American Horror Story: Election Night

Tras vivir en la casa encantada y acabar internados en un manicomio, nos protegimos en un aquelarre y asistimos al circo de los horrores, para finalmente registrarnos en el hotel y acabar teniendo pesadillas… Muchos dirán que la antología de terror de Ryan Murphy tocó techo en sus primeras temporadas, pero este año están dispuestos a make American Horror Story great again. Las amenazas del creador del show de que Donald Trump tendría un papel central en esta temporada, llamada Cult, no eran vanas. Los hechos toman lugar justo tras la noche electoral que para muchos resultó tan inverosímil y surrealista como el propio show. Aunque las alusiones politicas parece será recurrentes, en este primer capítulo nos perfilan que el tema central de este año no será otro que el miedo en sí mismo, y con la amplia extensión de la palabra. Miedo a los payasos, a los que son diferentes o extranjeros, a perder derechos, miedo al terrorismo, o a cosas tan simples como los agujeros… Y de cómo las personas utilizan este miedo para manejar a otras. La creación de los líderes, del poder. Aunque a lo que yo tengo real pavor es que esta temporada sea de las que quedan abajo en esta montaña rusa que es AHS. Pero, como en los mejores cultos, es tan difícil salir… A continuación, recorremos la premiere para ver si nos captan un año más.

La campaña electoral en un minuto. Así comienza un capítulo que nos hace preguntarnos si estamos viendo la serie correcta. Pero es cierto que afirmaciones como aquella del presidente de la primera potencia mundial de “puedo plantarme en la quinta avenida, pegarle un tiro a alguien y no perdería ni un voto” ya nos pone un poco la piel de gallina. Ahora vemos que pasa al otro lado de la pantalla el 8 de noviembre de 2016, y como se tomaron la noticia de la elección algunos ciudadanos americanos. Una de las señas de identidad de AHS es como a pesar de ser historias totalmente distintas (aunque ligeramente conectadas) con diferentes protagonistas, las caras se repiten ya que todas comparten actores. Parte del encanto, por tanto, es ver qué máscara se pondrán esas caras tan conocidas para la ocasión.

Todo culto necesita un líder y quien se perfila esta temporada como firme candidato es Kai Anderson (Evans Peters), que con un pelo largo y lacio teñido de azul se nos presenta como un fanático entusiasmado por la victoria de Donald. “La revolución ha empezado ¡Fuck you, world!”. Con unos cheetos, batidora y un peine consigue reinterpretar retorcidamente el bronceado aspecto de Trump, como veremos también hace con su ideología.

Pero donde hay vencedores también hay vencidos y el grito desgarrador de Sarah Paulson representa la visceral reacción del bando demócrata ante la derrota de quien podía haber sido la primera presidenta estadounidense, pero sobre todo ante la victoria de su oponente. Sarah este año es Ally Mayfair-Richards, una activista por buenas razones dada en su condición de madre lesbiana hipocondriaca. Vamos, la quintaesencia del liberalismo americano. La sucesión de escenas entre Kai y Ally, y sus respectivas reacciones es hilarante.

Ally está casada con Ivy (Alison Pill, una cara nueva que algunos recordaréis de Scott Pilgrim, los Pilares de la Tierra o The Newsroom) y juntas tienen un restaurante llamado “la Matanza de Maine” como canto premonitorio de que algo más que el precio nos va a asustar allí. Además, está el pequeño Ozzie (Cooper Dodson), su inocente hijo que va a sufrir las consecuencias de esta elección más allá de la amenaza de que declaren anulado el matrimonio de sus madres.

Winter Anderson (Billie Lourd, hija de Carrie Fisher, la eterna princesa Leia; a quien ya vimos en Scream Queens, pero que debuta en AHS) recibe las noticias desde su portátil mientras comenta con una compañera. “¿Está pasando de verdad?” La joven dejó hasta los estudios para dedicar un año a la campaña de Hillary. A pesar de tener una afiliación opuesta a su hermano Kai, comparte su sicopatía. Sabemos que tiene tendencia a herirse a sí misma. Sea como fuere, parece que ambos hicieron un pacto. Si Trump ganaba, Winter se uniría a su revolución, que por lo que sacamos de su posterior discurso se basa en caos: Lo que los humamos amamos por encima de todo es el miedo. Lo anteponemos al resto de cosas que en teoria amos más. El miedo nos librará de pensar, y así de nuestras necesidades y problemas, para que los audaces -los valientes- puedan gobernaral resto. ¿No habéis visto lo que está pasando en el mundo? Sin duda piensa y habla como un líder mundial. Y eso asusta.

Los protagonistas no son lo única que cambio año tras año en AHS, también lo hace su cabecera. La de la séptima parece menos simbólica que en anteriores entregas, con alusiones que de reales dan miedo. No pueden faltar los payasos, las máscaras de políticos (Donald y Hillary) y banderas americanas manchadas de sangre. No se nos escapa como se lavan las manos, y las continuas referencias a armas químicas que yo vínculo con el terrorismo. Por último, agujeros e insectos. Abejas que no solo aluden a organización y ese miedo a los agujeros de Ally, sino a nuestro miedo intrínseco a los bichos. Todo orquestado bajo su tema versionado como una marcha militar.

Los payasos han vuelto. Aunque ponerlos como tema central de una temporada con una fuerte presencia de Trump (as himself) es muy poco sutil por parte de Murphy, hay más razones detrás de esto que el reciente éxito del remake de “It”. Maquillaje, pelucas y prótesis deformes con el fin de esconder la identidad mientras se influye en la percepción y el ánimo de otras personas. No solo les encontramos haciendo reír en fiestas infantiles y circos, sino que han sido utilizados en atracos y para infundir temor desde hace ya un tiempo. La propia serie hace un salto al pasado para recordarnos a aquel asesino sin media mandíbula de Freak Show. Se han dado avistamientos de estos repulsivos y extraños payasos en los últimos años, desatando el temor público (y que han sufrido un repunte). La repulsión a lo que es en parte familiar, pero en parte inusual. La ansiedad que reside en el miedo a lo diferente, a esa sonrisa permanente que desata una extraña disonancia cognitiva. Tiene sentido por tanto que Kai y sus amigos les utilicen en su secta xenofoba, y no hay más que ver la reacción de Ally.

La mujer no solo sufre de Coulrofobia, también claustrofobia, fobia a la sangre, a la oscuridad, y a los agujeros… En la consulta del psiquiatra Rudy Vincent (Cheyenne Jackson) aprendemos que los ataques de pánico que experimenta desde la noche electoral, también fueron desatados por el 11S, y los superó en el pasado gracias a Ivy. Ahora su matrimonio no parece estar en el mejor momento. Ally no es muy dada a tomar medicación, y a pesar de que esos ansiolíticos le podrían venir tan bien a lo largo del episodio. En el supermercado el terror comienza con esa gorra del cajero proTrump para continuar con un espectáculo que toma el pasillo de las verduras como pista central. Payasos escalofriantes que parecen surgir de ninguna parte en el edificio desierto. También en el restaurante ve a otro payaso masturbandose sobre la sopa, y sagre saliendo del recien preparado suflé ¿está Amy eprdiendo definitivamente la cabeza?

En mi opinón, el siniestro personaje con máscara de tres caras con sendas inquietantes narices es el propio Kai. Parece estar detrás de todo cuando sumamos que les lanze a la pareja café a la cara mientras estaban por la calle, o cuando provoca a unos obreros hispanos para grabar la bien merecida paliza que recibe. Más tarde, el grupo de payasos se encargan de asesinar a los vecinos de las Mayfair-Richards, la familia Chung, y hacer que parezca un asesinato suicidio. Pero el plan es aún más retorcido. Winter, sumisa a su hermano que es lo que más miedo le da en el mundo, accede a afrontar sus miedos: los niños y aquella carta que le acusaban de lesbianismo. Así acaba infiltrada como niñera de Oz. Lejos de ser una Mary Poppins, Winter le obliga a ver películas snaf (violencia real y explicita directa desde la deep web) y le incita a presenciar el asesinato de sus vecinos. El cómic el payaso posiblemente fue plantado allí por ellos, y asi poder culpar a la imaginación del pequeño y desestimar su testimonio ante el Detective Samuels (Colton Haynes). Parece que ya han accedido a la casa, ¿o es el payaso junto el que despierta Amy obra de su perturbada imaginación?

En cualquier caso, el plan parece claro. Quieren propagar un mensaje: Aquellos de otra raza son violentos. Los de otra sexualidad están locos, y no están capacitados para criar niños. Si esto es solo el principio, tiemblo de pensar la agenda de este nuevo culto al miedo y al caos. Creo que a mí ya me han captado, y acabare volviendo religiosamente al rito del visionado semana a semana. ¿A vosotros os ha convencido? Pensad que al menos tendremos otras dos temporadas más de esta genialidad absurda y desequilibrada. Quizás este año haya ido demasiado lejos posicionándose políticamente, pero también el que más se acerque a la realidad. No hay monstruos en el sentido sobrenatural de la palabra (de momento). Ni fantasmas, ni demonios, ni deformes, ni extraterrestres, ni vampiros, ni magia. Solo el ser humano en su versión más retorcida. Y por eso, quizás este sea el año que tengamos más miedo.

Como bonus track, muchos de los comentarios de Ally que tienen que ver con la vida social y política de Estados Unidos puede que se nos escapen. Para eso estamos nosotros, tranquilos. “¡Que te jodan, Nate Silver!”, dice refiriéndose a un famoso analista político que daba la victoria a Hillary hasta el último minuto. “¿Qué va a pasar con Merrick Garland?”, quien fue un candidato al tribunal supremo propuesto por Obama que finalmente fue rechazado con gran polémica para que Trump propusiera su propio candidato.. Jill Stain, a quien nombra el señor Chung, era la candidata al partido verde durante las elecciones de 2016, y gracias a los Simpson todos sabemos que votar por el tercer partido es tirarlo directamente a la basura. También hay varias referencias a twitter (“Just stop twitting!”), en especial a los mensajes del presidente electo frente al reciente atentado de Londres:


Categorías: American Horror Story Opinión Etiquetas:

13 comentarios

  1. Indi

    En lo personal, no me gustó. No me interesa el tema político, no me asustan los asesinos reales (en este tipo de series, se entiende), no me convence la estética de esta temporada, ni siquiera su elenco. Me refiero a las nuevas incorporaciones. Sarah Paulson y Evan Peters siempre estan muy bien, pero los nuevos no me convencieron en lo absoluto. Igualmente le daré un par de oportunidades más, porque es AHS, pero no me entusiasma esto que me resulta más un trauma interno estadounidense, que las historias de terror que solían contarnos.

    • Gracias por comentar Indi. Lo que comentas son los grandes contras de la temporada: demasiado centrada en EEUU (pero oye es AMERICAN HS, y ya sabes que para ellos Americanos son ellos solos…), demasiado real. Ojalé equivoque y haya espacio para lo sobrenatural y lo absurdo, que para lo real ya tenemos ACS, pero con esta serie es facil darle otra oportunidad aunque solo sea por descubrir con que locura nos saldrán ahora. Yo tengo por seguro que no va a ser ni aburrida ni convencional, y como en Roanoke puede reinventarse en mitad de la temporada…

  2. Anónimo

    Demasiado yanqui y para colmo Sarah Paulson, gran actriz, está insufrible, gritando y llorando todo el tiempo. Se bastante de fobias y te puedo garantizar que el fóbico no alucina.

  3. azzathoth

    Esto muestra como los gringos se asustan cuando ven su trasero (fascistas) o cuando crean enemigos nuevos (inmigrantes ilegales RESENTIDOS)
    En serio, no seran unidos por mucho tiempo, ojala viva para ver el “reinicio” de su guerra civil

  4. kazuya

    En mi opinión, un excelente arranque. A mi me han “enganchado” también y ya estoy deseando ver la continuación de esta magnífica historia. Yo me lanzo a la piscina desde el principio y creo que ese miedo de la protagonista hacia los payasos puede estar en el fondo “fundamentado” por una experiencia que tuviera en la niñez y, de ese modo, entroncar con el payaso psicópata de “Freak Show”. Máxima expresión del miedo, mezclando ficción y realidad, una realidad que además es completamente actual… Espero que no suceda como en anteriores temporadas, en las que se les va de las manos a partir del cuarto o quinto episodio, excepto en la primera y segunda entregas, en mi opinión, las mejores, con diferencia, hasta la fecha. Gracias por este completísimo artículo.

    • Gracias a tí kazuya por tu comentario. He estado viendo teorias que propnen que Ivy esté implicada. Me parece rebuscado pero desde el este punto de partida pueden derivar la historia de muchas maneras. Esperemos que evolucione a mejor, no como la mayoria de las ultimas entregas como bien dices (aunque para mi Roanoke se mantuvo un poco mejor con ese giro a media temporada).

  5. Erikcito

    No había visto la review, pero con dos capítulos ya emitidos puedo darme una idea más clara de por donde va la temporada.
    Me parece que el trasfondo de la temporada es muy bueno, Kai es un gran personaje que sin duda lleva al extremo el lado oscuro de “la supremacía blanca”, me gusta esa línea de crear caos y retorcer las palabras del ahora presidente, me gusta y puede dar mucho juego, pero lo que no había ocurrido en seis años por primera vez a ocurrido, Sarah Paulson está insoportable, sus constantes gritos y lloriqueos rompen la atmósfera, me duele el darme cuenta que por primera vez Sarah Paulson está sobradísima en su actuación; si el año anterior me parecía una joya la manera en la que los actores tenían que actuar e interpretar un personaje dentro del personaje, aquí la actuación particularmente de ella es como bajar el nivel muy drásticamente. La trama de las fobias también es algo que da cierto juego a la temporada pues es el miedo en su faceta más humana; una fobia pero por primera vez no puedo con la manera en la Paulson lleva ¿al exceso? a su personaje.
    Me encanta AHS, lo hecho hace un año con Roanoke fue en mi opinión lo mejor y presentar una idea muy complicada y compleja como la de hace un año es de aplaudirse, este año creo que la serie tiene una responsabilidad muy grande pues el tema que toca es delicado y como mencionan en comentarios arriba, es polarizar la serie en un tema tan debatible como la política, urge que esta temporada avance un poco más rápido y aceleren el paso con el tema de los cultos o sectas, incluso abordar las fobias de otra manera, porque hasta ahora lo que estoy viendo me gusta pero muy poco.
    Las actuaciones exceptuando la de Evan Peters están muy por debajo de lo que está serie tiene acostumbrado a ofrecer.

    • Gracias por tu comentario Erikcito! Coincido contigo. El segundo capitulo me pareció un bajon respecto al primero. Me aburrió. Sarah, con todo lo que la adoramos y comob bien dices, se hace insoportable. Espero que realmente sea porque su personaje va a avanzar con la temporada. Me atrevo a hipotetizar que no es Ivy quien esta en la secta, sino que sera Ally quien se una al culto. Seria interesante como alguien tan “progre” acabe pasandose al lado de Kai por sus miedos “cuando fue la ultima vez que te sentiste segura”. Yo tengo debilidad por Billie Lourd, pero no está en su mejor papel; asi que sin duda es la temporada de Evan. Yo tengo fe en AHS, veremos como va el tercero… Quizás al reves que otras temporadas, vaya de menos a más… Si lo merece, cuando acabe, aqui estaremos para comentarlo.

  6. sofi

    Antonio de tiempo que leo algo tuyo y me alegra que sea AHH.
    Ya he visto tres capítulos y aunque al principio me pareció muy centrada en la política, creo que se está desligando un poco.
    Tampoco me gusta mucho la actuación de Sarah en esta temporada y creo que mucho mejor está Evan Peters. Y buen dato el de la hija de la princesa Leia que está actuando acá, yo no lo sabía.
    Lo que no entendí bien, es la escena inicial del payaso que mata a los chicos en el parque. ¿Es de la revista que leia? ¿Y ese payaso no es de la otra temporada del circo?

    • GRacias por comentar Sofi!, Me estoy poniendo al dia con muchas series y a falta de ACS, es un gustazo hacerlo con su hermana mayor. En efecto, la escena del payaso que hace referencia a la temporada de Freak Show es unicamente una representación de lo que lee Oz en el comic. No creo que volvamos a ver al payaso de mandibula desencajada en esta temporada, aunque si la llenan otros muchos que tampoco estan muy bien de la cabeza. Si la temporada cierra bien prometo hacer una review de toda ella!

  7. Indi

    Acabo de ver el último capítulo y así como al ver el primero dije que no me gustaba la temporada, después de éste cambio mi opinión. Es la primera vez que falta magia, pero también es la primera vez que esta serie, la temporada, va in crescendo, tratando finalmente un tema tan real como escalofriante que es el de las sectas. Ojalá hagan una review sobre esa conclusión. Gracias a todos los que hacen Todoseries!!

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »