Review Once Upon A Time: Desperate Souls

Si algo nos enseñan los cuentos infantiles, es que los monstruos no siempre son monstruos.  A veces, hasta la bestia más peluda y de dientes más puntiagudos puede tener su corazoncito. El problema es que hay monstruos que lo son porque no tienen más remedio, pero hay una gran cantidad de ellos que lo son por voluntad propia. El tipo de monstruos que más hay que temer. Ya hemos terminado con el período navideño y Once Upon A Time ha vuelto por todo lo alto con un episodio del gran Rumpelstinskin, “Desperate Souls”. Todo tiene explicación, aunque en el mundo de los cuentos, nunca es la más corriente. Pasad sin miedo. Este monstruo no muerde… a no ser que le debas un favor. Era muy difícil que un capítulo centrado en el que es, con diferencia, mi personaje favorito de la serie, no me gustara. Creo que Desperate Souls no sólo ha servido para contarnos la historia de Rumpelstinskin, sino para ayudarnos a entender mejor a los dos personajes interpretados por Robert Carlyle y, en mi caso al menos, tomarles más cariño.

Rumpelstinskin es un campesino algo cobarde y la burla de las gentes del lugar en el que vive. Lo único que tiene es a su hijo y el temor a perderlo lo lleva a ser quien es después. Una noche, tratando de escapar con el niño para que no lo recluten, se encuentra con un mendigo que le cuenta la historia del Oscuro y lo convence para que se haga con el poder.

El pobre Rumpel está desesperado por salvar a su hijo, así que, con una de esas cuerdas prendidas en grasa de oveja que tanto darán que hablar en los dos mundos, se introduce en el castillo del rey y se hace con la daga que le concederá el poder. “Zoso”, dice en voz alta, y el mendigo que la noche anterior lo había convencido aparece ante sus ojos. “Sé reconocer a un alma desesperada”. Y Rumpel no se conforma con que el Oscuro cumpla su voluntad, así que lo mata y se convierte en lo que ya habíamos visto antes. Rumpelstinskin es el oscuro. Como he dicho en la entradilla, algunos monstruos no tienen elección.

Las cosas en Storybrook son aún más complicadas. Hace dos semanas que el sheriff murió y el cargo corresponde a nuestra Emma. Claro está que la alcaldesa nunca va a favorecerla, así que propone al periodista del pueblo.

Voy a hacer un alto aquí porque creo que la ocasión lo requiere. Por lo visto, en Storybrook, lo de ser sheriff es poco más que un chiste. ¿Emma como ayudante del sheriff? Sí, lo veo, porque es buena investigadora. ¿Cómo sheriff? No sabría decirlo, pero es bastante guerrera y por ley el cargo le corresponde. Pero, ¿el periodista?, ¿en serio? En su trabajo puede ser excelente y puede llevar años informando de los sucesos del pueblo, pero de ahí a ser el sheriff… Absurdo.

Sin embargo, Mr. Gold, que también sabe “reconocer a un alma desesperada”, decide ayudar a Emma otra vez y eso nos lleva a unas elecciones y una escena de salvamento en la que… no, en serio, tengo que volver a detenerme aquí.

Nuestro sabio poseedor del pueblo ha querido dar un empujoncito a la campaña electoral de la protagonista, y, ¿por qué no fotografiarla en medio de un acto heroico y altruista? Así que provoca un incendio y somos testigos de cómo Emma atraviesa el fuego en un saltito mortal y lo apaga con un extintor que, casualmente, está a dos metros de distancia. Alcaldesa salvada. Por favor… vaya escena.

Al final Emma acaba debiendo otro favor a Mr. Gold, ya que, por muchos principios que tenga ella, alguien como él tenía planeado todo lo que pasaría después. Y ya tenemos nueva sheriff.

La operación Cobra también ha corrido peligro esta semana. Henry sabe la verdad sobre la muerte del sheriff y teme que su madre corra la misma suerte. Lo cierto es que una de las mejores escenas del episodio ha corrido a cargo del pequeño. “Los buenos no pueden ganar. Siempre juegan limpio”.

En cuanto a Mary Margaret y su príncipe, esta semana han tenido un acercamiento muy tenso. Francamente, no sé cuál de los dos me cae peor. Bueno sí, él. No sé qué me pasa, pero aunque su relación es la trama principal de la serie, es lo que menos me gusta. Vaya dos.

La semana que viene Once Upon A Time nos invita a merendar con Hansel y Gretel, y, si no me equivoco, tendremos como invitado a Nicholas Lea. ¿Qué no sabéis quién es? Está claro que Expediente X nunca os ha quitado el sueño… ni tampoco la masculinidad rusa.

¿Qué os ha parecido la vuelta al cuento?

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Once Upon A Time: Desperate Souls
3.67 (73.33%) 3 votes

Categorías: Once Upon a Time Reviews Etiquetas: , , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »