Review Glee: Yes/No

Review Glee: Yes/No

Yes, me he saltado una review, y No, no voy a dejar sin comentar lo que pasó en el capitulo navideño, aunque sea de manera resumida. Me he dormido un poco en los laureles, pero vuelvo a la carga para repasar el regreso de Glee a nuestras pantallas (y esperemos que podamos seguir viéndolo y no nos atragantemos con la SOPA). ¿Qué decir de Yes/No? A mí me ha gustado bastante, ha tenido la dosis correcta de alegría y tristeza, todo ha sido como un yin-yan, cada trama con dos protagonistas. Y el amor como base de todas ellas. Vamos a comentarlo. Espero que no me odiéis mucho por casi empalmar la review con el siguiente capítulo, la próxima será mucho más puntual.

Antes de entrar en materia, voy a repasar por encima lo sucedido en el especial de Navidad. Cosas que destacar del episodio: un nuevo cambio de actitud de Sue, muy diferente al de las navidades anteriores, el protagonismo fugaz de Rory, y sobretodo, todo el trozo del episodio en blanco y negro. Sin duda, eso fue lo que más me gustó, el programa navideño protagonizado por New Directions, en el que bordaron sus papeles de artistas vintage en una soap opera edulcorada. Inmensos Rachel y Finn. En cuanto a la trama principal, poco que decir. Mucho tópico navideño americano y poca novedad. Yo es que no soy muy de especiales navideños, por eso lo que me gustó del episodio fue la estética de la obra dirigida por Artie.

Bueno, vayamos ya con Yes/No. El episodio empieza por todo lo alto, con Mercedes y Sam rememorando su romance veraniego a ritmo de Summer Nights, de Grease. Como después comentaré las actuaciones, sólo os adelanto que esta canción, y la película, es para mí todo un mito, y era difícil conseguir que me gustara en Glee. Ya que estamos con esta pareja, continuemos con ella. Sam sigue coladito por Mercedes, pero ella se hace la dura. Todos sabemos cómo terminará la historia. Pero por el momento, Sam, en un intento de reconquistar a su amada, quiere ser un deportista reconocido, y el único equipo en el hay plaza es el de natación sincronizada. No tenía ni idea de que los chicos también practicaran este deporte, pero oye, me parece genial. Eso sí, creo que Sam no va a ser popular haciéndolo, a las pruebas me remito.

Lo importante es que poco a poco, Mercedes está dudando entre seguir con el bigardo de su novio, o darle una oportunidad al cándido Sam. Sus pensamientos y sus lágrimas tras interpretar magníficamente The first time ever I saw your face no dejan lugar a muchas dudas… y me encanta que Mercedes viva un amor así, ya era hora de explorar más la faceta romántica de la diva. Espero, y estoy casi convencido, que dentro de poco Sam y Mercedes vuelvan a estar juntos, esta vez durante más tiempo, y que nos de tiempo a ver qué consecuencias tiene este romance para ambos. Por lo tanto, creo que esta pareja será un Yes.

Por otro lado, tenemos a Artie y Becky. Me ha parecido muy original la narración con la voz en off de los pensamientos de la animadora. Ha sido una manera de mostrarnos que en su interior, las personas con una discapacidad como la suya sueñan, sienten y padecen como el resto del mundo. Ha sido una historia muy tierna, aunque algo triste. La incombustible Becky se ha fijado en Artie, y quiere conquistarle como sea. Y anda que no es directa ni nada… Y aunque Artie se siente bien estando con ella, pesa más el lado negativo, y antes de hacerle daño, decide dejar a Becky. La verdad, es un tema delicado. Porque, sí, es muy idílico pensar que alguien como Artie pueda enamorarse de alguien como Becky, pero siendo realistas, ¿cuántos de nosotros aceptaríamos tener como pareja a alguien con síndrome de Down? Creo que la forma en que ha sido tratado el tema en Glee es la más correcta, y de verdad que me ha emocionado ese diálogo interno de Becky tras ser rechazada por Artie. En resumen, un No para ellos.

La pícara Becky

Hago un inciso para hablar de Sue. ¿Dónde está nuestra Sue? ¿Qué ha sido de la lenguaraz y mala pécora entrenadora? Desde luego, está irreconocible, porque vale que con Becky sea muy buena y la trate genial, pero… eso de darle consejos amorosos a Emma y hacerle los coros en la canción… me ha dejado descolocado. También es normal que Sue cambie un poco de registro, porque es un personaje que puede resultar cansino si siempre actúa de la misma forma, y es mejor que no lo quemen del todo y dejen descansar a la bestia durante algunos episodios.

Hablemos ahora de los grandes protagonistas del capítulo. Will y Emma, esa entrañable pareja que desde los inicios nos tiene en un sinvivir. Que si ahora sí, que si ahora no… Pero ya llevan mucho tiempo como pareja estable, y claro, va tocando hablar de boda, esa meta a la que todas las parejas de serie quieren llegar. El caso es que Emma se pregunta por qué Will aún no le ha pedido matrimonio, y tras ser animada por Beiste (que se ha comprometido con Cooter) y Sue, canta sus deseos, y Will empieza a plantearse el tema. Y cómo no, va a hacer su declaración con la ayuda del Glee Club, que con música todo sale mejor. Todos participan aportando ideas, los chicos con un mash-up (¿habéis visto cómo incorporo el vocabulario aprendido?) de Moves like Jagger y Jumpin’ Jack Flash, las chicas con el precioso The first time ever I saw your face, Rachel con su Without you…

Pero una charla con los padres de Emma dejan a Will tocado, empezando a dudar de si el matrimonio saldría bien, qué pasaría si tuvieran hijos, cómo iba a afectar a esta nueva vida la enfermedad de Emma… Por favor, ¡qué asco de padres! Yo, si fuera Emma, les repudiaría y nos les invitaría a la boda, por idiotas. En fin, que después de una emotiva conversación con Emma, y de salir de dudas gracias a la intervención involuntaria de Sam, Will se tira a la piscina (literalmente) para pedirle matrimonio a su novia a través de una canción coreografiada por el equipo de natación sincronizada y New Directions. Ha sido muy bonito todo, y por un momento pensé que Emma se lo estaba pensando, pero no, todo ha salido genial, y si no pasa nada, tendremos boda. Me alegro mucho por este Yes de Will y Emma, sobretodo porque la adoro a ella.

La proposición

Por último, tenemos que hablar de Finchel. Finn está pensando en alistarse al ejército para seguir los pasos de su padre, que murió como un héroe sirviendo a su país (qué patriótico todo). Tras hablarlo con Will, porque el chico se siente perdido y necesita algo que hacer cuando acabe el instituto, el profesor se lo cuenta a Burt y a su madre, que termina desvelándole que en realidad su padre era un borracho y un drogadicto que murió de una sobredosis… Palazo para Finn, que ve caer el mito y lo que le ayudaba a querer se un hombre de verdad. Es entonces cuando se da cuenta de que lo único que le queda para seguir adelante es su amor por Rachel. Ella está preocupada porque aún no tiene respuesta a su solicitud para ingresar en la NYADA, al igual que Kurt. Pero más preocupada está por Finn, al que apoya incondicionalmente con el asunto de su padre.

Y llegamos al momento estelar, en el que Finn, intentando recrear la primera cita que tuvo con Rachel, la lleva al escenario del auditorio, y tras abrirle su corazón, le da un anillo y le pide que se case con él. Toma cliffhanger. ¿Qué dirá Rachel? ¿Dirá que sí porque para ella el amor de Finn está por encima de todo? ¿O dirá que no porque lo primero es su carrera y no puede centrarse en ella si está casada? Así que de momento, no sabemos si esto acaba en un Yes o un No.

Repasemos las actuaciones de esta semana.

  • Summer Nights, de Olivia Newton-John y John Travolta: como ya he dicho, es una de mis canciones de musical favorita, y el listón estaba muy alto. Pero Mercedes y Sam lo han conseguido, y gracias a la escenografía, muy similar a la de Grease (con esa Santana-Rizzo genial), ha quedado una actuación casi redonda.
  • Wedding Bell Blues, de The 5th Dimension: no conocía esta canción, pero Emma ha estado muy dulce interpretándola. Me gusta oír de vez en cuando a la inocente Emma, y este tipo de canciones le van muy bien. Un punto extra por los coros de Sue y Beiste.
  • Moves like Jagger/Jumpin’ Jack Flash, de Maroon 5 y The Rolling Stones: energía pura y sensualidad a raudales. Artie es un genio con este tipo de canciones, y la actuación ha sido un subidón de buen rollo.
  • The first time ever I saw your face, de Roberta Flack: nunca había escuchado una versión a cuatro voces de esta hermosa canción, y me ha encantado. Mucho. Tanto la interpretación, como la escena y las visiones de las intérpretes. Bravo por ellas.
  • Without you, de David Guetta: Rachel hace una balada de una canción de Guetta, y muy bien además, sin despeinarse. ¿Qué decir? Pues otro logro más para Rachel. Eso sí, debería intentar no llorar cada vez que canta.
  • We found love, de Rihanna: de rabiosa actualidad, esta electrizante canción ha servido de mensaje de amor de Will hacia Emma, y la coreografía en la piscina, junto a las voces principales de Santana y Rachel, han hecho que sea una actuación remarcable.

¿Yes o No?

Finalizamos ya con la valoración general de Yes/No:

  • Guión: 4,5
  • Drama: 4
  • Comedia: 2,5
  • Actuaciones Musicales: 3
  • Global: 4 (sobre 5)

Bueno, pues esto ha sido todo por hoy. Gracias por leerme y mil disculpas por el retraso. Intentaré que no vuelva a suceder. ¿Qué os ha parecido Yes/No? ¿Qué creéis que contestará Rachel? Dejad vuestros comentarios y nos vemos en la siguiente review, dentro de muy poquito (os lo prometo).

Nota del autor
4
Vuestra nota
Review Glee: Yes/No
5 (100%) 1 vote

Categorías: Glee Reviews Etiquetas: , , ,
¡Únete a nuestra comunidad!

Déjanos tu comentario »