Review The Expanse: The Monster and the Rocket

La expansión no para ni por Semana Santa. Porque no hay mejor momento para planear una escapada (de Ganimedes), pasar unos días en un hotel (orbital) de lujo, quedar con la familia y viejos amigos (o enemigos) para pasar un rato de muerte, o incluso, como nos marca la tradición, hacer sacrificios por nuestro pueblo. Pero las vacaciones se acabaron como lo hará pronto esta segunda temporada de The Expanse. Por suerte, contaremos en breve con una finale que nos permitirá sobrellevar mejor la vuelta del puente. De momento, comentamos esta perfecta antesala llena de revelaciones, nuevas preguntas y sobre todo muchas emociones. Agarraos a la nave, ¡que vamos a despegar!

Si la semana pasada viajamos de fuera hacia adentro del Sistema Solar, esta semana empezaremos por la Tierra. Nos saltamos Venus para ver el lado más humano del Subsecretario de las Naciones Unidas, Sadavir Errinwright. Avasarala le aconsejó a su colega que dijera toda la verdad sobre su colaboración con Mao en las vistas sobre el accidente de Eros, y más tarde le asegurará que su ayuda al desentrañar el secreto que guardaba Draper jugará en su favor. Pero no por ello dejaria de ser un traidor confeso, con todas sus consecuencias. Su vida estaría acabada. Por ello, acompaña a su hijo al colegio antes de que quedar denigrado públicamente y así darle un último consejo: “Sigue a tu corazón”. También vemos como parece redactar su último adiós mientras sostiene un vial de veneno… pero en realidad, el diplomático está maquinando un plan.

Errinwright parece decidido a aplicarse el cuento y otra de sus máximas: “La Tierra debe ir primero”. Se reúne con el ministro de defensa de la MCR Korshunov para hablar abiertamente sobre la protomolécula (recordemos que sabe de su implicación gracias a la declaración de Draper). Así confiesa que es el nuevo socio de Mao, y aunque asegure que usarán esa tecnología para impulsar la terraformación de su árido planeta (Caliban es solo un bonus parece ser), Errinwright está convencido de que tarde o temprano la usarán para acabar con la Tierra. “Si le das un palo a un simio, inevitablemente lo usará para golpear a otro hasta la muerte”, le dice Sadavir a Korshunov mientras se ahoga. El ministro sufririó un ataque causado por una sustancia que solo afecta a los marcianos, acompañado con un licor caro y palabras amables. El uso de este veneno fue censurado por los derechos humanos, su desarrollo archivado, de modo que su uso apoya irónicamente el argumento de Errinwright. Si tenemos acceso a un arma, se usará. Pero su plan no acaba ahí…

En su búsqueda de nuevo socios, Mao no se conformó con Korshunov. Como nos enteramos más tarde, quiere un equilibrio entre ambas potencias, Marte y Tierra, y convocó a Avasarala a un encuentro. Una trampa según Cotyar. Su espía personal y Draper, le acompañarán como escoltas a esa cita en uno de sus hoteles situado en el espacio equivalente a las aguas internacionales. Por el camino, los dos militares tienen tiempo para mandarse puyas, que parecen más un acto de coqueteo que de verdadera rivalidad. Pero en medio de ese juego aprendemos algo importante: Cotyar fue el responsable de la muerte del hijo de Avasarala. Tras el mal trago del viaje para Avasarala, el llegar a la ornamentada estancia no le produce alivio. Mientras Draper se atiborra a canapés de pepino (los marcianos aprecian mucho la verdura fresca, parece ser), la subsecretaria adjunta lee entre las líneas del discurso de Mao.

El ejecutivo no busca equilibrio, sino además de detener la persecución a su familia y desbloquear sus finanzas, quiere enriquecerse gracias a una situación de poder entre ambos mundos. Pero cualquier posibilidad de negociación se extingue sin embargo con la llamada de Errinwright. El socio marciano de Mao está muerto, la nave que iba a recoger la investigación de Ganimedes para Marte (la Karakum) abatida en Ganímedes, la balanza ahora solo puede estar de un lado y Avasarala ahí no es más que un lastre. El subsecretario ha pasado de estar derrotado a llevar las riendas. Se ha sentido traicionado por su compañera y ahora pide su cabeza, y así ser el único interlocutor en el asunto de la protomolécula. Con este mensaje, y unos apuntándose a otros, Mao deja la sala, dejándonos a nosotros con la duda de que será de Avasarala y sus acompañantes.

El alcance de las acciones de Errinwright llega hasta Gánimedes, donde Amos y Naomi han vuelto para asistir a la viuda del “Funambulista llorón” en ese intento de ayudar donde y cuando puedan. A pesar del comprensible rechazo de Melissa, la habilidad mecánica de Naomi prevalece, y el músculo de Amos es el complemento perfecto para evitar tumultos. El efecto cascada es ya un secreto a voces y con el espacio aéreo cerrado por la MCRN, son pocas las opciones de escapar de esa trampa que se ha convertido la estación. Los belters se agolpan a sus puertas, y a pesar de que la nave podría llevarles a todos, solo hay aire para 52. Melissa es consciente que una vez se abra la puerta no pasarán únicamente esos y acabarían muriendo todos, con lo que decide dejarlos a todos esos pobres diablos, aún más enloquecidos al sentir la colisión de los restos de la Karakum.

A pesar de que una turba que teme por su vida es poco racional, a Naomi aún le corroe la conciencia no haber hecho lo suficiente en Eros. No está dispuesta a dejarles morir, y dará su vida si es necesario a pesar de la negativa de sus acompañantes (tiene incluso que reducir al grandullón con tranquilizantes para hacerse paso). La ingeniera tiene fe ciega en sus hermanos (beltalowda), sabe que son fuertes, duros y con coraje. Mejor que cualquiera de los interiores. Y está dispuesta a demostrarlo. De modo que se enfrenta a la multitud, incluido al “puerta” que había “contratado” Melissa para contenerlos y que ahora formaba parte del gentío descontento. Pero su sacrificio se convierte en el de ese héroe anónimo, que le cede su puesto cuando ya todos los 52 han pasado ordenadamente. Mujeres y niños primero, los refugiados marcharon en procesión delante de los que van a morir, separando familias, en una de las escenas más emotivas que recordamos en esta serie.

Y mientras, la nave que podía salvarlos a todos, la Rocinante, se encuentra al servicio de nuestro Quijolden particular en una gesta irracional. La caza de Caliban, el híbrido en fuga, les lleva a uno de los domos. Gracias al su pilotaje experto, Alex consigue esquivar los obstáculos y evadir a la MCRN, forzado por su educación militar que le impide desobedecer a su capitán. Pero ni él ni Prax parecen comulgar con su intención de matar al ser. Prax piensa que podría ser su hija, o cualquier otro niño, que arrinconado acabó con los científicos que le torturaban. Al igual que en Eros, toda esa violencia y degeneración viene de Protogen, la empresa, y no de la Protomolecula, el ente alienígena. Por lo que sabemos, no es intrínsecamente malvado, y Prax propone establecer contacto para averiguarlo. Alex lleva los mandos en esta trepidante huida/persecución, y acaba zanjando el enfrentamiento Holden/Prax al apremiar en acudir a la llamada de auxilio de la “Funambulista”. “Nuestra familia nos necesita”.

Porque tras resolver quien entra en la nave deben conseguir salir de la estación. Las autoridades de la MCRN les cierran el paso, pero no pueden permanecer en una estación que se está cayendo a pedazos. No es algo que importe a los militares que abren fuego contra ellos cuando finalmente despegan, desobedeciendo sus órdenes. Justo a tiempo, la Roci consigue derribar el misil que habría supuesto el fin de la nave y sus pasajeros. En otra de las míticas transmisiones abiertas de Holden, en las que se está convirtiendo en experto, amenaza con un fuego cruzado que acabará con todos. Al fin y al cabo, la Roci es una nave de última generación, y nadie lo sabe mejor que sus antiguos dueños. Así ambas naves consiguen salir de allí, ilesas, pero con un poco de carga extra… un polizón azulado.

Este episodio ha sabido entrelazar las diferentes tramas como pocos, y mantenernos enganchados con esa sucesión de eventos perfectamente engarzados. Mucho tiene que pasar en el final de temporada para zanjar tanto cabo suelto. Saber que contamos con una temporada más (al menos) en parte nos tranquiliza, pero… ¿Qué pasara con Avasalara, Draper y Cotyar ahora?, ¿serán prisioneros o les tocará salir de ahí a la fuerza?, ¿lo conseguirán o se saldrá con la suya Errinwright? Recordemos que ha enfadado a algunas de las personas más influyentes del sistema ¿le saldrá la maniobra por la culata?, ¿Cómo será el primer encuentro con Caliban en la Roci?, ¿qué acabará pasando en Venus?, los científicos deberán dar parte a la Tierra de la actividad detectada… y en medio de todo esto, ¿qué hará Mao con su plan totalmente desbaratado? La respuesta a alguna de estas preguntas, en tan solo unos días. Oyedeng, tumang!

PD: Desde el Twitter de The Expanse nos dejan con esta interesante pista sobre la finale. Tres frases en el belter criollo, siendo dos reales y una falsa. Mi belter esta algo oxidado, pero creo que vienen a significar algo como: 1) Bobbie (Draper) se pone su armadura, 2) Fred Johnson va a la Tierra, 3) La Arboghast llega a Venus (entendemos que a su superficie) ¿Vosotros por cual apostáis?

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review The Expanse: The Monster and the Rocket
4.43 (88.57%) 7 votes

Categorías: Reviews The Expanse Etiquetas: , , , ,

1 comentario

  1. Iosephus Finolis

    -“Tu corazón es libre. Ten el valor de hacerle caso” Braveheart.
    El palo y el simio de 2001: Odisea en el Espacio. Supongo que quiere decir que la violencia es connatural a la raza humana: Siempre ha sido así y siempre así será. El monolito clarkiano es una representación de una intervención divina pero ¿por qué eligió la khaaba como simbolismo? ¿Se quería referir a un Dios cósmico -por lo del meteorito- más que animista? ¿Es demasiado temprano para hacerse estas preguntas?

    Lo de la Sonámbula Llorona no sé muy bien qué quiere significar.

    Y como ya he visto el final de temporada puedo decir que de las tres opciones que se dan lo que realmente sucede es que Calibán le declara la guerra a Occidente por su decadente modo de vida y abandono de las costumbres del Fetén y de la ley Paria.

    SPOILER FLOJO:

    ¿Habéis visto Alien: El Octavo Pasajero? guiñoguiño codazo

    Esta serie está llena de referencias ciencioficticias. Esto molaba antes de Stranger Things que se cargó el recurso haciéndolo burdo.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »