Una visita a The Good Wife

The Good Wife es como la típica niñita pequeña que un día te encuentras con que ha crecido y ya es una mujer adulta. Ya no es tan inocente como lo era antes; ya fuma y bebe. Ya se ha hecho mayor. Nadie en su sano juicio daba un duro al principio por esta serie (“¿Procedimental de la CBS? Yo es que soy supercool y no veo series de abogados, que pasaron de moda…”) y, sin embargo, ahí la tenemos, recibiendo premios a sus actuaciones por doquier y con una trama que avanza sin pausa pero sin prisa. Ponte algo de música (ya te la elijo yo) y entra a leer asumiendo riesgos, que tenemos spoilers hasta el 3×07

Damas y caballeros, con todos ustedes… ¡Marcos Payo, nuestro nuevo fichaje! ¿Conseguirá levantar la maldición que pesa sobre The Good Wife en este blog? ¡Seguro que sí!

Personajes: no nos liemos; por muy buenas tramas que tenga la serie, esta es una serie de personajes bien trazados, y cada uno perfectamente marcado con sus debilidades y sus virtudes:

Alicia Florrick (Julianna Margoulies): Es La Buena Esposa que da título a la serie. De su comienzo como una mujer calmada, pausada, tranquila y que siempre permanecía en segundo plano pasamos a una mujer que sigue siendo tranquila pero que ya no tiene miedo de lo que le ocurre alrededor (esto queda demostrado en el episodio en el que tiene que decidir si hacer que una mujer confiese una infidelidad). Y por si fuera poco, buena madre.

Will Gardner (Josh Charles): El jefe que cae en la red de Alicia. Con un pasado bastante turbio que en la tercera temporada estamos empezando a descubrir; Will Gardner supone el jefe que todo el mundo quiere: tranquilo, calmado pero exigente, compresivo. Y ya ha dejado claro que si Alicia es perjudicial para el bufete, por muy liado con ella que esté, se la cargarán.

Kalinda Sharma (Archie Panjabie): Reina de la función durante la primera temporada, personaje misterioso donde los haya, quedará marcado por lo que Blake Calamar descubra en mitad de la segunda. Bisexual o lesbiana (vamos, que no tiene problemas con nadie por su sexo), es, posiblemente, el mejor personaje de la serie.

Diane Lockhart (Christine Baranksi): Co-jefaza del bufete de Alicia. De los personajes, el menos importante de todos, lo cual no quiere decir que sea malo. Aunque tiene su pasado, no es tan interesante como el de su compañero. Y nadie puede negar que su risa tiene su punto…

Cary Agos (Matt Czchry): Otro de los personajes que más ha cambiado. Personalmente creo que se define por sí sólo en aquella escena al final de la primera temporada en la que le dice a Alicia que cree que va a ser el que se quede en L&G. Al ver que no es así, despechado (aunque siempre bajo esa tierna carita), se va a trabajar con el fiscal. Y ojito, que la pareja que hace con Peter puede dar mucho juego. Y todas las escenas que comparte con Kalinda, arte puro.

Eli Gold (Alan Cumming): Lo descubrimos como ayudante en la campaña de Peter. Manipulador de las masas por nacimiento, se dedica a mejorar la imagen pública de todo aquel que le paga (y es bueno en su trabajo, que no es fácil hacer que la gente vote a alguien que ha estado con prostitutas y en la cárcel).

Peter Florrick (Chris Noth): Es el personaje que hace que Alicia cambie. Candidato a fiscal de distrito, su relación con la protagonista se va tensando hasta que, como es lógico, acaba rota. Pero, desde el fiscal del distrito, tendrá la oportunidad de vengarse de su mujer.

De la historia original de La Buena Esposa que comenzaba como una mujer en segundo plano, siempre detrás de su marido y aguantando todo lo que se le venía, poco queda ya. Los personajes fueron evolucionando a poquitos (sobre todo durante su soberbia segunda temporada) al tiempo que la trama horizontal de la serie adquiría un equilibrio perfecto con los casos de la semana. La incorporación de nuevos personajes fue todo un acierto y alcanzó unos momentos cumbre al alcance de muy pocos. Pero no nos adelantemos.

La Fuente de Todo Saber, mi madre la Wikipedia, habla de la sinopsis de The Good Wife tal que así:

Alicia Florrick es una madre y esposa que debe hacerse cargo de la conducción y manutención de su familia después de que su esposo, Peter Florrick (prominente político que tenía el cargo de procurador del condado), es destituido y encarcelado bajo el cargo de corrupción política al mismo tiempo que se difunden al público videos que documentan que mantenía relaciones con prostitutas

En este momento a Alicia (Alisha para los amigos) no le queda otra que ponerse a trabajar como abogada en el bufete de SternLockhart & Gardner. Poco a poco vamos viendo como la dinámica de trabajo en grupo hace que Will acabe cayendo enamorado (y quién no) de Alicia. Así, con Will llamando a Alicia y esta teniendo que decidir si cogerlo o salir con su marido a seguir con su campaña.

A partir de ahí empieza lo bueno. La tensión sexual no resuelta (recordemos que Alicia no sabe nada del mensaje que le dejó Will Gardner porque Mr. Eli Gold se lo borró) va poco a poco aumentando a la vez que disfrutamos de capítulos buenos (Two Courts), capítulos majestuosos (Closing Arguments) y capítulos simplemente perfecto (mi favorito, VIP Treatment). Cary Agos trabajando en “la competencia” se consolida como uno de los enemigos más a temer por parte de Lockhart and Gardner; aunque siempre desde esa inocencia que oculta su tierna carita.

Pero señores; The Good Wife se vuelve una serie auténticamente grande cuando Blake Calamar descubre el secreto mejor guardado de la reina de los secretos: Kalinda Sharma. A partir de ahí Alicia ya no será La Buena Esposa nunca más. Echará a su marido de casa; dejará de hablar con Kalinda y se replanteará su relación con Will, lo que culminará con la memorable e impecable escena del ascensor (posiblemente uno de los mejores finales de temporada del año pasado).

Todo ello mientras en el bufete se viven momentos de crisis. Al comienzo de la tercera temporada vemos como Diane está a punto de descubrir el secreto de Alicia y Will; mientras el futuro exmarido de la primera intenta como sea descubrir los trapos sucios del segundo; y mientras vamos descubriendo leyes absurdas de los americanos (el séptimo capítulo de la temporada, al menos desde el punto de vista que se nos ofrece, por ejemplo).

Y es que, señores, The Good Wife es una serie de abogados al igual que lo es de intrigas y traiciones que bien podrían ser llamadas de palacio, capaz de crear cliffhangers de infarto (creo recordar el capítulo 19 de la primera, que acababa con Peter rompiendo el arresto domiciliario; o, sin ir más lejos, el final de la segunda); y me voy a permitir nombrarla (si Fringe me lo permite) como la Mejor Serie en Abierto.


Categorías: Opinión The Good Wife Etiquetas: ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »