Review Black Sails: XXXV

AVISO SPOILERS: Este artículo contiene spoilers de tamaño superlativo. Por tanto si aún no has visto el XXXV (4×07) te recomiendo que sigas el consejo de Gandalf el Gris y huyas de la insensatez.

La Comunidad de Piratas y otros se prepara para ir a la guerra. Así fue como finalizó la semana pasada el fantástico XXXIV. Con la diáspora de bucaneros, corsarios, filibusteros y fugitivos congregados en la isla de la familia de la desaparecida Madi, las cosas empiezan a adquirir otro cariz para nuestros amigos, y lo que en un principio parecía la representación de David contra Galiot, o lo que es lo mismo, una batalla perdida contra el todopoderoso Imperio Español, va camino de convertirse en la alianza definitiva que ponga fin a la contienda y mande a Raja (y a sus navíos) de vuelta a Cuba. He de reconocer que estaba especialmente ilusionado por ver el episodio de esta semana después de los trágicos sucesos que tuvieron lugar en el XXXIV. Pero no ha sido así, y XXXV borra de un plumazo la fina línea que ya estaba medio trazada y que indicaba el buen camino, desviándose por senderos que podrían ensombrecer el adiós de Black Sails.
Sigue leyendo…

Review Black Sails: XXXIV

barcos 590
AVISO SPOILERS: En este artículo se habla libremente de la serie. Por tanto si aún no has visto el XXXIV (4×06) te recomiendo que sigas el consejo de Gandalf el Gris y huyas de la insensatez.

Con el XXXIV cruzamos con mucha emoción y algo de tristeza la línea divisoria de esta maravillosa e impecable última sinfonía de Black Sails, y una vez más, y ya sin extrañarnos lo más mínimo, Starz vuelve a ensamblar otro capítulo demoledor, comprimiendo y exprimiendo toda la acción en el asedio y posterior asalto de la flota española a la isla de Nassau y demostrando que puede competir de tú a tú y sin ningún tipo de complejos con obras mastodónticas como Juego de Tronos. Y os confieso que estas últimas semanas no he dejado de pensar que ya era hora de que alguien le plantara cara a la adaptación del orondo y entrañable George R. R. Martin. Porque de hecho Black Sails se podría autodenominar como el Juego de Tronos Piratas de Starz. Vale que no hay dragones, pero con los majestuosos e imponentes navíos uno se acaba sintiendo más que satisfecho.

Sigue leyendo…

Review Black Sails: XXXIII

rogers 2 590

AVISO SPOILERS: En este artículo se habla libremente de la serie. Por tanto si aún no has visto el XXXIII (4×05) te recomiendo que sigas el consejo de Gandalf el Gris y huyas de la insensatez.

Los vestigios del aburrimiento de aquella primera temporada que coqueteaba con el tedio y que en ocasiones me hizo plantearme si seguir viendo o no la serie de piratas son solo eso: vestigios. Hice bien en darle un voto de confianza, y me alegro de haberlo hecho, porque más allá de toda aquella falta de interés que la envolvía en sus inicios, lo que para mí era un hecho innegable es que a pesar de todo, y léase un guión gris y errático, unos personajes planos y una trama enquistada en un botín que se hacía de rogar, a pesar de todo eso, Black Sails tenía potencial, y solo era cuestión de tiempo que los responsables se pusieran las pilas para abordar nuestras pantallas con toda la apabullante pirotecnia made in Juego de Tronos a la que estamos asistiendo entre el asombro y la admiración. Y vuelvo a insistir en ello: please HBO, tomen nota de cómo debería de ser el adiós de Poniente.
Sigue leyendo…

Review True Blood: I Found You

 JasonEric

Como ya sabéis, acorde con las reglas de True Blood, si bebes sangre de un vampiro tienes por un lado un viaje que ni tomate tú todos los tripis del mundo, y, por otro lado, pasas a sentir una conexión especial con ese vampiro. Pero especial, especial. Vamos, que tienes unas ganas de montártelo con él / ella que ni te cuento. O bueno, para que lo entendáis mejor os pongo un ejemplo: es justo, justo, lo que le ha pasado a Jason esta semana ¡Vaya sueño erótico que se ha gastado el menda en plena misa! Toooma respeto al hijo de Dios. Sinceramente creo que me pareció de lo mejorcito del capítulo para reírme durante un buen rato. Y eso que Jason no es gay o bisexual (declarado), pero que le tiene unas ganas enormes a Eric… eso ni Violet lo puede evitar.
Sigue leyendo…