Review Shameless: Ride or Die

Ian

Creo que hablo por todos cuando digo que estábamos deseando que llegase el décimo capítulo para saber qué iba a pasar. El anterior nos dejó dos noticias muy impactantes, por un lado la llegada de Monica y por lo tanto también la de sus locuras, y por otro lado un personaje que también hacia mucho que no veíamos: Mickey. Y, personalmente, es éste último el que más ganas tenía de ver, y sobre todo de saber qué iba a pasar entre él e Ian.

Como era de esperar la aparición de su ex novio ha puesto patas arriba la vida de Ian, y como él mismo dice: las cosas no van igual de bien con Trevor desde que conoce la noticia. Y no es de extrañar, la relación y la historia que han tenido Ian y Mickey va mucho más allá de la que han vivido Trevor y él, desde luego no ha sido ni la mitad de intensa. Por eso mismo Ian no se lo piensa demasiado y enseguida accede a ver a Mickey, aunque esto suponga faltar al trabajo. Acude al punto de encuentro, donde no le está esperando su ex novio, sino más bien una furgoneta con ex presos (o quizá fugados) que le meten dentro como si de un secuestro se tratase, y aunque todos nos figurábamos que era cosa del Milkovich a mí personalmente me ha hecho hasta dudar un poco. Pero, finalmente, se ha producido la esperada reconciliación, con sus partes agresivas muy al estilo de los dos; lo que hemos vivido siempre con ellos. Aunque la bomba aún estaba por llegar: Mickey le pide a Ian que se marchen juntos a México. Después de haberse fugado de la cárcel no puede pasearse por el barrio como si con él no fuese la cosa, así que parece que es la única alternativa que le queda. Esta noticia nos hace estar en tensión durante todo el capítulo, preguntándonos qué hará (yo hasta me pregunto qué haría yo en ese caso), no podemos olvidar que la historia de ambos ha sido intensa, aunque también algo destructiva. Por suerte no tardamos mucho en tener una respuesta por parte del pelirrojo: Ian lo deja todo y se marcha con Mickey.

IanMick

Pero el viento del cambio no solo afecta a Ian, sus hermanos también se encuentran en momentos intensos de su vida, como es el caso de Fiona. La hemos visto luchar con garras y dientes por la lavandería, darlo todo, reír y llorar, pero ahora… ahora Margo quiere comprarle el local. La empresaria ya se ha hecho con todos los edificios de la manzana y su propuesta es clara y directa: si Fiona no le vende el negocio, se marchará de allí con su proyecto. Y me pregunto lo mismo que con Ian, ¿qué haríais vosotros? Es cierto que Margo le ofrece el doble de lo que ha pagado, pero a cambio debe de vender a Etta… Al final, después de todo lo que ha luchado, parece que escoge la opción más sensata: vender la lavandería.

Pese a todo, hemos podido ver como la relación de Fiona con su hermana ha mejorado, aunque habrá que ver cómo se toma Debby la decisión de última hora, sobre todo porque para ella es muy importante tener un trabajo, lo que le garantiza no perder a Franny. Por otro lado, este capítulo nos ha regalado un momento que llevábamos tiempo esperando: la reconciliación entre V y Fiona. Dos amigas como ellas no podían estar tanto tiempo separadas, aunque su unión se haya producido a causa de malas decisiones.

FiVero

Recordemos que V y Kevin han descubierto que Svetlana es ahora la dueña del bar, pero lo que es peor: les ha engañado. Cuando creían que firmaban los papeles de adopción, en realidad le estaban vendiendo el Alibi a la rusa; y todo esto ha desatado una oleada de desconfianza que ha desembocado en el fin de su trío. Porque aunque Svetlana quiera seguir con ellos, las otras dos partes no piensan lo mismo. De hecho, hasta Kevin ha salido en busca de un abogado, uno experto en tergiversar las cosas: ahora sufrían acoso en el trabajo, falsificó las firmas… y a ver qué más se inventan.

Si semanas atrás hablábamos de la poca aparición de Ian en la serie, ahora es el turno de Lip. Su descenso hasta lo más bajo le lleva a seguir bebiendo y a colarse en casa de Helene, si esperabais una reconciliación por parte de estos, estabais equivocados, al fin y al cabo era una relación destinada al fracaso. Pero, quizá, esto le haya abierto los ojos a Lip, al final del capítulo podemos verle acudir a, lo que parece, una reunión de alcohólicos anónimos. Otro personaje que no ha tenido mucha importancia en este capítulo es de Debby, que sigue luchando por su hija y por Neil, a quien protege por encima de sus padres.

Robo

Y vaya padres, no podemos dejar pasar la actuación estelar de Monica y Frank, que nunca dejan de sorprendernos. Como esperaba, Frank se ha propuesto ayudar a Monica ahora que ésta se va a morir, y su gran plan es bien sencillo, sí, muy sencillo: quiere dejarle dinero a sus hijos como herencia. El problema surge a la hora de conseguirlo, tienen claro que trabajar no va con ellos, así que solo les queda una opción: robar. ¿El qué? Eso da igual. Primero lo intentan acudiendo a la comisaría de policía, para llevarse todo lo que tienen incautado, aunque el fantástico plan de desnudarse y quemar la ropa para atraer la atención de los guardias no les sale del todo bien; su siguiente parada les lleva a un local, una aventura que, de nuevo, no les sale según lo previsto, de hecho casi acaban heridos. Pero la obra maestra de los robos está por llegar: atracar un autobús lleno de ancianos que van al casino. Y para ello deciden usar a Neil, que tras comer un poco de helado y a saber qué más sustancias no duda en unirse o más bien dejarse engañar. El prometido de Debby se lanza frente al autobús, finge que está herido y mientras Frank y Monica secuestran el autobús y le sacan todo el dinero que pueden a los ancianos, antes de darse a la fuga con Neil, al menos no le abandonan. Y, aunque consiguen su objetivo, se quedan sin casa, ya que tras enterarse de lo ocurrido Debby no duda ni un instante en echarles del piso.

Aunque ha sido un capítulo intenso, la marcha de Ian me deja un mal sabor de boca, ya que imagino que al igual que ha pasado con Carl, Ian desaparecerá de la serie unos cuantos capítulos, o quizá hasta la siguiente temporada, esperemos que no sea así, ¿a vosotros qué os ha parecido el capítulo? ¿Tomaríais las mismas decisiones que Ian y Fiona?

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Shameless: Ride or Die
4.73 (94.55%) 11 votes

Categorías: Reviews Shameless Etiquetas: , , ,

2 comentarios

  1. Ezequiel

    Desde mi punto de vista, fue un capítulo hecho más al atar cabos sueltos y retomar cierta normalidad de temporadas anteriores, ciertos pedazos melancólicos, que no para avanzar; si bien, parece ser una calma temporal precediendo a la tormenta, que no al contrario.
    Mónica nunca aparece para quedarse quiera, pone del revés sus vidas y vuelve loco -aún más si cabe y es posible- a Frank y los hijos de ambos.
    Mickey y sus aparciones fugaces, llega sin hacer ruido pero da el do de pecho cuándo menos lo esperas. Aunque, para ser sinceros, no me parece apropiada la decisión de Ian con respecto a Trevor; tampoco para él, para su evolución como personaje y estabilidad. Tal vez, algo ajeno al rodaje, sea lo que ha causado tal decisión.
    Lip, por otra parte, se debate continuamente en el fino hilo del abismo. Ha parecido tocar techo muchas veces, pero está subido en una montaña rusa constante de la que parece imposible que baje, salvo giro drástico. El punto más bajo, fue el que lo llevó a darse cuenta de que necesitaba ayuda.
    En cuanto a Fiona, qué decir, tomó la opción ganadora.
    También mencionar, empieza a extrañar a un Carl que, hasta hace poco, carecía de protagonismo.

  2. Geroooooonimo!

    A mi el capítulo me ha dejado un poco con mal sabor de boca. No en el sentido de que haya sido un mal capítulo, sino porque esperaba más de algunos personajes.

    Por ejemplo, Mónica y Frank no esperaba menos de ellos. Han estado geniales como siempre con su relación tóxica y enfermiza, pero con cariño y amor ante todo.
    Dev por fin está demostrando algo de madurez, aunque sea por proteger a su prometido/razón por la que tiene casa y no le van a quitar a su hija. Y tragarse su orgullo para pedirle trabajo a Fiona.
    Y Lip, bueno, en fin, a alcoholicos anónimos. Y me parece genial que Helene vea lo que ha provocado.

    ¿Quién me queda? Justo los dos personajes principales del capítulo: Fiona e Ian.
    Con todo lo que se ha esforzado Fiona que se haya dado por vencida tan rápido… Es cierto que era un ahora o nunca y que era una oferta muy tentadora, pero esperaba que esto fuera el comienzo de labrarse un futuro. Y ha vendido a Etta, que es una abuela adorable, seguramente como la abuela que le habría gustado tener. Pero también es cierto que venderla es seguir con el objetivo que tiene de: primero yo, lueg yo otra vez. Así que tiene sentido y se lo perdono.

    Pero Ian… ¡IAN! Sé que a mucha gente le gusta su relación con Mickey, pero es que es como volver hacia atrás, mandar a la porra todo lo que había aprendido y crecido como persona. Como dice Fiona: I’m fucking proud of you. Pero ahora no ¬¬

    Pero bueno, con ganas de ver el siguiente. Aunque al mismo tiempo no que se acerca el final 🙁

¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »