporada? Si clicáis sobre este link podéis acceder al trailer del 2×11. ¡Esperemos que se mantenga el nivel!


Categorías: Sin categoría
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »