Review Spartacus: Decimation

spartacus-3x04-des

Recuperando el debate de los episodios anteriores, no sé si Decimation nos ha mostrado un Caesar más próximo al que esperaba la mayoría, pero sí sé que es un Caesar que me gusta. Agazapado, entre las sombras, ha sabido encontrar los puntos débiles de la revolución y ha colocado cargas de dinamita que han convertido la pequeña sociedad rebelde en un caos. Esa fue la misión que se le encomendó, además de calibrar las fuerzas de un ejército que han subestimado todos sus rivales, desde el añorado Batiatus hasta el osado Tiberius. Si completamos ese juego en las sombras con una buena ración de combates hombre contra hombre (como si estuviéramos en la arena) y con una explicación de la célebre decimation romana al estilo Spartacus (con mucha sangre), resulta que nos encontramos con un capítulo con aroma a los mejores días de la serie. Para qué más…

  • Episodio 3×04: Decimation
  • Fecha de emisión: 23 de febrero

Capítulo de secundarios, de complementos, de segundas espadas. Capítulo de los hombres que harán de esta guerra un enfrentamiento mucho más complicado que el del ejército de Spartacus contra el ejército de Marcus Crassus. Porque sí, los ejércitos están formados por hombres. Y esos hombres piensan, sienten y toman decisiones que no siempre ayudan a sus líderes. Si de Decimation depende el resultado de la guerra, la cosa tiene mala pinta para los rebeldes. ¿Resultado parcial? Caesar 1 – Crixus 0.

La mano derecha de Crassus, muy a pesar de Tiberius, ha sido el elegido para infiltrarse en Sinuesa en Valle, como si de un trabajador de Metodo 3 se tratara. La presencia de Caesar entre los muros de la ciudad, codo a codo con los rebeldes, lo convierten en una pieza clave para el desenlace de la guerra y evitan que la alargada sombra de Crassus lo eclipse. Caesar ha hecho muchas cosas bien en Decimation: ha protegido su identidad, ha sabido acercarse a los rebeldes menos rebeldes y ha roto el escaso orden que había entre los revolucionarios, a pesar de que era consciente de que habría daños colaterales entre sus romanos. Esa era la misión que Crassus le tenía preparada desde que apareció en su casa: infiltrarse, detectar los puntos débiles, dinamitar. De paso, respondemos también a la extraña escena de Wolves at the Gate, en la que no nos quedó muy claro (al menos a mi) si Caesar se estaba afeitando, circuncidando o si era aficionado a alguna práctica sadomasoquista. Nada de eso: Caesar se estaba “quitando” la marca que lucen todos los esclavos, en una muestra más de que Crassus se mueve como pez en el agua en el mundo de la estrategia.

Pero lo que mejor ha hecho Caesar es forjar una prometedora enemistad con Gannicus. Su amago de combate en Sinuesa sólo puede ser el preludio de un cara a cara de verdad en el campo de batalla, posiblemente el más espectacular que nos puede ofrecer ahora mismo la serie. Caesar le ha prometido a Gannicus que tendrán una revancha y eso sólo se puede entender como un spoiler infiltrado: habrá otra pelea. De hecho, sin mirar a los libros de historia, después de Decimation creo que estamos un paso más cerca de ver cómo Caesar mata a Gannicus. En cualquier caso, espero que sigan construyendo esa rivalidad en los próximos episodios porque significará que los veremos en pantalla a ambos. Y eso le sienta muy bien a esta serie.

spartacus-3x04-1

Antes de meternos de lleno con Crixus, creo que merece la pena destacar la evolución del personaje de Laeta. En algún momento de la temporada, no sé si fue la serie o fue mi perturbada mente (influenciada por la tradición de la serie), se insinuó que entre Spartacus y la romana podía haber cierta tensión sexual. No fui yo solo, ¿verdad? De hecho, con la llegada de los piratas a Sinuesa se empezó a desdibujar la figura del edil, en lo que me pareció una forma de acercar a Laeta al líder de los rebeldes. No era así. Laeta sigue muy lejos de Spartacus, todo lo lejos que exige tener al hombre que le clavó una lanza a tu marido a traición, al hombre que reventó el status quo y te convirtió en una vagabunda o al hombre que apuñaló las ilusiones de muchos inocentes. Spartacus y Laeta no pueden llevarse bien más allá del paripé que está haciendo ella esperando la llegada de Crassus y la necesidad de él de lavar su conciencia concediéndole ciertas licencias. Cualquier otra historia entre ellos le haría un flaco favor a la credibilidad de la serie.

¿Y por qué Spartacus quiere lavar su conciencia? Básicamente, porque la revolución se le está yendo de las manos… si es que no se le ha ido definitivamente ya en Decimation. Los fieles de Crixus, liderados por Naevia e instigados por Caesar, han decidido hacer la guerra por su cuenta y eliminar a todos los romanos retenidos en la ciudad. Pensándolo con frialdad, tiene cierta lógica: menos bocas que alimentar, más espacio y menos quebraderos de cabeza. Sin embargo, esa decisión choca de frente con la definición que Spartacus tiene de la revolución, en la que los esclavos liberados deben evitar ser o parecer como los romanos. El líder tracio repite en cada episodio que ellos no son como sus enemigos, pero en Decimation se ha demostrado que sí, que la crueldad no entiende de bandos. Y mientras Crassus ordenaba el sanguinario diezmo de una parte de sus tropas, que eran humillados y aniquilados por el resto de sus compañeros, los rebeldes se ensañaban con los romanos supervivientes, que estaban desnutridos y atados. Todo ello en una “macroescena” final de capítulo marca de la casa, con la cámara lenta recreándose en los huesos rotos y en los cortes de la piel. La diferencia entre un bando y otro es que Marcus Crassus había ordenado el diezmo y Spartacus no había dado su visto bueno a la matanza. De ahí el Ceaesar 1 – Crixus 0 que comentábamos al principio.

Crixus es el mayor de los problemas de Spartacus… aunque en honor a la verdad sería más justo decir que Naevia es el mayor de los problemas de Spartacus. La esclava liberada entiende la revolución como una forma de venganza y no descansará hasta que vea al último romano muerto, cueste lo que cueste. La entendemos: las vejaciones sufridas en el pasado justifican sus acciones. Nos da rabia el personaje, pero la entendemos. El problema es que Naevia está arrastrando a Crixus en esta historia, hasta el punto de que el galo se ha empezado a cuestionar el liderazgo de su amigo. Y a Crixus es más complicado entenderlo: él fue esclavo y sufrió en cierto modo la “tortura” de Lucretia, pero luego se convirtió en campeón de Capua y disfrutó del clamor popular. Es decir, comprendemos que quiera ser un hombre libre, pero no que se sume a las formas de Naevia, más que nada porque es muy evidente que los conduce a un final horrible. Y él, como general de las tropas de Spartacus, es responsable de muchas vidas. Pero el amor no entiende de razones. Y Naevia le ha robado el corazón a Crixus, hasta el punto de que él está dispuesto a darle la espalda a Spartacus. Así que los designios de ella acabarán siendo los del grupo. Y posiblemente por esa dispersión de objetivos se escaparán las escasas opciones de ganar la guerra.

spartacus-3x04-2

Crassus no necesita a nadie para diezmar su ejército porque ya está él. Como lección a Tiberius, pero también como advertencia a su ejército, Marcus ha ordenado acciones disciplinarias preventivas: decimation. Para darle mayor credibilidad, su hijo también ha participado de una orgía de sangre que, si bien no fue una práctica inventada por él, sí que consiguió sublimarla hasta convertirla en un instrumento para la guerra. El miedo mata más que las espadas, dice el gran Syrio Forel (Game of Thrones), y en el ejército romano no se permite tener miedo. En un momento del diezmo me he sorprendido a mi mismo sintiendo algo de pena por Tiberius, al que le ha tocado apalear a su (más que) amigo Sabinus. ¿No le podía pegar a otro? En cualquier caso, lección aprendida para Tiberius, que quería saber qué era la guerra y en dos capítulos ha visto a la muerte picando a su puerta y entrando en casa de su mejor (más que) amigo.

Esta semana cerramos con el buen hacer de la serie a la hora de acercarnos al bando romano. Al principio de temporada, el día que conocimos a Crassus, dije que uno de los retos de Spartacus era que le cogiéramos cierto cariño, o como mínimo entendiéramos, a los hombres que iban a acabar con la vida de nuestros protagonistas, siempre partiendo de la base de que la serie fuera fiel a la historia que todos conocemos. Y yo creo que lo están logrando. Crassus nos ganó el primer día, Laeta el segundo y Caesar el tercero. Si son ellos los que clavan el puñal en el corazón de la revolución nos dolerá un poco menos…

Nota del autor
4.5
Vuestra nota
Review Spartacus: Decimation
4.82 (96.44%) 45 votes

Categorías: Reviews Spartacus Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »