Review Sherlock: The Final Problem

portada

Y se acabó. Casi sin darnos cuenta hemos devorado esta cuarta temporada de Sherlock, que se despide hasta nuevo aviso. Hemos conocido nuevos e importantes datos de la vida de los Holmes en una season finale en la que se ha resuelto “el problema final”. ¿Os ha gustado el final de temporada? ¿Echaréis de menos a Sherlock? Vamos a comentarlo.

Todos esperábamos una season finale trepidante desde su inicio ya que habíamos dejado al Dr. Watson en manos de Eurus Holmes y a Sherlock descubriendo que de alguna manera su archienemigo Moriarty estaba detrás de la jugada. Incluso todo comenzaba con sentido común, faltaba implicar al hermano mayor de la familia, Mycroft, al que ha estado a punto de darle un infarto con la terrorífica puesta en escena, payaso diabólico incluido, pensando que su hermana había escapado con sed de venganza. Sin embargo, todo ha formado parte de una representación orquestada por Sherlock para conocer la verdad. Watson estaba bien y a salvo y simplemente se han limitado a citar a Mycroft al 221-B de Baker Street. Una auténtica desilusión de planteamiento inicial en el que Moffat y Gatiss (guionistas de la serie) han decidido ir a lo fácil recurriendo al truco del dardo tranquilizante para explicar la sorprendente situación del Dr. Watson.

2 (1)

Ya una vez sentados y relajados en sus sillones, los personajes nos desgranan todo el “background” de Eurus, una escena en la que hemos sido bombardeados con un montón de información que debemos recopilar. Eurus es la mediana de los tres hermanos, “eso explica muchas cosas”, dice Watson refiriéndose a la popular concepción de que los hermanos medianos suelen ser siempre los más “raros” de la familia (y lo digo por experiencia propia ya que yo soy de esa calaña :P). Desde pequeña, Eurus demostró ser dueña de un exorbitado intelecto “superior al de Newton” llegando a protagonizar algunas escenas escalofriantes como cuando fue sorprendida autolesionándose con un cuchillo porque “quería saber cómo funcionaban mis músculos” (genial historia). Mycroft nos desvela entonces qué es Sherrinford, la prisión secreta de mayor seguridad de la corona. Tras hacer desaparecer a Barba Roja, el perro de Sherlock, y provocar un enorme incendio en la mansión de la familia Holmes, Eurus acabó siendo encerrada allí. Y aquí llega lo que me parece un sinsentido, la mediana de los Holmes consigue escapar de la prisión, visita a Sherlock y deja inconsciente a Watson, y se vuelve a encerrar. Alguna razón tendría pero habrá que imaginársela porque en el capítulo no lo explican.

Con toda esta información acudimos a Sherrinford, que como dato curioso os diré que está rodada en la isla de Santa Catalina, en Gales. Allí nuestros amigos se “cuelan” utilizando las virtudes para el disfraz y la interpretación de los Holmes que son muy comunes en las obras de Conan Doyle pero que no estábamos muy acostumbrados a verlas en la serie, y se agradece que utilicen ese recurso. Además, ha sido gracioso ver a Mycroft disfrazado de Capitán Pescanova y tanto el equipo de caracterización como la interpretación de Mark Gatiss se merecen un aplauso.

Por fin, Sherlock puede enfrentarse cara a cara con su olvidada hermana y podemos apreciar con más detalle los increíbles atributos de Eurus. Ella posee unas dotes especiales para la manipulación mental que le permiten incluso esclavizar y poner bajo su control a cualquiera que tenga la osadía de cruzar unas palabras con ella. Tanto es así, que con el paso de los años ha conseguido hacerse con el control de la prisión sin ni siquiera salir de su celda, aunque Watson y Mycroft se hayan dado cuenta demasiado tarde. En este aspecto me gustaría resaltar que me ha decepcionado mucho a lo largo del capítulo la poca capacidad de reflexión de Mycroft el cual se ha visto superado en ocasiones incluso por Watson en cuanto a intelecto se refiere. Sherlock se lo recrimina en un momento del episodio cuando su hermano le dice “ella es muy lista”, y el detective le contesta “empiezo a creer que tú no”. Hubiera sido más fiel al personaje si hubiese tenido un poco más de precaución y anticipación a la hora de manejar el aislamiento de su hermana y esto se ha notado sobretodo cuando hemos conocido el último regalo de navidad que le concedió: cinco minutos de charla no vigilada con el mismísimo Moriarty. ¿Qué pensaba Mycroft que iba a salir de esa charla? Obviamente, nada bueno.

1 (1)

Por un momento he soñado y he rogado por favor que Moriary no estuviese muerto y le tuviesen en la celda de al lado, y cuando le hemos visto aparecer bajo los acordes de los míticos Queen parecía que nuestras súplicas habían sido escuchadas, pero no. Los creadores de la serie nos han mandado nuestro personal regalo de navidad y nos han dejado disfrutar de cinco minutos del genial Andrew Scott, aunque en su visita a la prisión nos hayamos topado con una nueva decepción. Lo que prometía desde el primer capítulo ser un último juego macabro orquestado por Moriarty a modo de homenaje póstumo a su enfrentamiento con Sherlock, ha resultado que su participación se ha limitado a unos escuetos y a veces ridículos comentarios para meter presión a los protagonistas. En realidad, el gran juego estaba controlado por Eurus, y vayamos a eso, analicemos el verdadero “problema final”.

Al principio el juego parecía que iba a tener algo de miga, no estaba mal del todo, pero poco a poco se ha convertido en una especie de Saw un poco cutre. La primera prueba, en la que Sherlock tenía que elegir entre Watson o Mycroft para matar al director, estaba bien para entrar en calor y posicionar emocionalmente a los personajes pero la verdad es que me ha dado totalmente igual que muriesen él y finalmente su mujer también, incluso con el paso de las pruebas la niña del avión me estorbaba más que me aportaba en la dinámica del juego. Tampoco entiendo que a Sherlock le importase tanto, ni eso ni el hecho de herir los sentimientos de Molly en la prueba del ataúd. El único personaje que me ha parecido mantenerse fiel a su naturaleza ha sido Watson que al ver el percal ha sacado su lado más militar, detalle este sí que me ha parecido chulo además de coherente. Más tarde, en la prueba en la que debían resolver un caso de asesinato, ha estado bien para volver a alucinar con las dotes deductivas de Sherlock, pero ha sido eso, bien sin más.

Para cuando hemos llegado al momento en que Sherlock debía elegir entre matar a Watson o a Mycroft, yo ya estaba un poco cansado de las pruebecitas y los “tic-tacs” de Moriarty y he pensado: “ahora vamos con lo serio”, pero de nuevo, nada. La verdad es que me ha faltado, como me pasó en el primer episodio, sentir un poco más de empatía por lo que estaban sufriendo los personajes. Personalmente pienso que si Molly, Mrs Hudson o Mycroft hubieran muerto o por lo menos salido heridos, la historia habría sido más trepidante y habría alcanzado una dimensión superior en importancia, pero en general, todo el juego me ha parecido bastante light. Lo de la cancioncilla del final y el rescate in extremis de Watson en el pozo ha ido un poco en la misma línea. Parecía que el doctor podía correr verdadero peligro cuando hemos descubierto que Barba Roja no era el perro de Sherlock, sino su mejor amigo, y que Eururs lo había dejado morir en aquel agujero, pero finalmente todo ha salido como en una película para niños: el avión no existía, Eurus sólo necesitaba un abrazo de su hermano porque nadie la hacía caso de pequeña, mantita para que el Dr. Watson no coja un resfriado, y todos contentos para casa.

3 (1)

En definitiva podría decir que tanto el capítulo final como la temporada completa los podría definir con una sola palabra, decepcionantes. Tan solo el segundo capítulo me enganchó realmente y me llenó de una esperanza que ha terminado en el pozo con el pobre Barba Roja. Con esta cuarta temporada nos habían prometido una secuencia mucho más oscura de lo que estábamos acostumbrados, y creo que esto no lo han sabido, o no lo han querido cumplir. No se sabe cuándo volverá Sherlock, ni siquiera se sabe si volverá realmente. Esta serie sigue teniendo cosas geniales pero desde luego creo que deberán avanzar a un nivel superior si quieren que los fans vuelvan a esperar tanto tiempo para ver al detective más famoso del mundo.

Hay un último refugio para los desesperados, los no amados, los perseguidos. Hay un último tribunal de apelación para todos. Cuando la vida resulta demasiado extraña, demasiado imposible, demasiado espantosa, siempre hay una última esperanza. Cuando todo lo demás falla, dos hombres discuten sentados en un piso cochambroso. Como si siempre hubiesen estado allí y siempre vayan a estar. Los mejores hombres y los más sabios que he conocido. Mis chicos de Baker Street. Sherlock Holmes y el Dr. Watson.

Nota del autor
3
Vuestra nota
Review Sherlock: The Final Problem
2.39 (47.72%) 101 votes

Categorías: Reviews Sherlock Etiquetas: , , ,

5 comentarios

  1. Patidifuso

    Me ha parecido una tomadura de pelo total, yo ya no le doy más oportunidades, se acabó Sherlock para mí.

    Lo único que me hizo gracia fue la escena de Moriarty al son de Queen, lo demás, caca.

    • Dr. Linus

      uuuuuuuuuu no me digas que no le das más oportunidades a Sherlock, ¿en serio?,que mal… la cancelan seguro…

  2. Fame

    Creo que la razón para volver a la prisión después de haber salido en control. En ese sitio ella era la que controlaba todo y donde todo estaba organizado. Además del factor sorpresa en cualquier otro sitio esperarían una trampa. Me todos estaban calmados y confiados

  3. Anónimo

    El episodio ha sido un poco tramposo y, al final, un poco de sin sentido, la verdad. Aunque se me ha hecho entretenido, creo que Sherlock necesita un punto más; una calidad y coherencia que está temporada ha estado un poco perdida, excepto en el segundo capítulo.

  4. sofi

    Dijeron que ésta sería la última temporada de Sherlock y por las palabras finales, me parece que si.

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »