Review The Expanse: Caliban War

“La protomolécula lo cambió todo. Todo excepto aquello que sigue igual. No recuerdo un momento en que la Tierra, Marte y el Cinturón no estuvieran luchando. Cambiamos de bando, por lo que luchamos. Nos ponemos del lado de aquellos que nos autoconvencemos son los buenos. Pero no podemos parar de luchar, guerra tras guerra. Es una parte de ser humano. No una buena, pero una que no creo que podamos cambiar. La tecnología ciertamente no lo ha hecho. Pistolas. Cañones. Bombas nucleares. Ningún arma ha traído la paz. Y aunque nadie sepa que quiere la protomolécula, o lo que hace, no les ha impedido usarla…

Este inspirador discurso de Naomi Nagata, ingeniera de la Roci y ante todo Belter, es la guinda que cierra la temporada con una importante revelación. Aquella muestra congelada, esa que escondieron dentro de un misil desarmado en un remoto campo de asteroides, la misma que Holden le ordenó a Naomi que destruyera… se encuentra ahora en manos de Fred Johnson. El portavoz de la OPA que no acabó en muy buenos términos con el capitán de la Roci, ni con el otro peso pesado del cinturón. Aunque todos nos preguntamos la sabiduría de esa decision tomada en un una situación de crisis (cuando aún no sabía si saldria de Ganímedes con vida) y si Fred es digno de confianza, Naomi tiene razón en una cosa: la protomolécula no va a ir a ninguna parte, y ya la tienen la Tierra y Marte (y Venus). ¿Acaso no tienen derecho a disponer de ese “avance revolucionario” en el cinturón?

Pero me he adelantado, mucho. La finale nos ha traído grandes momentos y sobretodo mucha acción. Una parte importante ha sucedido en la nave-crucero de lujo de Jules-Pierre Mao, que tras poner pies en polvorosa ha dejado a sus secuaces con la orden clara de deshacerse de los invitados. Cotyar, Draper y Avasarala consiguen parapetarse y mantener a raya a sus captores, pero han llegado a un punto muerto. La única salida podría ser a través del sistema de ventilación, pero no hay forma de que consigan pasar por ahí. No por la edad avanzada de la subsecretaria, Dios nos libre, sino porque en la refriega el espía ha resultado malherido. La única en condiciones de huir sería la exmarine, que tras ponerse su armadura podría volver a por ellos.

Aunque los planes de Cotyar están al nivel de los de la Roci, parece que da resultado. Bobbie consigue hacerse paso a puñetazos y volver en el momento justo en que los otros dos se encontraban entre la pistola y la pared. Para llegar a esa situación, han intentado negociar, y finalmente el espía casi intercambia a Avasarala por su seguridad. Clama que, aunque dejara morir a su hijo, no le debe nada a la mujer y se niega a hacer suya la causa de detener al ambicioso Errinwright. Sin embargo, la causa de la subsecretaria sí parece suficientemente noble para Draper, quien hace cuestionar a un electricista si merece la pena morir por su jefe. Ella parece tener claro que por Avasarala sí. De modo que vuelve y reduce a todos sus captores fácilmente.

El resto de la acción transcurre en la Roci. A todos nos alegra volver a ver al viejo Holden, uno que no se encuentre consumido por la venganza, pero especialmente a Naomi. Sin embargo, no tienen a penas tiempo de remachar sus heridas, ya que descubren que Caliban se les ha colado en la zona de carga. A pesar de la petición constante de Prax para tomar un acercamiento pacífico, los demás están resueltos a reducir cuanto antes a la amenazante criatura. Así Holden y Amos se disponen a plantarle cara, aunque la superioridad del ser queda patente cuando les lanza fácilmente un pesado contenedor. Las fijaciones magnéticas de la caja aprisionan al capitán y comprometen la hermeticidad del traje de Amos, que se ve obligado a dejar a Jim solo ante el peligro. Pero la criatura parece tener más hambre de radiación que de persona, y se intenta abrir paso al motor de la nave. Si alcanza el reactor nuclear “Estamos más o menos jodidos”.

Caliban parece un ente inteligente. Se desace de un dispositivo que tenía implantado, seguramente para detonar en caso de alejarse demasiado. Un elemento de control. Sus aproximaciones a los miembros de la nave parecen más curiosas que amenazantes, a pesar de recibir múltiples disparos. Sus heridas se cierran facilmente, y su interés se centra en la radiación, su alimento. Esto es algo que el Doctor de la nave (doctor en botánica) entiende a la perfección. Las plantas dirigen sus ramas y raíces en busca de luz y alimento, esa criatura debería hacer lo mismo. “Alex, esta nave tiene misiles nucleares, ¿verdad?”. Un cebo perfecto. Y Naomi y él son ahora los cazadores.

“Un buen Belter nunca tira nada”. Y la misma carga que una vez tenía el misil que ahora contiene la protomolécula, les sirve en su propósito. Apagar el motor hace que deje de liberar radiación, y la nueva fuente de alimento que tienen Prax y Naomi en el exterior es el nuevo foco de atención de Caliban. A pesar de un momento de duda, ya que sigue pensando que ese híbirdo puede ser su hija o cualquier otro niño, el ganimedano acaba lanzando la carga al espacio y la criatura va tras él. Casi sentimos pena por el pobre bicho, feliz con su bola de radiación, cuando los motores de la nave lo reducen a polvo cósmico. Porque yo sigo empeñado que una cosa con ese brillo azul tan bonito no puede ser mala. Y lo que ocurre en Venus puede darme la razón.

En la Arboghast, Iturbi y Janus ya se entienden a la perfección. Sin más sondas solo hay una manera de reconocer el fenómeno del que sólo han apreciado un atisbo. “Aquí es cuando me dices que nos acerquemos, para obtener mejores medidas” le dice Janus a su colega, “y cuando tú me respondes que eso incumple los protocolos y nos pone a merced de la nave marciana que nos vigila” le responde Iturbi. Seguro que ya hay gente en las redes que piensa cosas raras de estos dos. Pero para suceso extraño lo que viene a continuación. Ya que la protomolécula transpasa las leyes de la lógica y la física. La turbulenta caida que experimentaban, con unas medidas de radiación y temperatura disparatadas en el cráter, se convierte en un suave descenso acompañado con el rastro azulado que tan familiar nos resulta y nos traslada a la genial “home”. Entonces, sin esfuerzo, la nave se desintegra. No, no explota, sino que todas las piezas que la integran (personas incluidas) se separan elegantemente. Algo que le debe haber pasado a la nave marciana cuando perdieron su señal. Algo que de ser malo parece increíblemente apacible. Como curiosidad, el otro científico que aparece en la nave es Adam Savage, uno de los “Cazadores de Mitos” que muchos quizás recordéis y fan confeso de la serie.

Pero lo que más nos preocupa, y nos deja colgando del más alto de los acantilados, es el complejo que vislumbramos en la última escena. En Ío, otra de las lunas de Júpiter, el Dr. Strickland guarda la capsula de la hija de Prax, Mei, junto con tantas y tantas otras. Eso nos recuerda las palabras de la cientifica en que garantizaba que habia muchos más de donde venía Caliban. “Dulces sueños” susurra el doctor mientras entona una cancioncilla infantil. Sus intenciones, sin embargo, hacen que nos recorra un escalofrío por la espalda. ¿Y cuanto tenemos que esperar para saber cómo sigue esto? Yo hasta entonces no sé si voy a poder pegar ojo.

Entre todos esos golpes, tiros y explosiones ha habido tiempo también para profundizar en los personajes. Amos especialmente ha tenido unas palabras para Holden, que en su peculiar forma de expresarse le agradece que sea alguien que a pesar de sus muchos errores siempre intente hacer lo correcto. Tener una brújula moral parece ser algo que el hombre valora mucho, e incluso no acepta las disculpas de Naomi por esa sobredosis que le infringió en el anterior capitulo. “Tenías que hacer algo, y yo intenté impedírtelo.” Se nos sincera, comentándole que ha intentado ser menos dependiente, pero ha acabado tomado malas decisiones. Y también la ingeniera consigue que se le abra el capitán, quien le pide que si todo sale mal no se centren en la venganza como hizo él, sino que se pusieran a resguardo. Sin embargo, cuando le pregunta esta si se arrepiente de todos sus actos, este le responde que solo de no haber pasado más tiempo con ella… Me pregunto cuál será el enfoque de la Roci en el futuro.

Caliban es algo que no se ve habitualmente en televisión, y mucho menos fuera de una de las grandes cadenas como HBO. Esto que podría ser un punto débil, la serie se ha encargado de demostrar en esta temporada que es su fortaleza, capítulo a capítulo. No sólo hemos tenido unos efectos especiales impresionantes hasta para una película, sino que se mantiene la coherencia con una narrativa inteligente y unos diálogos frescos, rápidos y sencillos, que no he podido resistir a citar semana tras semana. No se enseña demasiada carne, no se cae en demasiados tópicos, no se simplifican las cosas hasta el absurdo, ni se meten historias de amor con calzador. Sí, como en muchas otras. The Expanse no se ha hecho para el gran público. Es un producto cuidado y quizás condenado a ser minoritario. De momento celebro que este no sea su final y que, con suerte, en no demasiado tiempo podremos seguir este viaje espacial (y muy especial) juntos. Keting pensa tolowda?

Nota del autor
4.3
Vuestra nota
Review The Expanse: Caliban War
4.67 (93.33%) 3 votes

Categorías: Reviews The Expanse Etiquetas: , , ,

2 comentarios

  1. Josephus

    “Desintegrado de forma elegante”. A mis ojos la desintegración ha resultado brutal. No sólo por la exhibición de poder -energía- que supone sino por la tremenda capacidad intelectual que se desprende. Así, los científicos pasan a ser ratones de indias ¿Un preludio de lo que ocurrirá con los niños almacenados? Gran serie pero como dijo otro comentarista le falta algo que enamore ¿Muerte de un personaje principal? Yo apostaría por el piloto de la Rocinante.

  2. Hola en primer lugar muy buena la review, estoy siguiendo la serie y bueno he visto el final de temporada, me parece entretenida la historia, de la protomolecula, así igualmente los personajes veremos como sigue en su próxima temporada, aunque debo decir en lo personal no tiene el nivel de la querida battlestar galactica y ya se que son dos diferentes tipos de scifi, de todas formas es una opcion para aquellos que nos gusta el genero un salu2

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »