San Valentín ataca de nuevo

Dentro de muy poco y a nada que nos descuidemos, los rollizos querubines medio desnudos lucirán un año más con orgullo sus tirabuzones rubios por los carrefoures, mediamarkets e hipercores colgados del techo y bamboleándose a merced del aire acondicionado. Provistos de sus arcos y flechas intentarán unir en amor eterno a la simpática chica del twerking “claro que sí guapi” con algún sesudo politólogo que se pasa el día recorriendo las tertulias de televisión. Y es que si hay algo que les encanta a nuestros angelitos es disparar sus flechas sin ton ni son, sin ver, sin evaluar consecuencia alguna. Y luego, vaya usted a reclamar al departamento de Atención al Cliente si la cosa sale mal…

Sigue leyendo…