Review HIMYM: Bad Crazy

Review HIMYM: Bad Crazy

Después de unas semanas de fiebre How I met, con capítulos tanto divertidos por un lado como generosos por el otro con la información materna o con los hitos de la serie (léase Robin Sparkles), llegaba a nuestras pantallas Bad Crazy. Lo primero que pensé es que tendría algún tipo de relación con Good Crazy, uno de los últimos episodios de la séptima, pero no ha sido así. Es más, después de verlo se me pasó la fiebre HIMYM de golpe, porque me pareció francamente malo. Pero como leí muchos comments que lo ponían por las nubes, como el maestro Martínez me confesó que se había reído mucho, como el mundo parecía de acuerdo en que la racha se prolongaba una semana más… lo achaqué a mi propia fiebre (gripe) y me propuse darle un segundo visionado antes de ponerme con la review. ¿Veredicto?

Una gripe después, no; no soy nada fan de Bad Crazy. Vale, me ha gustado más en un segundo visionado que en un primero, pero ni así. La trama de Ted y Jeanette, con Barney y Marshall de apoyo, me ha parecido de las más flojas argumentalmente que recuerdo, además de ser cero divertida… en mi opinión. Ya sé que la gracia de todo es que Jeanette está muuuuy loca: hace espiritismo con el gato de Marilyn Monroe (lo cual no es demasiado cómico, aunque hay que reconocer que el toque de cuco de le da Barney es brillante), le grita al árbitro antes incluso de comenzar el partido, etc. Pero ya hemos visto novias (o rolletes) locos de Ted, y le daban mil vueltas. ¿Recordáis a Bla-Bla (How I Met Everyone Else, 3×05), la del World of Warcraft? Ésa estaba graciosísimamente loca… Por cierto, que justo al inicio del episodio hemos tenido atracón de exnovias: Amy la del tatuaje en la espalda, Jen la de la cita repetida, Trudy y Rachel las del trío fallido, Vicky la del Naked Man, Mary the Paralegal, Ashlee la de la fiesta de St. Patrick’s…

En fin, que Jeanette me parece loca, loquísima, pero no graciosamente loca. Y es una pena, porque la actriz creo que tiene mucho más potencial del que exhibe aquí. Pero es que la trama del atrincheramiento se me ha hecho absurda, tanto por el hecho de que Barney y Marshall la dejen pasar, como por la chorrada oportunista del Sandy, como por el giro (?) tontísimo de que ella es policía. ¿Alguien se cree que Ted no lo hubiera preguntado? Ni de coña. Tanta trama de sitcom barata podría medio justificarse por un bien común, sería el mal menor si realmente al final hubiera algo bueno esperando… pero es que la gran moraleja es que Ted sale tan escaldado de Jeanette que ya está, abro comillas, “listo para comprometerse”. No more dating, dice. ¿Listo para comprometerse? ¿Ted? Pero leñe, ¡si lo está desde el minuto uno de la serie! ¿Qué sentido tiene que Jeanette le abra los ojos? Me creería un personaje así si el comportamiento de Ted fuese a la inversa, el de un tío que realmente se pirra por ella sin darse cuenta de lo chiflada que está, pero no es el caso. Ted lo sabe, aunque intente escondérselo a sí mismo. El colmo de todo es que al final la situación sea culpa de Ted por enviar señales confusas… ¿perdón? Bueno, vale, porque lo dice Mike Tyson, que si no…

Review HIMYM: Bad Crazy

En fin, ya veis que esta trama no ha sido de mi gusto. Y como tampoco me ha parecido nada graciosa, no la puedo salvar… Ni siquiera el disfraz de Boba Fett, la máquina arcade de Donkey Kong o la constante mención a mis adoradas botas rojas (en realidad sólo son cómicas cuando las lleva Ted) me ablandan el corazón. En esta serie la gente suele hacer cosas locas: Barney Stinson es una maldita locura en sí mismo durante el 83% de su tiempo en pantalla. Pero todo, dentro de su lógica, tiene sentido. Y esta vez creo que no ha sido así…

Por su parte, la historia entre Marvin, Robin y Lily es buena, en el sentido de que tira de ese recurso que HIMYM usa tan bien: el de re-contar historias. No sólo ha sido brillante el repetir la escena de ambas bebiendo (gran toque cómico el ver cómo cada vez se aceleraban más hablando), sino también las tomas en que la señora era reemplazada por Mike Tyson… perdón, por el Senador Mike Tyson. Por cierto: ¿estamos ante el worst actor ever? ¿Soy sólo yo, o realmente no se entendía nada de lo que decía?

En resumen, capítulo flojete, salvado seguramente por una Robin cumplidora. Creo que todo esperábamos un capítulo en el que se reflejase la tensión que siente la canadiense hacia los bebés. Me quedo con dos de sus frases: cuando pregunta “Are you Mike Tyson?“, que le queda genial, y cuando tiene esta conversación con Lily.

– You took my infant child to a strip club?
– It was just topless! He saw yours all the time anyway!

En mi cabeza, este episodio y el anterior forman parte de un frenazo que quizá tenga relación con aquella época en que los guionistas no tenían muy claro si seguirían una temporada más. Si es así, espero que lo superen con el 8×17, que llega el lunes con el enigmático nombre de The Ashtray (El cenicero). Antes de despedirme, dos detalles frikis:

  • Justo antes de la intro, cuando los cinco están sentados delante de lo que parecen las ruinas de las posesiones materiales de Ted (imagen superior), algo cae del cielo: decidme, por favor, que no son las botas rojas en llamas
  • Cuando Marshall afirma que llevan muchos años lidiando con las novias locas de Barney, lo recalca con una frase: “Nigh on a decade!” (¡Casi una década!” Llamadme loco, pero me ha parecido una especie de guiño por parte de los guionistas al hecho de que Jason Segel haya sido el que siempre ha manifestado estar más cansado de la serie. Es como si el actor, y no el personaje, dijera que lleva ya muchos años lidiando con eso… ¿no creéis?

Review HIMYM: Bad Crazy

Nota del autor
2
Vuestra nota
Review HIMYM: Bad Crazy
3.56 (71.11%) 90 votes

Categorías: How I met your mother Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »