Review Spartacus: Men of Honor

spartacus-3x03

No sólo en Todoseries, leo varios comentarios desencantados con la tercera temporada de Spartacus. Sobre todo, por lo que respecta a la construcción del personaje de Caesar y a la historia de Naevia. Respecto al primero, se le acusa de ser una caricatura mal hecha del personaje real que sólo sirve para dar empaque a un más que probable spin off basado en su figura. Respecto a la segunda, se advierte la incapacidad de la actriz para transmitir los mismos sentimientos que su antecesora en el puesto (Lesley-Ann Brandt) y la falta de credibilidad de sus repentinos ataques de furia. Personalmente, sólo estoy al 50% de acuerdo. Los asuntos de Naevia también me parecen bastante insoportables, pero no me importa que la serie se tome las licencias que le dé la gana para desarrollar el personaje de Caesar. Al fin y al cabo, llevan haciéndolo durante toda la serie, ¿por qué rasgarse ahora las vestiduras?

  • Episodio 3×03: Men of Honor
  • Fecha de emisión: 9 de febrero

Creo que estaremos de acuerdo, y si no podemos debatirlo en los comentarios, en que Spartacus es una serie poco fiel a la Historia. O, al menos, que ha hipotecado de forma voluntaria la veracidad en beneficio del espectáculo. De hecho, debe su esencia y buena parte de su éxito a esa explotación de dos elementos, la sangre y el sexo, más propios del cómic que de la televisión. Eso no significa que la serie no beba de un periodo histórico concreto, pero sí es una declaración de intenciones. El primer día que vimos la serie, aunque no firmamos nada, aceptamos ese contrato. Evidentemente, todo el mundo tiene derecho a bajarse del carro cuando le dé la gana, y más en esta tercera temporada a la que le está costante arrancar, pero hacerlo en base a la infiel caracterización de Caesar es como escandalizarse por ver a Agron y Nasir en plena acción. Porque eso es Spartacus. Es sangre casi siempre gratuita, es sexo casi siempre prescindible y es una adaptación casi siempre espectacular y poco veraz de la Historia. De la misma forma que nunca he consultado las enciclopedias para saber si Spartacus estuvo o no en el Vesubio, tampoco lo he hecho para saber si Caesar era salvaje y despiadado como nos está vendiendo la serie.

Dicho esto… capítulo flojo, ¿verdad? Posiblemente, el problema está en que esperábamos una confrontación rápida entre Crassus y Spartacus, no un capítulo centrado en los recursos de los rebeldes o en la indisciplina de Tiberius. Es evidente que tanto uno como otro tienen que resolver asuntos internos primero, en los que el honor y la confianza juegan un papel esencial. Eso sí, mientras la serie se atranca un poco en Sinuessa en Valle, aprovecha para difuminar todavía más la línea que separa a los buenos de los malos. Muy bien.

spartacus-3x03-1

Confianza, la que debe tener Spartacus en el alocado Heracleo, líder de una comunidad de piratas que había hecho tratos con el edil de Sinuessa y que ahora está dipuesto a hacerlos con el líder rebelde. Honor, el que se espera de Heracleo para no traicionar el acuerdo por el que los rebeldes recibirán comida y su banda de ladrones del mar una buena cantidad de dinero. Durante muchos momentos, he dudado de que ese hombre tuviera una mínima intención de ser fiel a su palabra -de hecho, todavía no las tengo todas conmigo- pero su bombardeo final a las tropas romanas ha confirmado, por lo pronto, que no quería perder un buen acuerdo y que estaba dispuesto a matar por él. Sus postreras bolas de fuego y su sentido del humor han animado el capítulo, así como su cargamento de alcohol, que ha servido para celebrar una de esas orgías en las que uno se pregunta por qué no ha nacido romano. El paso de Heracleo por Sinuessa deja también un par de consecuencias bastante evidentes: la alimentación de los rebeldes está garantizada durante una buena temporada; la figura de Ennius, el edil asesinado frente a su cosecha, queda lo suficientemente dañada como para que Laeta se aproxime a Spartacus. Y es que la relación que se ha establecido entre el pirata y el campeón de Capua es muy similar a la que ha tenido el propio Spartacus con la romana.

Confianza, la que entrega Spartacus a Laeta dejándola libre por Sinuessa y emplazándola a que le ayude a “cuidar” de los romanos. Honor, el que el iluso de Spartacus esperaba de Laeta después de haber tirado el suyo a la basura empalando a Ennius. Es sólo el primer paso de una relación que parece cantada, ¿verdad? O sea, ¿no soy el único que ve tensión sexual entre el esclavo y la romana, no? En cualquier caso, me cuesta creer que Laeta vaya a hacer otra cosa que no sea traicionar a Spartacus, por mucho que diga que no es el hombre que esperaba o que el capítulo haya ayudado a ensuciar la memoria de su marido. Al fin y al cabo, se están utilizando: una para mejorar su situación y la de su gente y el otro para limpiar su conciencia, para hacerse creer a sí mismo que queda algo de sentido en toda esa matanza. Y lo cierto es que viendo a Crixus dirigiendo una batalla a muerte entre dos romanos por un trozo de pan, refuerza la idea de los grises (no hay buenos ni malos) y la ausencia de sentido común a estas alturas de la revolución.

Crixus es uno de los personajes que más me desconcierta en War of the Damned. No sé si por proximidad ha engullido parte de la locura de Naevia, pero ha perdido de vista los valores que lo convirtieron en campeón de Capua: humildad y honor. Cierto es que las ganas de venganza de todos los rebeldes es suprema, pero de ahí a proponer un espectáculo público entre dos romanos va un trecho. Y más si hablamos de un panadero y de un carnicero (me lo invento), porque de forma automática pierden su condición de romanos y se convierten únicamente en víctimas. La actitud de Naevia es más justificable, ya que ha sufrido en sus carnes los abusos del poder y no conoce otra vida que no sea la de esclava, de forma que no le puede dar otro sentido a su existencia que luchando por la libertad. Aún así, aún entendiendo su ira, la desconexión con el personaje de Naevia es total. No creo que sea un problema de Cynthia Addai-Robinson, que le ha dado un tono más agresivo y visceral a la esclava (aunque, insisto, prefería a Lesley-Ann Brandt), creo que es un problema de credibilidad. Personalmente, no me tragué su entrenamiento en la falda del Vesubio, jamás creí que pudiera levantar una espada… mucho menos matar a Ashur y tampoco veo química por ningún lado con Crixus. No compro su historia. Eso sí, tengo claro que su apasionada actitud en la revolución le generará un problema a Spartacus… y quién sabe si también será su condena.

spartacus-3x03-2

El bando romano ha pasado desapercibido durante Men of Honor, más allá del salvaje recibimiento de Caesar a uno de sus hombres (que ha generado tanta controversia) y del estúpido movimiento táctico de Tiberius. Cuando nos presentaron al hijo de Marcus Crassus ya dijimos que nos parecía más una herramienta del juego que un personaje a tener en cuenta. Tiberius no sólo fortalece la figura de Caesar, que le humilla en todas las comparaciones, sino que huele a cadáver para despertar la furia de su padre. Algo así como A16 (C16 en castellano) para Son Gohan en su fantástica lucha contra Célula (Dragon Ball). Tiberius desobedece la máxima de papá de no atacar y carga contra los hombres de Spartacus, que en ese momento negocian con los piratas la entrega de comida. Es, a todas luces, un movimiento que busca la gloria personal más que una victoria parcial sobre el rebelde. Y así le va. Aplaudo la valentía de Tiberius en el campo de batalla. Yo pensaba que se quedaría en la retaguardia, bien cubierto por sus hombres de confianza, pero al menos ha demostrado tener valor.

Men of Honor ha sido un capítulo de secundarios. Ha habido tiempo, por ejemplo, para desarrollar la historia entre Agron y Nasir, cuya pasión cada vez tiene más mala espina. Y es que las series nos han enseñado que cuanto más bonita es una historia, más posibilidades tiene de acabar mal. Los celos que Agron ha mostrado en este 3×03 chocan con la actitud de Saxa, que no sólo entiende que Gannicus no es exclusividad suya, sino que ha decidido compartirlo con la bella e inocente Sybil. Para sorpresa de todos, Gannicus ha rechazado una de las mejores noches de sus vidas con una de las mejores frases de la serie: “See it repaid by staying far from my presence, and men of my kind” (“Considérate pagada alejándote de mi y de los hombres como yo”). Y digo yo, si lo de Caesar no acaba de cuajar, ¿no podrían hacer un spin off centrado en las aventuras de Gannicus? Qué gran personaje. En fin, capítulo fojo, aunque al final se ha animado gracias a la pueril ambición de Tiberius. Lo mejor está por llegar. Y teniendo en cuenta que esto sólo dura diez episodios, no creo que el esperado cara a cara entre Crassus y Spartacus se haga esperar.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Spartacus: Men of Honor
3.88 (77.5%) 48 votes

Categorías: Reviews Spartacus Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »