Review HIMYM: The Burning Beekeeper

Dudo que The Burning Beekeeper haya dejado tibios a muchos, y de hecho los primeros comentarios de la prereview lo demuestran: o lo amas o lo odias. Muchos elementos se mezclan, porque por un lado tenemos el parón que nos rompe el ritmo, la sensación de sentirnos extraños en los suburbios, la poca chicha en las tramas; pero por el otro tenemos el original formato narrativo del que siempre hablamos tan bien, un par de gags geniales… En función de lo que más te pese estarás de un lado o del otro. ¿Comentamos The Burning Beekeeper?

La estructura es la gran baza del capítulo, es la carta a la que se la han jugado los guionistas para componer una historia que, de otra manera, hubiera tenido prácticamente cero gracia. No nos muestra nada nuevo, no avanzamos: ya sabemos que Ted es una nenaza, que Robin tiene muy mala leche (aunque… ¿tanta como se quiere trasmitir en ese episodio?), que Barney adora a su pene por encima de todas las cosas, que Garrison Cootes está como una regadera, que el padre de Lily no le anda a la zaga, etc. En fin, que realmente el capítulo no aporta nada jugoso a la historia y simplemente es un ejercicio de montaje, un encaje de bolillos. Alguno apelaba al sublime Brunch: sí, la intención es la misma… pero, como también apuntabais, nada que ver. Brunch es, de hecho, uno de los mejores episodios de la serie, con ese Barney asquerosamente (con cariño) perfecto en su papel de adulador de la señora Mosby, con la genial guerra fría (y no tan fría) entre Lily y Marshall, con Robin queriendo niños solo porque su suegra no parece querer que los tenga… aaaay, Brunch. Sí, desde luego, nada que ver con la entrega de esta semana.

The Burning Beekeeper, precisamente, carece de lo que sí tenía Brunch: trama. Sin ella, nos quedamos en un abracadabra que tampoco es que sea brillante en cuanto a gags. Rescato dos: el de Barney conquistando a la cougar de turno (“special agent“, dice ella, y yo empiezo a pensar en la SNASA y la smoon del Playbook) y, sobre todo, la genial conversación de Ted y Robin en la cocina:

– No me puedo creer que le hayas gritado a esa mujer en Zabar’s.
– Estaba intentando colarse, iba a coger el último kugel.
– Tenía 90 años. Probablemente sería su último kugel.
– A veces en la vida hay que ser asertivo y firme en tu postura.
– La has llamado puta.
– ¡¿Quién se maquilla tanto?!
– ¡Las abuelas..!
– …que cobran por sexo. ¡Exacto! Mira, lo siento. Pero si lo hubiera dejado en tus “delicadas-santas-pro-abuelas” manos, ahora mismo no tendríamos un kugel. (…) Como excribió Sun Tzu en ‘El Arte de la Guerra’, “Nunca abandonar. Nunca rendirse”.
– Eso es de Tim Allen en ‘Galaxy Quest’…

Hacía tiempo que no me reía así con How I met, os lo digo en serio. Abuelas y Sun-Tzu, ya ves tú…

Más allá de los gags, que pueden gustar o no, creo que el episodio carga con varios lastres. Long Island no funciona, al menos de momento. Es una casa aún sin personalidad, muy al contrario de lo que es el piso franco de Ted, o la propia Dowisetrepla, a la que enseguida se le atribuyeron características (está torcida, huele mal, etc). La casa de los suburbios es un puro decorado, y además de los grandes, porque en este 7×15 la hemos tenido que ver llena de desconocidos para que no quedase muy vacía. A mí no me convence, vamos… Pinchazo también para el gag del gouda; mola mucho que Marshall sea tan apasionado del queso, sí, pero durante el capítulo se construye una minihistoria alrededor de él que luego, visto el desenlace, queda pobre. Tampoco termina de funcionar del todo el juego con la identidad del beekeeper, que parece ir cambiando durante el episodio. ¿Garrison Cootes? Bueno, vale, de acuerdo… Por cierto, qué grillado está este hombre, cuánto juego puede dar.

En cualquier caso, se agradece que prueben, se agradece el intento de vodevil como método para recuperar señas de identidad y darle fuelle a una temporada a la que le está sentando muy mal, fatal, el ritmo de emisión. Lancen cohetes, eso sí, porque tanto la semana que viene como la siguiente habrá episodio. Y el primero de ellos, el lunes que viene, especial San Valentín. Yeah!

Nota del autor
2.5
Vuestra nota
Review HIMYM: The Burning Beekeeper
3 (60%) 1 vote

Categorías: How I met your mother Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »